ALJIBE DE SAN ILDEFONSO También conocido como Aljibe de Rabadasif

Aljibe de San Ildefonso o de Rabadasif

Aljibe de San Ildefonso o de Rabadasif

El viejo Arrabal de los Halconeros o Cerca de Don Gonzalo, del Barrio del Albaicín, estaba defendido por una muralla, que se extendía desde la Torre del Aceituno hasta la Puerta de Elvira. La muralla estaba atravesada por seis puertas, de las que solo han llegado a nuestros días la Puerta de Fajalauza y la Puerta de San Lorenzo. En el extremo noroccidental del Arrabal de los Halconeros se encontraba el barrio del Rabadasif o de la Calzada, llamado así por ser linde de la calzada que daba entrada desde Alfacar y el cementerio de Sa´d ibn Malik. situado en los Jardines del Triunfo, hasta la Alcazaba Qadima. A escasos metros de este campo santo musulmán, se encontraba un morabito, lugar elegido en el siglo XVI para erigir la Iglesia de San Ildefonso.

Como todas las mezquitas, esta de Rabad al-Rasif contaba con un aljibe cercano, que permitía tanto la purificación del espíritu mediante las abluciones antes de entrar a orar, como el abastecimiento de agua potable a los vecinos del barrio. Para la cultura árabe en Granada, el agua tuvo un profundo valor religioso, estético y lúdico.

El aljibe de Rabad al-Rasif (Rabadasif) o de San Ildefonso, se encuentra incrustado en el bajo de la casa número dos de la Calle Baja de San Ildefonso, justo detrás del antiguo Convento de la Merced y fue construido entre los siglos XIV y XV.

Tiene la capacidad de albergar 39 metros cúbicos de agua (39.000 litros). Estaba alimentado como muchos de los aljibes del Albaicín por uno de los ramales de la acequia de Aynadamar o Fuente de las Lágrimas, que lleva sus aguas canalizadas, desde Alfacar hasta este emblemático barrio.

Plano - Aljibe de San Ildefonso o de Rabadasif

Plano – Aljibe de San Ildefonso o de Rabadasif

El aljibe de San Ildefonso consta de una nave de planta rectangular con solería de hormigón de cal con cubierta de bóveda de medio cañón, que arranca de las paredes desde una moldura. Tiene unas dimensiones de 4,40 metros de longitud por 2,93 metros de ancho. La clave de la nave se sitúa a 4,20 metros de altura, mientras que la pequeña bóveda que cubre la boca se encuentra a una altura de 5,54 metros.

Al exterior presenta una portada de medio cañón, de trazado irregular, remodelada quizás después de los graves destrozos sufridos tras una tormenta en 1728. En tiempos recientes dicha portada fue tapiada para aprovechar el hueco como almacén, pero hoy día, tras la restauración de 1985, ha quedado nuevamente abierta.

El aljibe de San Ildefonso o de Rabadasif tiene una reja que lo protege, aunque no impide que en su entorno se acumule la suciedad. Aun así acercarse hasta este enclave es un paseo que merece la pena si quieres conocer algo más de la historia de Granada.

Deja una respuesta

Tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario