CASTILLEJO DE GÜÉJAR SIERRA lugares de Granada llenos de leyendas

CASTILLEJO DE GÜÉJAR SIERRA

CASTILLEJO DE GÜÉJAR SIERRA

Güéjar Sierra cuenta con lugares únicos donde pasar el día. Sin duda, sus valores gastronómicos y paisajísticos son de lo más representativos de la localidad.

Desde Güéjar Sierra parten multitud de senderos que se adentran en Sierra Nevada. Entre los más conocidos se encuentran la Vereda de la Estrella, Lavaderos de la Reina, Paso de los Viajeros Románticos, …,

Hoy hemos elegido de nuevo, el libro de Mª Teresa Gómez Galisteo titulado, Catálogo de Bienes de Interés Cultural de la provincia de Granada: Área Metropolitana, para buscar y realizar la excursión histórica hasta el Castillejo de Güéjar Sierra.
El Castillejo, conocido también como Fortaleza de Linza, se encuentra coronando el cerro del Castillo, a más de 1250 metros de altitud sobre el nivel del mar.

GÜÉJAR SIERRA DESDE EL CASTILLEJO

GÜÉJAR SIERRA DESDE EL CASTILLEJO

Las primeras referencias de Güéjar Sierra, se remontan al siglo XI, en las memorias de Abd Allâb, en ellas, se dice que el jeque Sinhäya Firqän había recibido como premio este pequeño feudo. Sin embargo, ni en esos textos ni en los posteriores se hace mención alguna al castillejo, aunque es seguro que en esa época la fortaleza ya estaba en pie, y controlaba el paso de la trashumancia de ganado hacia las Alpujarras.

Qaryat Walyar como llamaron los árabes a la alquería de Güéjar Sierra, contaba con dos fortalezas, una era la Alcazaba, situada en el pueblo de Güéjar Sierra, de la que no quedan restos y que era conocida como “El Fuerte”. La otra defensa era el Castillejo, situado en la margen izquierda del barranco del Castillejo, y frente a la actual población de Güéjar Sierra.

Según las antiguas leyendas locales, pues no hay documentos ni restos arqueológicos que lo confirmen, el Castillejo o “El Castillo de Linza” fue construido por los romanos durante los últimos años de la dominación romana.

CASTILLEJO DE GÜÉJAR SIERRA

CASTILLEJO DE GÜÉJAR SIERRA

La fortaleza intentó ser defendida por su propietario Tello de Castro, en torno al año 711 frente al ataque de las tropas islámicas, comandadas por Amir-Ben-Abdalá, quien le dio muerte, a las puertas del castillo y se apoderó de este importante baluarte.

Apenas seis años después de la toma definitiva de Granada, por parte de las tropas cristianas, el rey Fernando el Católico mandó que esta y otras fortalezas árabes fuesen derribadas. Sin embargo, la orden no fue llevada a cabo, pues durante las revueltas de los moriscos de las Navidades del año 1500, la fortaleza sirvió de cobijo y protección a más de 2300 sublevados. Fernando e Isabel viajaron de Sevilla a Granada y ordenaron al Capitán general de Granada el Conde de Tendilla y a Gonzalo Fernández de Córdoba ir contra el castillo de Linza, y dirigir sus tropas para sofocar la rebelión. En apenas unas horas consiguieron recuperar la fortaleza para los cristianos.

Gonzalo fue el primero en escalar las murallas del Castillejo de Güéjar Sierra y rápidamente fueron vencidos sus habitantes y liberados los rehenes.

Tras esta victoria las propiedades de los sublevados pasaron a manos de la Corona, siendo respetadas las de las colaboracionistas. Finalmente en 1571 tras sofocar la segunda rebelión de los Moriscos, fue D. Juan de Austria quien mandó que la fortaleza fuera destruida. Esta vez sí se atendieron a las órdenes.

Descripción Castillejo de Güéjar Sierra

CASTILLEJO DE GÜÉJAR SIERRA

CASTILLEJO DE GÜÉJAR SIERRA

El Castillo está compuesto por varios recintos, siendo el inferior el que circunda la peña donde se encuentra la fortaleza, y de la que apenas se conserva su muralla exterior.

Al norte, en el punto más elevado del terreno, existen restos de un recinto rectangular, de dimensiones aproximadas de 21 x 18 metros, en cuyo interior se distribuyen un buen número de habitáculos, todos construidos con muros de tapial de cal y canto, quedando restos de enlucido de cal en algunos de los paramentos.

Al suroeste, hay restos de una gran torre de planta trapezoidal, de la que se conserva una altura considerable. Esta es en realidad un baluarte que tuvo varias plantas, una gran puerta de acceso en el lado Noroeste y ventanas abocinadas. Sus dimensiones son de más de 21 metros de largo por 6,60 metros de ancho. Está construida con gruesos muros de 1,50 metros de espesor, en tapial de argamasa sobre base de mampostería, presentando enlucidos con mortero de cal por ambas caras. Conserva aun las huellas de las vigas del encofrado.

CASTILLEJO DE GÜÉJAR SIERRA

CASTILLEJO DE GÜÉJAR SIERRA

Interiormente, dispone de tres compartimentos separados por muros, siendo más grandes los extremos. La torre tiene restos de una posible barbacana al suroeste. La fachada Oeste del baluarte está recubierta de mampostería con sillares en las esquinas, que posiblemente fuesen un refuerzo en esta parte de la fortaleza. La mampostería estaba enripiada, posiblemente con vitolas de piedras. Se encuentran fragmentos de ladrillo, para asentar las piedras, y quedan huellas de los mechinales.

Si quieres visitar el Castillejo de Güéjar Sierra, considerado Bien de Interés Cultural ( B.I.C.) desde 1985, lo mejor es que lo hagas partiendo desde el pueblo, pasar por la Central Eléctrica ubicada en la cola del Pantano y, a unos 300 metros, después de atravesar el río Genil, se toma el carril de la derecha en dirección al paraje de El Sotillo. En el inicio del sendero que va hacia la fortaleza podemos ver una señal de madera donde se puede leer, “Fuente de Perrancano”, seguiremos ese camino sin desviarnos hasta llegar a un cruce que nos indica la dirección al Castillejo al que llegaremos aproximadamente en 45 minutos.

Deja una respuesta

Tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario