RAMOS ESPEJO, EL GRANADINO QUE CONQUISTÓ CHINA El rey del cine chino

Antonio Ramos Espejo

Antonio Ramos Espejo

En Rincones de Granada, hemos contado, en más de una ocasión, la vida de personajes ilustres que, por un motivo u otro, fueron fundamentales para el desarrollo cultural o histórico de nuestra provincia. Hoy, sin embargo, descubriremos la vida de un granadino que abrió las puertas de occidente a toda la nación China, nos referimos Antonio Ramos Espejo “El Chino”, el precursor del cine en China. 

Antonio Ramos Espejo (1878-1944)

Seis años tenía el alhameño Antonio Ramos Espejo cuando el Gran Terremoto de Andalucía, asoló la comarca de Alhama de Granada. Su familia que, hasta entonces, era de las más pudientes del pueblo, perdió la mayor parte de sus ingresos, aun así, lograron que el joven Antonio, el segundo de siete hermanos, consiguiera estudiar magisterio en Granada. 

Antonio se alistó voluntario en el ejército para poder ayudar económicamente a su familia. Fue enviado, en el primero de los batallones que partieron para a Filipinas, en 1896,  como respuesta a las revueltas independentistas que emergieron en la colonia española .

Al ser uno de los pocos soldados que sabía leer y escribir, fue enviado a las oficinas. Este destino y su pasión por el nuevo invento del cinematógrafo, hizo que le nombraran responsable de las primeras proyecciones realizadas en Manila.

Tras el final de la contienda bélica y a pesar de que España había perdido la soberanía de la colonia de Filipinas, Antonio Ramos Espejo se quedó en el archipiélago. Compró una cámara Lumière que le enviaron desde Francia y unas 20 películas para su proyección. Comenzó a rodar sus propios films, sobre todo, escenas callejeras. “Puente de España”, “Fiesta de Quiapo”, y “Panorama de Manila”, son algunos de estos pequeños documentales que proyectaba, tanto en la capital como en los diversos pueblos.

Cine Embassy

Cine Embassy

Aunque al empresario granadino le iba bastante bien en Filipinas, decidió instalarse en Shanghai. Quizás se marchó de Macao porque fue acusado, por el ejército español, de desertor al ser llamado a filas en 1899. Por cierto, fue absuelto de dichas acusaciones en 1913. 

China, y en concreto Shanghai, se convirtió, en los primeros años del siglo XX, en refugio de todo tipo de “aventureros”, exiliados, proscritos y gánster. 

En Shanghai, Antonio Ramos Espejo, se asoció con otro exiliado español, Bernardo Goldenderg, y formaron la sociedad “Ramos Amusement Company”. Se posicionó como uno de los mayores empresarios cinematográficos de la época. Exhibió las primeras películas occidentales en China, concretamente lo hizo en una tetería, lugar de reunión de la mayoría de los shanghaineses. Para conseguir clientes, Ramos, hacía unas campañas publicitarias muy agresivas. Además de entrar en una guerra de precios a la baja contrataba músicos indios que con fanfarrias, cantos y bailes, y atraía a los viandantes para que entrasen en sus locales a visionar las películas. 

Su negocio prosperó, y Antonio fue adquiriendo nuevos espacios hasta levantar, en 1908, la primera sala de Cine de China: el Colon Cinematograph. 

El Cine Colón fue el primero de una serie de salas abiertas en el país asiático. 

El cine Victoria; diseñado por el arquitecto Abelardo Lafuente, el Theatre, el cine Carter, el Hongkew, el Empire, el China Theatre, el Palace o el Olympic donde se comenzaron a exhibir películas americanas en 1914, fueron algunos proyectos de este alhameño internacional. 

Pero, Antonio Ramos, no solo montó salas de Cine. En la primera década del siglo XX, se unió al valenciano Ramón Ramos y juntos montaron la compañía Ramos & Ramos. Esta empresa era, a su vez, distribuidora de películas y agencia de contratación de talentos para el vodevil y los espectáculos. Tenía oficinas en Sidney, Manila, Tianjin, Pekín, Shanghái y Hong Kong.

Antonio Ramos Espejo - Ramos & Ramos

Antonio Ramos Espejo – Ramos & Ramos

En los años 20, la gran industria del cine americano, se fijó en Asia y se marcó como objetivo ganar el terreno al granadino. Para ello, comenzó una campaña constante de acoso y derribo a los cines de Ramos, que terminó con el asesinato de su socio, Bernardo Goldenderg en el cine Victoria. Este fue el comienzo del fin de Antonio Ramos en Asia. 

Antonio Ramos Espejo - Cine Rialto

Antonio Ramos Espejo – Cine Rialto

Antonio Ramos Espejo, conocido como el “rey del cine chino”, estuvo en el lejano Oriente, casi tres décadas. En 1926 regresó a España, y poco más tarde arrendó sus empresas a la Mingxing Film Company, por 5.000.000 de pesetas y una renta anual de 60.000 yuanes. 

Primero recaló en su tierra natal, Alhama, pero enseguida marchó a Madrid. Allí levantó, entre 1926 y 1930, el edificio Rialto. Este inmueble además de cine, contaba con viviendas y oficinas que alquiló o vendió, excepto una, la que sería su residencia hasta su muerte en 1944. El cine Rialto de Madrid, fue inaugurado en 1930. 

A partir de los años 30 del pasado siglo, la figura de Antonio Ramos Espejo, el hombre que conquistó China con sus películas, se fue desvaneciendo. El ayuntamiento de Alhama de Granada ha recuperado la historia de este alhameño, llamando “El Chino” a los galardones del concurso de cortos del Festival Alhama Ciudad de Cine.

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Una Respuesta a RAMOS ESPEJO, EL GRANADINO QUE CONQUISTÓ CHINA El rey del cine chino

  1. Eladio J. dice:

    Antonio Ramos Espejo, nacido también en Alhama poco después de fallecer “El Chino”, debe ser pariente… Hablo del periodista de Ideal y luego profesor en Sevilla de la Facultad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *