CASA NATAL DE ANTONIO GALLEGO BURÍN Nos trae a la memoria a un hombre enamorado de Granada

CASA NATAL DE ANTONIO GALLEGO BURÍN

CASA NATAL DE ANTONIO GALLEGO BURÍN

Si hay una plaza granadina por antonomasia, esa es Plaza Nueva. Crisol de Granada y lugar de paso obligado para granadinos y forasteros. Justo detrás del Pilar del Toro, y cerca de la Iglesia de Santa Ana y del Palacio de la Chancillería, se encuentra la casa natal de Antonio Gallego Burín.

La casa natal de Antonio Gallego Burín, se sitúa en unos terrenos que en tiempos de los árabes era un conglomerado de pequeñas calles al estilo musulmán. En el siglo XVI, estas parcelas pertenecían a los señores de Castril, que las cedieron en pro del desarrollo urbanístico de la ciudad. Con este fin, en el siglo XVII, se derribaron todas las casas, cobertizos y ajimeces de la zona. También se derruyeron la muralla y la Casa de la Pólvora, situadas junto a la Iglesia de San Pedro y San Pablo. Esto permitió ampliar la calle hacía la derecha respetando el cauce del rio. Y en esta zona de nueva expansión es donde se ubica la casa que nos ocupa.

La casa natal de Antonio Gallego Burín cuenta con una fachada de estilo neoclásico, movimiento arquitectónico de la segundad mitad del siglo XVIII. En dicha fachada destacan unas columnas adornadas con motivos metafóricos sobre las que descansa un entablamento. La puerta es de madera, y está circundada por una pequeña verja de rejería. A la derecha de la puerta se sitúa una placa ofrendada por la Real Academia de Bellas Artes de Granada en el vigésimo aniversario de la muerte de Gallego Burín.

CASA NATAL DE ANTONIO GALLEGO BURÍN

CASA NATAL DE ANTONIO GALLEGO BURÍN

Antonio Gallego Burín nació en Granada en 1895. Se licenció en Derecho y Filosofía y Letras. Pronto destacó por sus inquietudes políticas y en 1920 se presentó como concejal al Ayuntamiento de Granada. Firme defensor de la cultura granadina, tuvo amplio contacto con intelectuales locales como Federico García-Lorca o Manuel de Falla, con los que fundó la tertulia El Rinconcillo, en el Café Alameda.

Fue alcalde de Granada entre 1938 y 1951 (exceptuando un breve periodo entre el año 1940-1941 donde fue Gobernador Civil). Este periodo estuvo marcado por la tensión de la Guerra Civil y la dictadura de Franco. Sin embargo, Gallego Burín, supo anteponer su ciudad por encima de todo, y comenzó  una reforma urbana de Granada que la llevó a una renovación y saneamiento desde el más profundo respeto a nuestro patrimonio histórico y artístico. Murió en Madrid en 1961.

Sería casi imposible enumerar todos  los logros del que es considerado el mejor alcalde de Granada, aquí señalaremos algunos: embovedado de Puerta Real, peatonalización del Zacatín, apertura de la calle Ángel Ganivet, etc.…, amén de dotar a la ciudad de una práctica red de abastecimiento de agua potable. Fue el creador del Festival Internacional de Música y Danza y también escribió numerosos estudios sobre la ciudad, destacando “Guía de Granada”, de obligada lectura.

La casa natal de Antonio Gallego Burín nos trae a la memoria a un hombre enamorado de Granada, que supo llevarla hacía la modernidad, desde la más profunda admiración.

 Visita Salobreña

Deja una respuesta

Tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario