CASA DE LAS TUMBAS Baños Árabes de Hernando de Zafra

CASA DE LAS TUMBAS - Baños Árabes de Hernando de Zafra

CASA DE LAS TUMBAS – Baños Árabes de Hernando de Zafra

Más de una vez hemos comentado que Granada cuenta con rincones en el entorno de la calle Elvira, prácticamente desconocidos para muchos de nosotros, como es el caso del Pozo Airón. Hoy os traemos, los Baños Árabes de Hernando de Zafra, también conocidos como la Casa de las Tumbas, un espacio del que nunca habíamos oído hablar, aunque hemos pasado por ahí en múltiples ocasiones.

Se llamaba la Casa de las Tumbas a un baño árabe que se encontraba en una calle entre las Calles Elvira y los Naranjos, frente a la antigua portada lateral de la iglesia de San Andrés, ¿qué no sabes donde está la calle de Los Naranjos? pues es la calle que está detrás del Palacio de los Müller, actual gobierno Civil y que va desde la Gran Vía hasta las inmediaciones de la iglesia de San Andrés.

PLANO - CASA DE LAS TUMBAS

PLANO – CASA DE LAS TUMBAS

Estos Baños son conocidos tras la conquista cristiana como Baño de Hernando de Zafra, porque fue el secretario de los Reyes Católicos, quien lo adquirió. También se llamó baño de la Puerta de Elvira, por su cercanía a dicha puerta. En el siglo XIX se le denominó Casa de las Tumbas, por el aspecto de sus bóvedas trasdosadas vistas desde el exterior.

La construcción de los Baños Árabes de Hernando de Zafra o Casa de las Tumbas data de finales del siglo XII o principios del siglo XIII, y fue transformada en el siglo XIV.

A estos baños árabes se accedía por una puerta que daba a un callejón. Un arco escarzano daba acceso a un pequeño zaguán y a continuación se hallaba una estancia alargada cubierta por bóveda esquifada. Al fondo un gran arco de herradura permitía el ingreso a un cuarto con dos pequeñas dependencias en los extremos, ambas con bovedillas esquifadas con claraboyas estrelladas y octogonales.

El baño Hernando de Zafra tenía una estructura muy similar al Bañuelo. Era de planta cuadrada, con galería en tres de sus lados, en total tenía nueve arcos de herradura algo apuntados. En medio resulta un gran espacio cuadrado, con bóveda en esquife.

CASA DE LAS TUMBAS - POR LA CALLE ELVIRA

CASA DE LAS TUMBAS – POR LA CALLE ELVIRA

El baño árabe se componía de una sala vestidor (apoditherium) una especie de sala larga y transversal al principio, con estancias a ambos lados que eran la sala fría (frigidarium), la sala templada (tepidarium) y la sala caliente (caldarium), además de la caldera y del horno.

  • La sala fría o Al-bayt al barid. Era donde los usuarios recibían las toallas y sandalias de madera. Disponía de temperaturas y agua adecuadas a la estación del año.
  • La sala templada o Al-bayt al-wastaní. Consistía en un recinto cuadrado, columnado y cubierto por una gran cúpula en la que se abrían lucernas estrelladas y octogonales para la iluminación. Encerraba otro recinto cuadrado o piscina central.
  • La sala caliente o Al-bayt as-sajun era el último recinto de los baños, el lugar propio de la sauna, donde la temperatura era muy alta por estar debajo las calderas.
INTERIOR CASA DE LAS TUMBAS. Foto: Fernando Alba

INTERIOR CASA DE LAS TUMBAS.
Foto: Fernando Alba

Este inmueble ha pasado por diferentes fases claramente diferenciadas. La primera fase estaría enmarcada desde la construcción del baño alrededor del siglo XII hasta el siglo XV, momento en el que se prohibe el uso de los baños públicos árabes. La siguiente fase comprendería desde el siglo XVI al XVIII, realizando en el inmueble diferentes modificaciones. Finalmente el solar donde se encontraban los baños, fue destinado a viviendas en los siglos XIX y XX. En 1996 la Junta de Andalucía adquirió los Baños Árabes de Hernando de Zafra o Casa de las Tumbas, con la promesa de restaurarlos, acción que no se ha llevado a cabo en todos estos años, pero que esperamos que se haga pronto.

Los Baños Árabes de Hernando de Zafra o Casa de las Tumbas está Inscrita como Bien de Interés Cultural ( B.I.C.) desde 2004.

Deja una respuesta

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario