BAÑOS DE ALHAMA DE GRANADA Un lugar de visita obliga

BAÑOS DE ALHAMA DE GRANADA

BAÑOS DE ALHAMA DE GRANADA

Desconectar de la rutina y hacer una escapada de fin de semana es importante para volver con las fuerzas renovadas. Hoy os proponemos visitar los Baños de Alhama,  un plan perfecto para volver como nuevos.

Es imposible conocer Alhama sin acercarse a sus aguas termales. De hecho el nombre de la localidad “Al-Hammam” significa “Baños” o “Manantial de agua caliente”.

Para llegar a los Baños de Alhama, desde la carretera A-402, tendremos que girar a la derecha cerca del Puente Romano, antes de llegar al pueblo, y recorrer un par de kilómetros por una singular carretera entre pequeños desfiladeros. Delante del balneario, hay una explanada donde dejar el vehículo. Cruzamos el puente que salva el río, paso obligado para llegar a las termas. Desde lo alto de la pasarela vemos, en la confluencia de la salida de las aguas termales y el cauce del río, unas pozas públicas donde se baña la gente.

Estas aguas eran usadas desde la prehistoria. Muy cerca del balneario se encuentran la Cueva del Agua y la Cueva de la Mujer, dos asentamientos del neolítico. Fue a partir del siglo I, con la llegada de los romanos, cuando se construyeron en esta zona unas termas, que sirvieron de cimiento para los baños árabes.

Los Baños árabes tuvieron su máximo esplendor desde el siglo XIII al XV. Hasta Alhama llegaban reyes, nobles, personajes importantes de la corte nazarita, y políticos para disfrutar de las cualidades termomedicinales de sus aguas.

Los baños forman parte de un conjunto de manantiales con características fisicoquímicas singulares, que tienen en el organismo efectos calmantes y resolutivos.

Actualmente el balneario se surte de tres manantiales, que son el Baño Viejo y el Baño Nuevo, y el manantial de Huerta Rodero, de menor entidad utilizado para el regadío.

POZAS - BAÑOS DE ALHAMA DE GRANADA

POZAS – BAÑOS DE ALHAMA DE GRANADA

El manantial más importante es el denominado Baño Viejo, conocido y utilizado por sus propiedades terapéuticas desde la Antigüedad. Aquí se encuentra el Baño Árabe, un mágico espacio donde se combina luz, agua e historia, y uno de los mejores ejemplos de patrimonio andalusí, fechado entre el final de la etapa almohade y comienzos de la nazarí, siglos XIII y XIV.

El agua mana a 42º centígrados, a través de una grieta oculta tras la columna posterior izquierda del aljibe. Sus aguas están indicadas fundamentalmente en el tratamiento de enfermedades óseas y respiratorias.

En el Baño Nuevo se encuentra el Baño de la Reina, en honor a Isabel la Católica. Allí, el agua mana de una grieta en el suelo, abierta tras el terremoto que sacudió la ciudad en el año 1884.

Alhama siempre estuvo en boca de artistas, escritores y viajeros.

Ibn Battuta escribió en el siglo XIV. 

Seguimos viaje hasta Alhama. (…). Existen allí unas burgas de agua caliente, orilla de su río, a una milla de distancia, más o menos, del pueblo, con aposentos separados para el baño, de hombres y mujeres.

Ibn al-Jatib, en el siglo XIV, alabó las bondades  de las aguas de Alhama.

Posee baños termales, cuya agua devuelve la salud a los enfermos y que pueden usar toda clase de personas, ricas y pobres (… ).Entre los peñascos de sus montañas fluyen manantiales de agua dulce y de buenísima calidad…

Los Baños termales de Alhama, se encuentran en el Hotel Balneario Alhama de Granada. Se pueden visitar por 1 €, y disfrutar de sus tratamientos a partir de 18 €.  El Balneario ofrecen un completo alojamiento con todas las comodidades para el visitante y una amplia gama de tratamientos, entre los más demandados, están el baño termal, baño de burbujas, pediluvios, maniluvios, chorro a presión, chorro lumbar, bañeras de hidromasaje.

Deja una respuesta

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario