• Síguenos

CASTILLEJO DE LOS GUÁJARES Un poblado fortificado con unas vistas espectaculares.

CASTILLEJO DE LOS GUÁJARES

CASTILLEJO DE LOS GUÁJARES

Si eres de las personas a las que les gusta levantarse temprano durante los días de verano, dar largos paseos y descubrir esos bellos parajes de Granada que quitan el “sentío”, entonces hoy te proponemos visitar El Castillejo de los Guájares.

El Castillejo de los Guájares, es una fortaleza árabe, que se encuentra en el valle del río Toba, coronando un cerro, situado entre Guájar Faragüit y Guájar Fondón, a pocos kilómetros de Salobreña, y Vélez de Benaudalla.

Antes de entrar en materia y contar lo que puedes ver en el Castillejo de los Guájares, avisarte de que si quieres conocer este histórico lugar en verano, es recomendable que lo hagas antes de que la canícula empiece a hacer de las suyas, pues el camino de acceso es bastante pendiente y a partir de las 10 de la mañana se hace durita la subida.

CASTILLEJO DE LOS GUÁJARES

CASTILLEJO DE LOS GUÁJARES

La mejor opción para visitar el Castillejo de los Guájares, es llegar hasta Guájar Faragüit, y aparcar el vehículo justo a la entrada del pueblo. Desde allí bajar por la serpenteante calle San Lorenzo hasta su final. Esta calle nos acercará hasta el colegio, tras haber pasado por delante de la Iglesia de San Lorenzo. Desde allí, comienza una senda a mano derecha, que primero baja hasta el cauce del río, y pasa por unas refrescantes pozas en el paraje de Fuensanta, para después subir sin remisión hasta la fortaleza de los Guájares. Para esta subida es recomendable llevar unos bastones de trekking que te ayudarán a llegar a la cima del cerro sin mucho esfuerzo.

Castillejo de los Guájares

Una vez arriba podremos ver un poblado fortificado de forma ovalada, orientado de Este a Oeste, que rodea toda una peña caliza. Tiene unas dimensiones aproximadas de 130 metros de largo por 120 metros, en su parte más ancha.

El primitivo acceso al recinto, se realizaba por el extremo occidental, atravesando una puerta en doble recodo que conduce a un baluarte defensivo, cuyas dimensiones interiores son de algo más de 10 metros de largo por casi 3 de ancho, y que tendría funciones de cuerpo de guardia o cuartel. Dos pequeñas torres de planta cuadra refuerzan los ángulos Noreste y Noroeste. Otras dos torres de las que no quedan apenas restos completaban la defensa del Castillejo.

PLANO - CASTILLEJO DE LOS GUÁJARES.

PLANO – CASTILLEJO DE LOS GUÁJARES.

Una vez dentro de la fortificación podemos apreciar una calle principal, en el mismo sentido que el Castillejo (Este-Oeste), que es el eje vertebrador de todo el poblado. A cada uno de los lados de la calle se distribuyen viviendas de diferentes tipologías.

Unas viviendas eran unicelulares, compuestas de una o dos plantas de alzada, y con una superficie de unos 15 metros cuadrados por planta. Otras, las de menos de 45 metros cuadrados, en forma de L, contaban con dos habitaciones dispuestas en torno a un patio. Las viviendas más amplias, de más de 75 metros cuadrados de superficie, tenían forma de U, y disponían de cuatro o cinco habitaciones levantadas alrededor de un patio.

CASTILLEJO DE LOS GUÁJARES

CASTILLEJO DE LOS GUÁJARES

El castillejo de Guájares albergaba otros edificios, de carácter público o de uso comunitario, entre los que destaca un aljibe adosado al lienzo Sur de la muralla, un recinto que podría tener función de granero o establo. El poblado pudo contar con un lugar para celebrar reuniones de carácter religioso o político.

El aljibe está formado por dos naves paralelas comunicadas entre sí, construido con muros de hormigón de cal y enlucido. Se cubría con bóvedas de mampostería de las que únicamente se conserva parte de la situada al Oeste, quedando también la parte de trasdosado de nivel y el pavimento de mortero de cal que existía sobre el aljibe.

Todas las construcciones del poblado, presentan una técnica constructiva similar. Levantadas con tapial sobre una base de mampostería, aportando una gran homogeneidad a todo el conjunto.

El Castillejo de los Guájares, tuvo una función esencialmente residencial. Debió de estar ocupado entre mediados o finales del siglo XII hasta principios del XIV, finales del periodo Almohade y principios de la dominación nazarí

CASTILLEJO DE LOS GUÁJARES

CASTILLEJO DE LOS GUÁJARES

El abandono del asentamiento ocurrió de forma general y repentina, sin que se hayan encontrado rastros de violencia, como grandes cantidades de ceniza que evidencien un incendio o cataclismos. Por tanto, todavía no se conocen las causas de tal abandono. Los habitantes del Castillejo, dejaron tras de sí todos sus utensilios domésticos, que han salido a la luz en las sucesivas excavaciones arqueológicas realizadas a partir de los años 80 del pasado siglo. El buen estado de conservación de las cerámicas ha sido posible, en gran parte, gracias a que los techos de las viviendas, cuando se derrumbaron por el paso del tiempo, hicieron de sello, dejando las cerámicas atrapadas bajo los mismos. Esta “cápsula del tiempo” ha permitido a los arqueólogos saber que papel desempeñaron muchos de los habitáculos de las viviendas.

Entre las cerámicas encontradas, más de 400, destacan las de uso doméstico, como marmitas o cazuelas, destinadas a la cocción de alimentos, tinajas, jarritas, restos de vajillas, lebrillos, cantimploras, e incluso conos o formas de azúcar.

Pasados varios siglos, el asentamiento debió conservar su carácter defensivo, pues fue reocupado de manera ocasional durante el período de la sublevación mudéjar. Según cuenta Luis del Mármol Carvajal, en sus crónicas, del siglo XVI, los moriscos se instalaron en el Fuerte de Guájar del Fondón, durante la rebelión de los moriscos, tras haber incendiando la iglesia y matado a don Juan Zapata.

En el exterior del Castillejo de los Guájares se encuentran restos de una alberca y de una canalización de mampostería que aún no han podido ser relacionados con las estructuras hidráulicas interiores del poblado.

Bibliografía principal:

  • La cerámica tardo almohade y los orígenes de la cerámica nasri – Autores: Manuel Domínguez Bedmar, Isabel Flores Escobosa, Antonio Malpica Cuello, María del Mar Muñoz Martín y Natalia Soberats Segreras
  • Cerámica y espacio doméstico. El poblado fortificado de “El Castillejo” (los guájares, granada) – Autor: Alberto García Porras.

Deja una respuesta

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario