BAÑO PÚBLICO DE LA ALHAMBRA Un punto reunión y libertad para la mujer islámica

BAÑO PÚBLICO DE LA ALHAMBRA

BAÑO PÚBLICO DE LA ALHAMBRA

A medida que la ciudad de la Alhambra iba creciendo, se van creando nuevos servicios que ayudan a llevar una vida más cómoda dentro de la medina. Uno de estos servicios eran los baños públicos.

Los baños públicos de la Alhambra se encuentran en la Alcazaba para los soldados y junto a la mezquita mayor para los cortesanos nazaritas. La Alhambra también contó con varios baños privados dentro de los palacios, como son: los baños del palacio alto del Partal, el del palacio de los Abencerrajes, el del exconvento de San Francisco, o el del palacio de la almunia del Generalife.

Muhammad III (1303-1309) configuró la ciudad palatina con la edificación de la Mezquita Real de la Alhambra, construyó la Puerta del Vino, que separaba la zona de la alcazaba del área residencial, y se le presupone la construcción de la puerta de las armas y la muralla exterior.

La mezquita estuvo ubicada en el solar que ocupa hoy la iglesia de Santa María de la Alhambra. El baño público de la mezquita se conserva parcialmente junto a la casa nº 47 de la Calle Real. Para la construcción de los baños, Muhammad III, empleó los impuestos que exigía a los cristianos próximos a sus dominios, permitiéndoles a cambio las siembras de sus tierras y el mantenimiento de su ganado.

BAÑO PÚBLICO DE LA ALHAMBRA

BAÑO PÚBLICO DE LA ALHAMBRA

La tipología de los baños de la Alhambra sigue en gran medida el esquema de los otros de Granada, como el del Bañuelo, en la Ribera del río Darro, o la Marzuela, de Baza. El baño público árabe tomó su estructura básica de las termas romanas. Se surtían de una acequia y/o aljibe que les proporcionaba el caudal de agua necesario.

Los baños árabes se encuentran divididos en varios departamentos.

Al-bayt al-maslaj, al que se accedía desde la calle, es una sala que servía de vestíbulo, guardarropa o vestuario. Era la antesala al baño y aquí los usuarios se despojaban de sus ropas y recibían: toallas, jabón, esponja, zancos de madera para no quemarse los pies y un par de cubos de madera. Algunas veces, después del baño, se utilizaba como sala de reposo y reunión.

El bayt al-barid o sala fría estaba destinada al descanso y preparación para el baño y a la reaclimatación de los bañistas antes de abandonar el edificio.

Al-bayt al-wastani o sala templada. Era la de mayor dimensión, y la sala principal de la estancia.

Al-bayt al-sajun o sala caliente. En esta sala se recibían los baños de agua caliente, en ella el calor se obtenía a través de un suelo radiante. Debajo de la sala caliente se situaba una cámara de combustión que estaba oculta, y en la que se echaba la leña que calentaba el suelo de la sala. La sala de leñera, es donde se encontraba la caldera y almacén de combustible.

 Visita Salobreña

Para controlar la densidad del vapor los trabajadores del baño bajaban y subían los cristales que cubrían las lucernas en forma de estrella o polígonos, que se abrían en las bóvedas de las salas.

El cuidado y limpieza de los baños lo llevaban guardianes y mozos, muchos de ellos eran esclavos, y en él había además masajistas, y maquilladoras que utilizaban el almizcle, la alheña, el kohol y la genna, para fiestas y ceremonias importantes.

En el baño público de la Alhambra se alternaba el uso entre hombres y mujeres: hombres por la mañana y mujeres por la tarde. Para la mujer islámica este espacio público fue uno de los pocos lugares de reunión y de libertad.

Cuando subas a la Alhambra acércate hasta estos baños públicos que cumplían con varias funciones fundamentales: higiénica, la purificación, el uso terapéutico a través de la hidroterapia, o ser un punto de reunión donde se charlaba de temas políticos o cotidianos.

Si quieres ver La Alhambra y El Genaralife con otros ojos, te recomendamos esta visita guiada

Deja una respuesta

Tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario