BARRANCO DEL ABOGADO Un espectacular mirador donde disfrutar del atardecer.

BARRANCO DEL ABOGADO DESDE EL MIRADOR

BARRANCO DEL ABOGADO DESDE EL MIRADOR

Subiendo por la Avenida Santa María de la Alhambra, dirección al Llano de la Perdiz, nos encontramos a mano izquierda y coronando la colina, el mirador del Barranco del Abogado, uno de los miradores más espectaculares desde los que se puede disfrutar del atardecer teniendo a los pies el Realejo.

Desde el mirador del Barranco del Abogado, contemplamos el cercano Carmen de los Mártires, y algunas casas entre piteras, chumberas, y cuevas, que le dan un encanto especial a esta parte de Granada.

El Barranco del Abogado estuvo habitado intermitentemente desde antes de la llegada de los árabes a Granada. Sin embargo, fueron los árabes los que transformaron esta parte de la ciudad. Debido al aumento de la población a partir del siglo XII, se formaron los barrios de al-Fajjarin y Nâyd.

El arrabal del Nâyd, ocupó todo el extremo meridional de Granada. Se extendía por ambas laderas del barranco del Abogado y las huertas de Belén, los Angeles y el Cordero. Para el abastecimiento de aguas se dispuso un ramal de la Acequia Gorda que suministraba agua en la parte baja del Barranco.

Esta zona de la medina contaba con mezquitas, rábitas, baños y un cementerio, el Maqbarat al-Assal o cementerio del Melero, donde posiblemente se inhumaran los vecinos de ambos arrabales, los de al-fajjarin y del Nâyd.

La última vez que los reyes nazarís cruzaron este barrio, fue en 1492, cuando Boabdil, salió de la Torre de los Siete Suelos para dirigirse a la Ermita de San Sebastián, y entregar las llaves de la ciudad, a los Reyes Católicos.

BARRANCO DEL ABOGADO DESDE EL CARMEN DE LOS MÁRTIRES

BARRANCO DEL ABOGADO DESDE EL CARMEN DE LOS MÁRTIRES

Tras la expulsión de los moros esta parte de la ciudad se convierte en una zona de asentamiento gitano, los cuales acondicionaron como viviendas muchas de las cuevas ya existentes. Las cuevas reunían inmejorables condiciones para ser las viviendas de los gitanos. Por un lado, les daban la seguridad que les confería la lejanía del barrio respecto a la ciudad, y por otro, el relativo confort: frescas en verano y caldeadas en invierno. Además su adquisición era muy económica. Algunas de estas cuevas tenían asociadas huertas, olivos e higueras. Se distinguen varias tipologías de cuevas. Unas las excavadas junto a la muralla de los Mártires, y otras excavadas unas continuas a otras de manera ininterrumpidas a modo de galerías. Conocidas son las Cuevas junto a las casas de la Falange, Cuevas del Palomo, Secanillo Alto y las Cuevas del Celestino.

Gran parte del Barranco del Abogado era hasta bien entrado el siglo XIX, un pago agrícola propiedad de los marqueses de Campotéjar.

A partir de la segunda mitad del siglo XX este barrio se quedó casi despoblado, debido a las inundaciones y deslizamientos de tierra, ocasionadas por las lluvias torrenciales.

Para terminar contar esta curiosidad del origen del topónimo de “Barranco del Abogado”. Según los archivos históricos recuperados por la Asociación de Vecinos del barrio, el origen del nombre puede deberse a que en este  lugar fue donde asesinaron a un letrado de la Chancillería (el abogado veinticuatro), o bien, porque estos terrenos fueron recibidos, en 1623, por un abogado como pago de sus servicios en un pleito.

Deja una respuesta

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to BARRANCO DEL ABOGADO Un espectacular mirador donde disfrutar del atardecer.

  1. Pingback: PLACETA JOE STRUMMER - RINCONES DE GRANADA

Deja un comentario