• Síguenos

CASTILLO DE CABRERA – DIEZMA Una fortaleza levantada en el siglo XI

CASTILLO DE CABRERA - DIEZMA

CASTILLO DE CABRERA – DIEZMA

A media hora de la capital granadina se encuentra Diezma, una pequeña población accitana, que guarda entre sus tesoros, los restos de una fortaleza árabe: El Castillo de Cabrera.

La fortaleza de Diezma, aparece en las memorias del último monarca zirí de Granada, Ăbd allāh, en las que cuenta que el hisn Qabrīra (castillo de Cabrera) fue levantado, en el siglo XI, para proteger a la capital del ataque de los eslavones de Almería. 

La descomposición del califato de Córdoba dio paso a los reinos de taifas, territorios más pequeños, controlados cada uno, por un mismo clan. Estos reinos estarían en continuas guerras durante mucho tiempo. Se levantaron, desde el siglo X, castillos de dimensiones reducidas, en puntos alejados de las poblaciones y en zonas elevadas, a los que era difícil acceder. No parecen que, estos baluartes, estén concebidos para albergar un número importante de personas, ni siquiera son refugios. Son edificios para el control de un área territorial, y sobre todo, para vigilar los pasos principales de personas y mercancías. 

CASTILLO DE CABRERA - DIEZMA

CASTILLO DE PEÑA CABRERA – DIEZMA

El castillo de Peñas Cabrera, es más bien, un puesto fronterizo que velaba el paso del puerto de la Mora, y a pesar de su pequeño tamaño, fue un mecanismo defensivo de gran importancia. 

Durante los enfrentamientos fronterizos de las primeras taifas, Guadix y sus territorios se aliaron con Almería durante algún tiempo, excepto el castillo de Cabrera que se mantuvo fiel a los ziríes granadinos, hasta el año 1090. 

Para tomar Granada desde Guadix, era fundamental, controlar el castillo de Cabrera.

Al abrigo de la construcción defensiva de Diezma, nacieron a partir del siglo XII, varias alquerías e incluso un “albergue”. 

El Castillo de Peña Cabrera

El Castillo de Cabrera corona un cerro rocoso, a poco más de 3,5 kilómetros al Oeste de Diezma. Aunque son pocos los restos que han llegado hasta nuestros días, acercarse hasta este enclave es una buena oportunidad de conocer parte del pasado de Granada. Además, el marco es de una gran belleza natural, donde encinas, romeros, tomillos y salvias han acaparado gran parte del espacio.

CASTILLO DE CABRERA - DIEZMA

CASTILLO DE CABRERA – DIEZMA

Ir hasta la base de la fortaleza es sencillo, tan solo hay que llegar hasta Diezma, y una vez allí, buscar el camino que se dirige al colegio de la localidad. A la izquierda, del centro de enseñanza, sale una carretera asfaltada, en muy mal estado, que tenemos que coger. 

¡Ojo! mucha precaución durante el trayecto.

 A poco más de 3,5 kilómetros, y una vez pasado el cartel de Fuente de la Higuera, encontramos una barrera metálica y el cartel que indica “Peña Cabrera – Sillar Baja”. Ahí podemos dejar el vehículo y, a caminar. No hay indicaciones para llegar a la fortaleza, así que es necesario estar atentos. Busca la senda que se dirija hacia el peñón, un elevado cerro que emerge abruptamente a modo de gran bloque calizo, en el paisaje forestal.

Al acercarnos al peñón, veremos una vaguada, con una fuerte pendiente libre de roca. Por ahí hay que ascender. Lo señalizamos en la siguiente imagen. 

SUBIDA AL CASTILLO DE CABRERA

SUBIDA AL CASTILLO DE CABRERA

Nada más subir al cerro del Castillo, se aprecian dos estructuras fortificadas bien definidas, situadas a diferentes alturas en la misma muela rocosa. 

Descripción Castillo de Cabrera.

PLANO CASTILLO DE CABRERA

PLANO CASTILLO DE CABRERA

La planta del castillo de Diezma, se adapta a la formación rocosa. La parte más elevada, es una zona muy escarpada y de difícil acceso, excepto por sus caras Norte y Este, en ella se encuentran los restos más extensos de la fortificación. Allí sobre una plataforma, se levantaron los muros de tapial de calicanto, realizados con mortero y piedras de tamaños apreciables. El baluarte es de planta irregular, adaptándose al peñasco.

Las alturas de los muros, que podemos ver, son variables. Por unas zonas apenas sobrepasa el medio metro de altura, mientras que, en otras, llega hasta casi los tres metros. El grosor de todos los restos murarios es de un metro, y en todos ellos son apreciables, los mechinales, unos huecos de forma cuadrada que servían para montar las agujas del encofrado.

El muro Oeste mide 5,30 metros de longitud, y se une al muro sur, que tiene una longitud de 8,60 metros. Este último, sobresale 1,40 metros de la roca. Es un parapeto que se adapta al terreno, cuya función es la de reforzar el punto más débil del baluarte.

El muro Norte es de 4,60 metros de largo, y está separado de los anteriores por un amplio hueco, donde con toda probabilidad estaba el acceso al recinto.  

PUERTA DEL CASTILLO DE CABRERA - DIEZMA

PUERTA DEL CASTILLO DE CABRERA – DIEZMA

En la parte inferior, en la zona Este del espolón, entre dos paredes, todavía existe la puerta de entrada al castillo. Tiene forma de arco de medio punto de 1,40 metros de luz, y 1,10 metros de ancho. De pared a pared hay unos 9 metros de muro.

Cerca de la puerta hay restos de un posible aljibe, en cuyas paredes aún perdura el estucado original, en algunas zonas. La cisterna está separada de la puerta 1,30 metros y mide 3,30 metros de largo por 1,80 metros de ancho. Pudo tener una profundidad un metro y medio, siendo su capacidad de 9 metros cúbicos.

Frente al baluarte defensivo, a escasos metros, se encuentran varios espolones rocosos, y en el centro, una pequeña hoya. Esto hace pensar a los historiadores que el espacio sirvió de refugio provisional a los habitantes de la fortificación y a su ganado. 

Desde el castillo de Cabrera se visualiza tanto parte de Sierra Nevada, como el imponente macizo de Sierra Harana.

 

Bibliografía Principal:

  • Sistemas defensivos y técnicas constructivas en el sector accitano del reino de Granada – Autor: Rabie Zahran
Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *