CASONA DE BUENSUCESO

CASA PALACIO CALLE BUENSUCESO

CASA PALACIO CALLE BUENSUCESO

Aventurarse a entrar en los históricos edificios públicos, a veces, trae sorpresas gratas, y se convierte en una manera diferente de conocer la ciudad. Hoy te invitamos a traspasar las puertas de la Facultad de Traductores e Intérpretes de la Calle Buensuceso, conocida como La Casona de Buensuceso.

La Calle Buensuceso se localiza en el barrio de la Magdalena. Este arrabal, desde la ocupación árabe, se encontraba a extramuros de la ciudad y estaba dominado por tierras de cultivo, era conocido como Gedida del Tintín. Henríquez de Jorquera contó que las huertas se extendían desde la Puerta de Bib-al-Mazda hasta las actuales calles de la Paz y Puentezuelas.

La transformación del barrio llegó tras la conquista castellana. Allí se establecieron los padres Trinitarios, que erigieron un convento, del que solo queda la fuente del claustro: la fuente de la plaza de la Trinidad.

CASA PALACIO CALLE BUENSUCESO

CASA PALACIO CALLE BUENSUCESO

Frente al convento, y en la parte exterior de la muralla, se estableció en 1615 una carnicería que abastecía a la gente pobre y a los trabajadores del campo, conformándose la calle Tablas. A principios del siglo XVIII se parcelaron las huertas de origen árabe. Se trazaron diversas calles paralelas “a cordel”, en torno a los ramales de las antiguas acequias árabes. Entre las primeras vías estaban las calles Santa Teresa y Nuestra Señora del Buensuceso.

La llegada de familias nobles a la zona, desde el siglo XVIII, promovió la actualización arquitectónica, levantando suntuosos palacetes de corte clasicista. 

La Casona de Buensuceso sigue la tipología de casa señorial de mediados del siglo XVIII, organizada en torno a un patio porticado. El inmueble dispone de tres plantas de alzada (planta baja y dos piso superiores). La puerta es adintelada, cuenta con un ancho marco de piedra almohadillada. 

CASA PALACIO CALLE BUENSUCESO

CASA PALACIO CALLE BUENSUCESO

El primer piso está protagonizado por dos grandes rejas alter­nadas con un cierre y un balcón, todas ellas con anchas molduras de ladrillo. Del segundo piso destaca su frente de arquillos semicirculares, separados por pilastras de ladrillo. Las claves y los salmeres tienen resaltes. En el extremo izquierdo se alza la torre, cuyos vanos son iguales a los del segundo piso. 

Al atravesar el portón se accede a un pequeño zaguán cubierto con armadura de madera. Este espacio nos invita a pasar al patio porticado, compuesto por arcos rebajados y de medio punto, que se alzan sobre columnas toscanas de mármol blanco. En las enjutas de uno de sus arcos, tiene grabado “Año 1771”, fecha de la construcción del inmueble. Centra el patio una fuente poligonal, y en el lateral derecho podemos ver la boca de un aljibe. 

Desde el zaguán, también se accede directamente a las caballerizas, que se sitúan en el sótano.

CASA PALACIO CALLE BUENSUCESO

CASA PALACIO CALLE BUENSUCESO

Los cuatro lados del patio están abiertos y las cubiertas de los pórticos son iguales a la del zaguán. Al patio se abren las ventanas del piso superior. La escalera para subir a la planta superior está enfrentada a la entrada principal. Este elemento arquitectónico es poco habitual en las casas señoriales, en las que la escalera suele estar desplazada, con la intención de evitar la visión directa del patio desde el exterior. Sin embargo, en la Casona de Buensuceso, podemos ver desde la calle, no solo el patio sino también la escalera, y el arco que tiene grabado el año de su construcción.

En la parte posterior de la casa encontramos uno de los lugares más impresionantes del enclave: un bello jardín geométrico con pórtico adintelado. El vergel tiene una pérgola metálica con enredaderas, que cobijan una fuente geométrica. Este no es el único elemento decorativo donde el agua hace acto de presencia. En uno de los muros hay adosado un pilar, y en el pórtico se alza un pozo de planta octogonal realizado en piedra. Las caras del pozo tiene grabados escudos y heráldicas.

El pilar que es de sencilla construcción, cuenta a su vez con un aspecto señorial. Data del siglo XVIII, está elaborado con mármol gris de Sierra Elvira. Se presenta como una pila de planta rectangular, de perfil curvo en la mitad inferior y borde a bocel. Centra el frontón una cara en altorrelieve de una mujer con velo, de cuya boca sale un brocal de agua. La figura quizás pueda representar a Vestales (diosa protectora del hogar), o alguna diosa de la fertilidad como Démetre. El rostro queda flanqueado por otros grabados, esta vez, de columnas con antorchas.

CASA PALACIO CALLE BUENSUCESO

CASA PALACIO CALLE BUENSUCESO

Para llegar al jardín hay que pasar por un patio, dispuesto actualmente como una acogedora salita de estar. El espacio también dispone de un pilar adosado a uno de sus muros, y la boca de otro aljibe.

En total la casa cuenta con dos fuentes, dos pilares, un pozo y dos aljibes, un número poco habitual para un inmueble de estas características. Esto se explica porque debajo de la vivienda pasa uno de los antiguos ramales de la acequia árabe. 

CASA PALACIO CALLE BUENSUCESO

CASA PALACIO CALLE BUENSUCESO

En cuanto a sus moradores, te podemos contar que desde finales del siglo XVIII, poco después de la construcción del inmueble, hasta finales del siglo XIX, la casa estuvo habitada por la familia de Gregorio Clemente Cordón de Luque y sus descendientes, una saga de militares de alto rango y caballeros de la Real Maestranza de Granada. El primero en censarse fue Antonio Cordón y Cabrera, y posteriormente, su hermano Francisco que se casó con Doña Narcisa Careaga y Heredia, una excepcional artista, que vivió en la casa de Buensuceso hasta su muerte. 

A finales del los 90 del pasado siglo, para descongestionar el histórico edificio del Palacio de las Columnas, sede de la Facultad de Traductores e Intérpretes, se adquirió esta casa-palacio del siglo XVIII, en la calle Buensuceso. Aquí se encuentran, principalmente, los despachos de los profesores de dicha facultad. Durante las obras de rehabilitación, en 2001, se demolió la cúpula de la caja de escalera, a la que Carlos Jerez Mir hizo referencia en su Guía de Arquitectura de Granada.

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *