• Síguenos

CASA DE LAS TETAS – BAZA Un singular rincón de la Morería

CASA DE LAS TETAS - BAZA

CASA DE LAS TETAS – BAZA

Entre los rincones más curiosos que podemos ver en la ciudad de Baza, se encuentra la conocida “Casa de las tetas”. Este inmueble se sitúa en la Plaza de los Moriscos, un antiguo arrabal conocido como Algedid, que albergó una importante población musulmana tras la conquista por parte de los Reyes Católicos.

Origen del barrio de la Morería o Algedid. 

Las capitulaciones para la entrega de Baza fueron bastante benignas con sus habitantes, que mantuvieron su forma de vida, su religión y sus propiedades. Pero, en el verano de 1490 un intento de rebelión sirvió de excusa para derogar las capitulaciones. Los musulmanes fueron obligados a abandonar la ciudad, siendo confiscadas sus casas y tierras. A unos pocos, tras ser bautizados en la fe cristiana, se les permitió instalarse en el arrabal de Algedid o Barrio Nuevo, conocido a partir de entonces como la Morería, en la parroquia de San Juan.

Casa de las Tetas 

Nos adentramos en el barrio de la Morería buscando la Casa de las Tetas. Desde lejos, no entendemos por qué le han puesto este sobrenombre a una casa mudéjar. Al acercarnos, nos tropezamos con una vivienda de tres plantas, y comprobamos que en la fachada del segundo piso se disponen como elementos decorativos semiesferas de yeso con un saliente central similar a un pezón. A nosotros, este tipo de adornos nos recuerdan más a las lapas o conchas que se disponen en la fachada de la iglesia de la Anunciación de Galera. Si nos fijamos en la imagen que ponemos, las conchas marinas del templo, que se han ido cayendo, han sido sustituidas por unos ornamentos muy similares a la de la Casa de las Tetas de Baza. ¿Y vosotros, que opináis ?

CASA DE LAS TETAS (Izquierda) - IGLESIA DE GALERA (derecha)

CASA DE LAS TETAS (Izquierda) – IGLESIA DE GALERA (derecha)

En este punto, haremos un inciso. Los moriscos y cristianos viejos compartieron algunas creencias mágicas, que se han preservado hasta nuestros días.

Entre ellas la utilización por parte de los moriscos de las conchas marinas como amuleto. Les servían para protegerse contra el mal de ojo, conservar la salud, resolver negocios, facilitar amores, curar las enfermedades de las personas y de las bestias. Por lo que colocar conchas en la fachada de una casa puede ser una buena manera de preservar a la familia, de todos esos males.

CASA DE LAS TETAS - BAZA

CASA DE LAS TETAS – BAZA

La “Casa de las tetas” fue levantada en el siglo XVI por Hernando Benalvará, una de las personas más adineradas e influyentes de Baza por aquella época. La vivienda tenía una fachada simétrica, en puertas y ventanas al exterior.  Posteriormente, se han permitido remodelaciones para adecuar el inmueble a viviendas más cómodas, confortables y adaptadas a nuestros días. Pese a todo, sigue teniendo la impronta de una gran casa mudéjar.

En cuanto a la familia Benalvara podemos contar que eran grandes comerciantes, y hacían de intermediarios en la compraventa y arrendamiento de propiedades. Los Benalvara contaban con varias casas, tierras de labor, e incluso tenía una tienda, un negocio de carnicería, y una compañía de compraventa de ropa.

Solo hay que mirar por encima el catálogo de los protocolos notariales de Baza (1510-1519), y ver la cantidad de referencias que hay tanto de Bernardino como de su hijo Hernando Benalvará.

Sirvan unos ejemplos

1511, noviembre, 26. Baza (en la tienda de Bernardino Benalvara).

Juan de las Parras, vecino de Baza, se obliga a pagar a Bernardino Benalvara, vecino de la dicha ciudad, 1.178 maravedíes y medio, que le debía por la compra de 8 varas y 2 tercias de paño, a 4 reales la vara, en un plazo de 3 meses desde el día de la data.

1515, marzo, 27. Baza.

Hernando Benalvara, Hernán González, carnicero, y Francisco Muñoz, su hijo, vecinos de Baza, constituyen una compañía. El primero entregaba a los últimos 100 ducados para que los empleasen en la compra de ganado para pesar y matar en las carnicerías de Baza y, con lo obtenido, reinvirtiesen los dichos 100 ducados en la misma operación hasta finales de 1515.

1518, noviembre, 18. Baza.

Cuenta de los 106.486 maravedíes que Bernardino Benalvara, vecino de Baza, había recibido de Martín Yáñez de Ávila, con el que había constituido compañía para la compra de ropa, comprometiéndose a darle cuenta de la compra y venta de la citada ropa, y del cobro de las dichas operaciones.

 

A finales del siglo XIX, llegó a Baza la línea ferroviaria que unía Lorca con la capital bastetana. Junto a este medio de transporte de personas y mercancías, también llegó el “transporte” de información, con el telégrafo eléctrico y el correo postal, que fueron piezas claves en el desarrollo de ambas ciudades. Al parecer, las autoridades solicitaron que Baza dispusiera de una casa donde instalar la estación Telegráfica Local. El ayuntamiento buscó una vivienda particular, con un alquiler asequible,  para la instalación en ella del servicio público y que además sirviera de residencia del operador encargado del telégrafo. En 1896 se instaló en el nº 8 de la Plaza de los Moriscos, en la “Casa de las Tetas”, el primer servicio de Telégrafos de Baza.

Deja una respuesta

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario