CASA DE LA MARQUESA Conocida también como Casa De Darabenaz o casa de la mujer casada

CASA DE LA MARQUESA - CASA DE DARABENAZ

CASA DE LA MARQUESA – CASA DE DARABENAZ

Uno de los conjuntos arquitectónicos más singulares que podemos encontrar en la Carretera de la Zubia, es la Casa de la Marquesa, un histórico inmueble situado a tan solo 4 kilómetros de la ciudad de Granada, y convertido desde hace pocos años, en el hotel perfecto donde hacer una escapada romántica.

La Casa de la Marquesa tiene sus orígenes en el siglo XIII durante la dominación nazarí. Fue una almunia, que aunque alejada del morabito, hoy conocido como Cobertizo Viejo, pertenecía a la Zawiya del pago agrícola de Darabenaz. Por ser la vivienda más significativa de la zona, se conoce también a este conjunto residencial, como Casa de Darabenaz o casa de la mujer casada

La almunia de Darabenaz, se construyó para el uso y disfrute de la familia real nazarí. El conjunto estaba formado por la zona residencial, rodeado de jardines y huertos bien cuidados. El interior se decoró con arcos y yeserías de gran belleza, que a pesar de los años todavía persisten.

GALERÍA PORTICADA - CASA DE LA MARQUESA

GALERÍA PORTICADA – CASA DE LA MARQUESA

El monarca Nazarí Muhammad II, propietario de la finca en 1273, le regaló la almunia a Nuño González de Lara, “El Bueno”, en agradecimiento por los favores prestados, tanto por interceder por él ante Alfonso X, como por las alianzas bélicas que se forjaron, posteriormente, entre castellanos y musulmanes. Sin embargo, poco pudo disfrutar Nuño González de esta casa, pues murió en batalla en septiembre de 1275. Tras la muerte del castellano, la almunia pasó de nuevo a manos de la familia real nazarí.

Tras la conquista de Granada por parte de las tropas cristianas, el pago de Darabenaz fue cedido por los Reyes Católicos a Iñigo López de Mendoza, conde de Tendilla, que a su vez, lo vendió a su primo, el Marqués del Zenete en 1511. El marqués, remodeló y amplió la casa musulmana, quiso además adosarle una torre. Sin embargo, la construcción de la torre fue denegada por el rey. En la Real Cédula del 24 de octubre de 1511 se puede leer.

1511, octubre, 24. Burgos.

El rey don Fernando prohíbe al marqués del Cenete construir una torre en el heredamiento de Darabenaz, en término de la ciudad de Granada, ya que no ha solicitado licencia para ello.

 

CAPILLA - CASA DE LA MARQUESA

CAPILLA – CASA DE LA MARQUESA

El Marqués, decidió a pesar de la prohibición, levantar la torre en el lateral Este del edificio. Este es uno de los elementos visuales más sobresalientes del inmueble. Está compuesto por un cuerpo de tres plantas, en el que en el último nivel, se abren ventanas con arcos de medio punto.

En la planta baja de la torre se instaló en el siglo XVII una capilla dedicada San Isidro, hoy cafetería del Hotel La Marquesa.

Desde el siglo XVII la casa ha ido pasando por diversos propietarios, que han ido adecuando la vivienda según sus necesidades, respetando en la medida de lo posible las partes históricas, y conservando algunos techos de artesonado mudéjar.

Don Francisco González Padilla adquirió en 1904 la finca y, desde entonces, el edificio ha sido restaurado por distintas generaciones de la familia González.

En la actualidad, la Casa de la marquesa supera una superficie de 300 metros cuadrados. Consta de cuatro cuerpos, alternando la fábrica mudéjar con la de ladrillo, que se articula entorno a un patio rectangular. Entre los elementos de mayor interés conservados destaca el cuerpo central, destinado a vivienda, en el que aparecen salas rectangulares precedidas por galerías de arcos distribuidas en dos cuerpos de altura, conforme al modelo de las casas árabes granadinas. Tiene algunos restos de yeserías, que probablemente sean de época nazarí. No se conservan restos del patio o de la gran alberca que completaría el conjunto.

PORTADA - CASA DE LA MARQUESA

PORTADA – CASA DE LA MARQUESA

El acceso al inmueble, desde el siglo XVI, se realiza por una portada renacentista elaborada en cantería, situada en el lado norte del edificio. Está compuesta por un vano adintelado sobre pilastras, con capiteles de hojarasca, que sostienen una cornisa. Sobre esta, se dispone un tímpano curvo en cuyo centro se encuentra un gran escudo heráldico del marquesado del Zenete. Frente a esta puerta y a su derecha se sitúa una cruz de piedra fechada en 1660

El conjunto se completa con un cuerpo de servicio en el extremo oeste, que fue construido en época contemporánea.

Acercarse, visitar, e incluso hospedarse en la Casa de la Marquesa, es algo que no puedes dejar de hacer. Aquí tienes la oportunidad de disfrutar y sentir el arte por sus cuatro costados. En las habitaciones además de yeserías y techos antiquísimos, puedes admirar fotografías, pinturas y obras plásticas de importantes artistas del siglo XIX y XX. También, en las zonas comunes del hotel hay obras de artistas granadinos. Pero si quieres descansar, no hay nada tan relajante como sentarte al aire libre junto a la piscina, leyendo un buen libro.

Deja una respuesta

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario