CALLE DEL BESO Una buena oportunidad para empaparse del embrujo granadino

CALLE DEL BESO

CALLE DEL BESO

Granada posee un amplio número de cuentos y leyendas, que junto con los romances forman parte de la literatura oral de la ciudad. Estas leyendas, donde se realzaban las hazañas de los cristianos en las batallas contra los moros, eran contadas en las calles.

Con el paso del tiempo, las historias heroicas darán paso a otras, fantásticas y románticas en el XVIII, donde se mezclan anécdotas reales con la fantasía. Historias de moros hechizados, bellas cautivas cristianas, temerarios caballeros enamorados, aljibes que convierten sus aguas en melosas, o brujas que usan bebedizos y sortilegios…, irán calando en la memoria colectiva, dándoles una cierta credulidad, y pervivirán nombres como María la Miel, Aljibe de la Vieja, Muladar de Doña Sancha, Barranco de Tello, o Niños Luchando.

Las autoridades municipales con la necesidad de renombrar algunas calles, empiezan a aceptar tanto nombres de exaltación patriótica como otros con aires de leyendas, que forman parte del acervo popular. Este es el caso de la calle que hoy traemos, la Calle del Beso.

La Calle del Beso, es más bien un intrincado callejón. Se encuentra en el casco histórico del Albaycín, entre la Cuesta  de San Gregorio y la Casa de Porras. Fue el límite de la Alcazaba Gidida o Nueva, y cerca se situó la Puerta de los Estereros o Bâb al-Hassarin.

El nombre de Calle del Beso.

La leyenda más extendida y aceptada que le da nombre a esta calle se encuentra inscrita en un panel azulejado y dice así:

Esta callecita en el siglo XVIII, aun se llamaba la Calle del Conde de Cabra por el aristócrata que después de la conquista se apropió de la parte del Albaicín en la cual estamos.

En esta casa vivía un matrimonio con su hermosa hija, una muchacha tan angelical que todos los vecinos la adoraban. Un día, cuando su madre la fue a despertar, encontró a la niña totalmente inerte.

Horrorizada, gritó ¡Dios mío, está muerta!, llamando a los vecinos, que transformaron el barrio en un solo llanto.

 Visita Salobreña

A la noche celebraron el velatorio, en clima de gran tragedia. Pero al día siguiente cuando iban a cerrar el ataúd, y la madre acercó sus labios para dar a su querida hija un desesperado

beso, los ojos de la “muchacha muerta” se abrieron lentamente.

Aunque los médicos apuntaron a un episodio de catalepsia, los vecinos prefirieron creer que fue el amor de su madre quien la resucitó. Esta historia hizo que cambiara el nombre de Calle de Conde de Cabra, como se conocía hasta entonces, por el de Calle del Beso.

Acercarse a esta parte del  Albaicín es una buena oportunidad para empaparse del embrujo granadino, además de tomarse un tentempié en la Taberna del Beso.

Os dejamos la canción que compuso Manuel Molina, del fantástico duo Lole y Manuel, a esta romántica calle

 

Por eso,

Sólo por eso,

Porque tus labios de miel y de escarcha, me dieron un beso.

Por eso,

Porque las golondrinas de tu alma se vengan a vivir bajo mi techo

Por eso se llama mi calle

La Calle del Beso.

Porque tú tienes en tus labios el sabor a canela

y las alegres campanillas de la brisa.

Porque tú eres mi luz,

Tú, mi compañera

Porque tu beso es el Sol en invierno

Es belleza eterna.

Por eso

Cuando tú pintas, mi alma te sirve de lienzo.

Por eso se llama mi calle:

“La Calle del Beso”

Porque tus brazos me abrazan con dulzura

Porque tus ojillos me inspiran libertad.

Porque te quiero y te quiero,

y quererte mas no puedo mi amor.

Por eso… será.

Eso

Por eso,

Por eso se llama mi calle:

Calle del Beso

Deja una respuesta

Tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to CALLE DEL BESO Una buena oportunidad para empaparse del embrujo granadino

  1. Pingback: CASA DE PORRAS - RINCONES DE GRANADA

Deja un comentario