PALACIO DE LOS MARQUESES DE CASABLANCA Construida en el primer tercio del siglo XVI

CASA DE LOS MARQUESES DE CASABLANCA

CASA DE LOS MARQUESES DE CASABLANCA

¿Cuantas veces habremos pasado por delante de las casas nobiliarias que se levantan a lo largo y ancho de Granada, sin prestarles la atención debida?. Hoy nos pararemos unos instantes frente a la Casa de los marqueses de Casablanca, uno de los inmuebles más señeros de la Calle Pavaneras.

La Casa de los marqueses de Casablanca se encuentra en el barrio del Realejo, rodeada por otros inmuebles históricos como la Casa de los Tiros, el convento de San Francisco “Casa Grande”, el Palacio del Marqués Villa Alegre, y el palacio de Los Condes de Castillejo.

La Casa de los marqueses de Casablanca según Gómez Moreno fue construida en el primer tercio del siglo XVI, sobre unas viviendas moriscas. Tras la conquista, la propiedad pasó a manos de Luis Maza, y luego a Justino Antolinez. En esta morada también habitó y murió Francisco Velasco, cura de la iglesia de San Matías, popularmente conocido como el “Cura Santo”.

PORTADA - CASA DE LOS MARQUESES DE CASABLANCA

PORTADA – CASA DE LOS MARQUESES DE CASABLANCA

El título de marqués de Casablanca fue creado a finales del año 1712. Esta familia nobiliaria es heredera de la antigua familia real nazarí, por vía de casamientos, y están entroncados con otros nobles de Granada. Los dueños de la vivienda, como homenaje a sus orígenes nazaríes, han creado en la casa, una galería de arte contemporáneo con el nombre de “Cidi Hiaya”, uno de sus antepasados.

Aunque el inmueble ha sido reformado y restaurado en varias ocasiones y sufrido incendios en los años 1910, 1940 y 1980, conserva aún su estructura original y una gran belleza.

La fachada está constituida por dos cuerpos separados por una decoración neomudéjar.

La portada, es de estilo gótico, el acceso se presenta con un arco conopial, sobre el que se sitúa una ventana balconada con decoración en sus molduras. Este conjunto esta enmarcado por finos baquetones góticos y coronado por un escudo heráldico.

VENTANA - CASA DE LOS MARQUESES DE CASABLANCA

VENTANA – CASA DE LOS MARQUESES DE CASABLANCA

A la izquierda de la portada, a la altura del primer piso, destaca una ventana del siglo XVI, con decoración plateresca en los marcos, realizada de yesos, con motivos de candelieri, y medallones con bustos tanto masculinos como femeninos. A finales del siglo XIX, al parecer, la fachada conservaba todavía restos de su primitiva fábrica morisca y elementos nazaríes con inscripciones cúficas.

Al pasar la puerta nos encontramos con un zaguán  rectangular, cubierto con alfarje sencillo sobre canes lobulados de tradición toledana, que nos lleva a un patio porticado.

Este patio es de planta cuadrada, en torno a él se abren las diferentes estancias del inmueble.

La planta inferior del patio, está centrada por una fuente, cuenta con cuatro pórticos con columnas de mármol blanco de orden toscano, en cuyos capiteles renacentistas, se disponen diversos escudos heráldicos.

Este patio, tiene la particularidad de elevarse en tres  plantas en las caras este y oeste, y solo de dos en las otras caras, dando desde el exterior la sensación de torre.

Alzado y planta -Casa de los marqueses de Casablanca -Realizado por Jerez Mir

Alzado y planta -Casa de los marqueses de Casablanca -Realizado por Jerez Mir

En la crujía oeste, se conservan dos grandes salas en las plantas baja y la primera, cubiertas por alfarjes cuyos tablazones están decorados con estrellas de ocho puntas. En la parte norte, se sitúa una alacena cubierta también con alfarje y decorada con flores platerescas. Los colores más usados en las decoraciones de las distintas dependencias eran el rojo, azul y blanco.

Destacar que el Marqués de Casablanca, alcalde de Granada en 1926, fue uno de los precursores de las obras definitivas del embovedado del río Genil, y del proyecto de ensanche de la ciudad en los terrenos de las Eras de Cristo. Este proyecto contemplaba la construcción de 400 viviendas, además de espacios y zonas de esparcimiento, cerca de la ermita de San Isidro. También que los marqueses de Casablanca veraneaban en Deifontes en un fantástico palacio construido por los Condes de Antillón, y que hoy sirve de casa consistorial.

Deja una respuesta

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario