BASÍLICA DE SAN JUAN DE DIOS

BASÍLICA DE SAN JUAN DE DIOS - CORO

BASÍLICA DE SAN JUAN DE DIOS – CORO

La Basílica de San Juan de Dios es una espléndida muestra del barroco granadino. Cada vez que visitamos esta iglesia, experimentamos algo parecido al síndrome de Stendhal. ¿has oido hablar, alguna vez, de ese síndrome? ¿no?, pues aguarda un momento…

El “Síndrome de Stendhal”, es conocido también como el “Síndrome del viajero” o el “Síndrome de Florencia”. El escritor francés Henri-Marie Beyle, cuyo pseudónimo era Stendhal, cuando visitó la Basílica de la Santa Cruz de Florencia, describió que al contemplar tanta belleza, le provocó mareos, vértigos e incluso desvanecimientos. 

En 1979, estas sensaciones serían reconocidas, por Graziella Magherini, como el cuadro sintomatológico del síndrome de Stendhal. 

Es innegable que las personas sensibles tenemos una predisposición a emocionarnos, ante algunas expresiones artísticas. Se nos eriza el vello, afloran lágrimas al contemplar una obra plástica, o nos quedamos literalmente paralizados. Todo esto es lo que nos ha ocurrido al entrar en la Iglesia de San Juan de Dios. Tanto es así, que nuestro bloc de notas, esta vez, quedó vacío. 

Como somos conscientes de que la Iglesia de San Juan de Dios tiene mucho que contar, intentaré ser lo más conciso posible. 

Basílica de San Juan de Dios

BASÍLICA DE SAN JUAN DE DIOS - CAPILLA MAYOR

BASÍLICA DE SAN JUAN DE DIOS – CAPILLA MAYOR

La construcción del templo en honor a San Juan de Dios, fue promovido por el fraile Alonso de Jesús y Ortega, a principios del siglo XVIII. 

Fray Alonso pensó que se debía levantar una iglesia anexa al hospital de San Juan de Dios, como lugar de enterramiento del santo, y donde exponer las reliquias de San Juan de Dios. Para ello comenzó a administrar, desde 1737, las aportaciones voluntarias que hicieron los fieles devotos. El 27 de Octubre de 1759 la iglesia abrió sus puertas.

El diseño del templó estuvo a cargo de José de Bada y Navajas, autor de otras insignes obras de Granada, como la iglesia del Sagrario, la portada de la iglesia de Justo y Pastor, y el camarín de la Virgen del Rosario de la Iglesia de Santo Domingo.

La Basílica de San Juan de Dios es de una sola nave, de planta de cruz latina, con cúpula sobre el crucero y coro a los pies. Cuatro capillas laterales, dos en cada lado, se abren en sus muros, las cuales están precedidas por arcos semicirculares.

Sobre los cuatro arcos del crucero se encuentra un cuerpo de luces, y más arriba la cúpula.

El coro a los pies del templo, se levanta sobre un arco escarzano, con bóveda vaída y barandilla de celosía. A ambos lados se disponen dos grandes tribunas, elemento que también se repite en la nave, en la Capilla Mayor.

Todo el interior está recargado, hasta el exceso, de tallas doradas, pinturas y mármoles. 

BASÍLICA DE SAN JUAN DE DIOS

BASÍLICA DE SAN JUAN DE DIOS

A los pies de la Capilla Mayor se encuentra la sepultura de Alonso de Jesús y Ortega. 

El retablo de la Capilla Mayor fue realizado por José Francisco Guerrero, autor también de los demás retablos, púlpito, cancel y sillería del coro. 

Las esculturas, que alberga el retablo mayor, fueron realizadas por Diego Sánchez Sarabia. Artista que pintó también la bóveda de la iglesia, en la que se relatan escenas de la vida de San Juan de Dios.

Las esculturas de los retablos del crucero, fueron elaboradas por Bernardo de Mora, y Martín de Santisteban.

En el centro del retablo mayor, se abre un gran arco que da al camarín, que está cubierto por una cúpula. Toda la estancia, está recargada de tallas, dorados, y espejos.

El camarín acoge un tabernáculo realizado a mediados del siglo XVIII, por el platero Miguel de Guzmán. Conserva una urna que acoge los huesos de San Juan de Dios.

La fachada, realizada en piedra de Sierra Elvira, está constituida por tres calles. Cada una cuenta con su correspondiente puerta de acceso. La central está cobijada por un arco de medio punto, mientras que las laterales son adinteladas y más pequeñas. 

BASÍLICA DE SAN JUAN DE DIOS -

BASÍLICA DE SAN JUAN DE DIOS –

La portada se estructura en dos cuerpos. Un cuerpo es de orden corintio y el otro compuesto, con bellos contrastes de mármoles.

En el primer cuerpo, hay dos pares de columnas corintias con hornacinas laterales ocupadas por las esculturas de los arcángeles San Rafael y San Gabriel, obras de Ramiro Ponce de León. El segundo cuerpo tiene columnas de orden compuesto. 

Entre las columnas centrales se abre un nicho semicircular, decorado, y en él, se encuentra la escultura de San Juan. Encima hay dos ojos de luz. Termina, la portada, con medio frontón triangular con volutas parcialmente labradas, y una granada rematada en cruz. En el interior de este frontón, se labró en relieve el Padre Eterno.

Flanqueando la portada, se alzan dos torres iguales, de planta cuadrada. Constan de tres cuerpos divididos por cornisas. El cuerpo de campanas cuenta con cuatro vanos de arcos de medio punto, precedidos por balcones. Alrededor de los vanos se disponen ricas decoraciones. Ambas torres están rematadas con chapiteles cubiertos de pizarra y acabados en veletas en forma de cruz. La campana más antigua de la basílica de San Juan de Dios está fechada en 1890, y la más moderna, en 1997.

Durante la invasión francesa la Iglesia de San Juan de Dios sufrió el expolio de parte de sus obras. Con la desamortización, la orden tuvo que abandonar la iglesia junto con el hospital, éste último pasó a la Diputación. Después de estar la iglesia bastantes años cerrada, la Orden se hizo cargo de nuevo del templo, abriéndola al culto y cerrándose las puertas de acceso al hospital.

El templo fue elevado a categoría de basílica por Benedicto XV, mediante la Bula firmada el 20 de Diciembre de 1916.

“La Virgen de las Lágrimas”

BASÍLICA DE SAN JUAN DE DIOS - TABERNACULO

BASÍLICA DE SAN JUAN DE DIOS – TABERNACULO

A mediados del mes de Mayo de 1982, la Basílica de San Juan de Dios, fue la protagonista, de la ciudad, durante un tiempo, acaparando las portadas de los periódicos locales y nacionales. Miles de personas se agolpaban por aquel entonces, para ver una talla de la Virgen del Rosario, atribuida a José de Mora, que apareció con cuatro lágrimas de color sangre en el rostro. 

Más de 50.000 personas desfilaron en un solo día para ver a la Virgen.

Esta talla era de una familia de Albuñuelas, y fue rescatada, ilesa, de una vivienda durante el gran terremoto de 1884. Entre 1916 y 1918 la Virgen fue llevada a la capital granadina, siendo donada a la Comunidad de los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios. Dicha talla se situó en una de las capillas laterales. 

El revuelo que suscitó las lágrimas, de sangre, de la Virgen, hizo que se desplazara, hasta el templo, un médico forense para hacer los análisis pertinentes.

La madrugada del 19 de mayo, la “Virgen de las Lágrimas”, como se bautizó por los devotos, fue sacada de su capilla e introducida en una urna especial, llevándose posteriormente a la Casa de los Pisa, allí se le perdió la pista. Poco más sabemos de lo que ocurrió con esta obra artística 

El Arzobispado de Granada, en un comunicado, afirmó que estos hechos no se debían a causas sobrenaturales, y que la talla fue manipulada.

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *