CASA-PALACIO CONDES DE SÁSTAGO Construida sobre una torre de alquería musulmana

CASA-PALACIO CONDES DE SÁSTAGO

CASA-PALACIO CONDES DE SÁSTAGO

Si hablamos de Órgiva, seguro que uno de los elementos arquitectónicos que nos vienen a la memoria, son las dos torres de la Iglesia de la Expectación, que se alzan esbeltas en el cielo alpujarreño. Sin embargo, esta ciudad guarda otros monumentos históricos, que nos dejaron sus pobladores desde la antigüedad.

Los romanos, visigodos y musulmanes habitaron en Órgiva, pero no fue hasta el siglo XI cuando se produjo un auge importante en la población. Durante el reinado nazarí Órgiva tomó el nombre de Albastch, que podría traducirse como “llano”. Se convirtió este enclave en una prospera aldea doblemente fortificada. Por un lado, contaba con un Castillo (Hisn Orgiva), que se alzaba en un escarpe frente a Órgiva y del que todavía quedan restos. Por otro lado, la alquería contaba con una torre remodelada tras la conquista, conocida desde entonces como Palacio de los Condes de Sástago.

Este inmueble que  se sitúa actualmente en el centro de Órgiva, y que queda eclipsado por la cercana iglesia de la Expectación, es sede del ayuntamiento del municipio.

En 1492 Órgiva fue cedida, por parte de los Reyes Católicos, a Boabdil como lugar de retiro. En 1499 pasó a manos del Gran Capitán, formando parte de los territorios del marquesado de Balençuela (Valenzuela), del ducado de Sessa y Terranova, títulos que también ostentaba Gonzalo Fernández de Córdoba.

CASA-PALACIO CONDES DE SÁSTAGO – ÓRGIVA

CASA-PALACIO CONDES DE SÁSTAGO – ÓRGIVA

La Casa-Palacio de los Condes de Sástago fue construida por  Álvaro Luís Fernández de Córdova y Ayala, nieto del Gran Capitán, entre finales del siglo XVI y principios del XVII. Se edificó sobre una antigua torre de alquería de origen musulmán.

El palacio reúne en su proceso constructivo diferentes estilos arquitectónicos. El torreón es su parte más llamativa y su construcción es de época árabe. De la época cristiana destaca sobretodo el uso del ladrillo.

El palacio está conformado en forma de “L”, dejando la torre en la esquina. Los dos pabellones laterales se desarrollan en dos plantas. En la primera planta del ala Oeste, se encuentra la sala principal de la casa-palacio, cubierta con armadura de madera rectangular, de limas moamares. Interiormente la planta baja está cubierta con bóveda de cañón ligeramente rebajada.

El espectacular torreón de 15 metros de altura, se desarrolla en cuatro plantas, y desde allí fue donde según las crónicas de la época se defendieron de la rebelión morisca, que duró 17 días, en plenas navidades del año 1568. El torreón es de planta cuadrada, tiene una base de 7,05 x 7,00 metros.

Los muros de la torre están construidos con cajones de mampostería separados por verdugadas de ladrillo. En las dos caras visibles del exterior, se aprecian los restos de tapial de hormigón de cal, así como el uso de varios tipos de ladrillos. Los muros del inmueble tienen un espesor superior al metro.

Su última planta se encuentra almenada y está rematada, desde finales del siglo XIX, por una  estructura de madera a cuatro aguas, cubierta con teja árabe, que fue aprovechada como secadero de maíz

La Casa-Palacio de Los Condes de Sástago, estuvo ocupada, hasta finales del siglo XVIII, por los descendientes del Gran Capitán.

Este inmueble está declarado Bien de Interés Cultural (B.I.C.) con la categoría de monumento desde el 10 de Agosto de 1994.

Deja una respuesta

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario