• Síguenos

ALJIBE DE MIÑARRO Un aljibe construido en época árabe

ALJIBE DE MIÑARRO

ALJIBE DE MIÑARRO – Foto:Juan Antonio Martín Jaimez

La Vereda de Miñarro, es un camino rural que conecta Alhendín con la actual carretera A-385, que va hacia la Malahá, y que antiguamente se llamaba Camino de Jayena. A algo más de 200 metros antes de llegar a la A-385, se encuentra un gran aljibe de época árabe: El Aljibe de Miñarro. 

El principal motivo para que se desarrollara la ocupación humana en el entorno de Alhendín, hay que buscarlo en las buenas cualidades de sus tierras para la agricultura. Esta se desarrolló gracias no solo a los abundantes recursos hídricos, provenientes de los arroyos que circundan la localidad, sino también, por la existencia de una extensa red de infraestructuras hidráulicas, compuesta por acequias, balsas y aljibes. Estos elementos fueron construidos, a partir del siglo I, por la cultura romana, pero que posteriormente, los árabes, desde el siglo XII hasta el XV, desarrollaron y ampliaron, creando una intrincada red de canalizaciones, y construyeron aljibes en todos los pueblos o alquerías musulmanas.

Los aljibes levantados en los entornos agrícolas eran de tipo cisterna. Se caracterizan por ser alargados, de planta rectangular, cubiertos por una bóveda que sobresale del terreno.

Estas estructuras que contaban con una gran capacidad de almacenamiento, acumulaban agua tanto para consumo el humano, como animal, y eran primordiales para el desarrollo de las alquerías musulmanas. Se construían cerca de los lugares de captación de las corrientes de agua. 

ALJIBE DE MIÑARRO

ALJIBE DE MIÑARRO – Foto:Juan Antonio Martín Jaimez

El método para construir los aljibes de cisterna en el medio rural, era el siguiente: Primero se cavaba un gran hoyo en el suelo, ahondando hasta donde iban los cimientos. Después se levantaban los muros a base de mampostería de piedras de la zona, unidas con mortero de argamasa, hasta llegar a la superficie. Posteriormente se erigía la cobertura en forma de bóveda de medio cañón. Para ello se empleaba un molde de madera, con forma de arco de medio punto, sobre el que se iban encajando las piedras, que eran unidas también con argamasa. Para finalizar, el aljibe, se enlucía tanto interior como exteriormente con mortero de cal o yeso.

ALJIBE DE MIÑARRO

ALJIBE DE MIÑARRO – Foto:Juan Antonio Martín Jaimez

También se hacían dos vanos, en los laterales más cortos del aljibe. Esto servía para que entrara el aire, evitando así la descomposición del agua.

Descripción del Aljibe de Miñarro

El aljibe de Miñarro, tiene unos 6 metros de largo por 3 de ancho. Su orientación es noroeste-sureste. Dispone de una ventana en la pared noroeste, de 0,40 por 0,60 centímetros, realizada de ladrillo macizo. También en este flanco hay un canal de desagüe de unos 30 centímetros de ancho, del que se conservan 7 metros de largo. Este canal está realizado en piedra arenisca propia de la zona.

En la pared contraria, al sureste, se abre un pequeño vano cuadrado de 30 centímetros de largo. En este mismo lado, en el exterior, hay una alcantarilla de planta cuadrada de 0,5 metros de longitud, tapada con una rejilla metálica y enmarcada por unas piedras de caliza. 

La cubierta de la estructura es abovedada y toda ella está restaurada con hormigón, lo que casi impide ver la fábrica de piedras de caliza unidas con argamasa.

Los Miñarro de Alhendín

INTERIOR - ALJIBE DE MIÑARRO

INTERIOR – ALJIBE DE MIÑARRO – Foto:Juan Antonio Martín Jaimez

El nombre de Aljibe de Miñarro, se debe a que muy cerca de esta infraestructura hidráulica árabe, los Miñarro construyeron uno de sus múltiples caseríos, abandonado desde el siglo XVIII.

Esta familia perteneciente a la oligarquía castellana se asentó, a mediados del siglo XVI, en Alhendín.  Tiene sus orígenes en Cristóbal Miñarro abad de San Salvador del Albaicín. Cristobal que tenía hijos, entró en la vida religiosa después de enviudar. Fue contador mayor del arzobispado de Granada, y disponía de facultades para poder arrendar y administrar las rentas de la mesa arzobispal de Granada. Cristóbal Miñarro fundó una capellanía en Alhendín y nombró como administrador a uno de sus hijos legítimos. Los Miñarro han ostentado, durante siglos, los cargos más importantes de la villa de Alhendín.

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *