• Síguenos

CASA DE ALONSO CANO – GRANADA Situada en la Calle Santa Paula

CASA DE ALONSO CANO - CALLE SANTA PAULA

CASA DE ALONSO CANO – CALLE SANTA PAULA

La calle Santa Paula es una curiosa vía granadina, que a lo largo de su trayectoria hace varios ensanchamientos y requiebros. El edificio más emblemático de la calle, quizás sea, el Convento de Santa Paula. Sin embargo, a unos pocos metros de pasar el convento, hay otro importante inmueble, la que fue casa de Alonso Cano, uno de los artistas más importantes de Granada.

En el primer piso del número 10 de dicha calle, casi haciendo esquina con la Calle Azacayas, se encuentra un cartel poco conocido,  en el que se puede leer:

Aquí vivió y murió el ilustre pintor, escultor y arquitecto granadino Alonso Cano. La Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de la Provincia de Granada consagra esta memoria. 5 de Octubre de 1867.

Alonso Cano y Almansa está considerado uno de los artistas más completos del siglo de Oro español. Fue pintor, escultor y arquitecto. Nació el 19 de Marzo de 1601, en una vivienda que tenía su padre junto al convento de la Merced, y fue bautizado en la Iglesia de San Ildefonso. 

Alonso estuvo desde su infancia predestinado para las bellas artes. La influencia de su padre Miguel Cano que se ganaba la vida construyendo altares fue fundamental para su formación artística.

CASA DE ALONSO CANO - CALLE SANTA PAULA

CASA DE ALONSO CANO – CALLE SANTA PAULA

La familia Cano se marchó a Sevilla, cuando Alonso apenas contaba con trece años. Allí, el artista profundizó en su vocación en los talleres de Francisco Pacheco y Martinez Montañés.

Simultaneó sus estudios con colaboraciones en el taller de su padre, al que le diseñó íntegramente varios retablos en Sevilla. Estos diseños iban desde la armadura hasta el acabado final, incluyendo las pinturas y esculturas que albergarían.

Alonso Cano se casó dos veces con mujeres pertenecientes a familias de artistas. La vida marital de Cano estuvo siempre rodeada de mucha polémica. Su primer matrimonio fue en 1625 con María de Figueroa, que murió dos años más tarde. En 1631 contrajo matrimonio con María Magdalena de Uceda. Este enlace también tuvo un trágico final. María Magdalena apareció, el 10 de Junio de 1644, asesinada en la cama, con 15 puñaladas que le dio el aprendiz de Cano. En el juicio, Alonso Cano, quedó absuelto, aunque gravemente tocado por las habladurías, ya que se consideró que él fue el inductor de tan vil asesinato.

En 1638 Cano se marchó a Madrid para trabajar al servicio del conde-duque de Olivares y, pese a la caída en desgracia de éste, nunca le faltaron trabajos en la corte. Gozó además de la amistad de Velázquez y del rey Felipe IV, y le nombraron Mayordomo de la Cofradía religiosa de Artistas Madrileños. A pesar de ello regresó a su ciudad natal en la última etapa de su vida.

Alonso Cano volvió a Granada en 1652, recomendado por el Rey, para que fuera nombrado Racionero Mayor de la Catedral de Granada. El artista instaló en la primera planta de la torre de la Catedral granadina su estudio y vivienda. Empezó haciendo el facistol del coro, las lámparas de plata del altar mayor y los siete grandes lienzos de la Vida de la Virgen para la Capilla Mayor. Durante este periodo de su vida en Granada hubo muchos tiras y aflojas entre Cano y el Cabildo Catedralicio. En 1664 los canónigos lo echan de su vivienda y se marchó a Málaga.

Alonso Cano vivió en varias casas en Granada. Primero en la calle de Lecheros, luego en la calle Angosta de la Botica, más tarde en la calle de Bravo, y por último en el número 10 de la calle Santa Paula.

Antes de morir, en 1667 fue nombrado maestro mayor de la Catedral de Granada, y se le encargaron las trazas de su fachada principal, que nunca vería realizada, pues murió el 3 de octubre de ese mismo año. Alonso Cano fue enterrado en la cripta de la catedral granadina.

Deja una respuesta

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario