CASTILLO DE CESNA Situado sobre un promontorio rocoso, a orillas del pantano de Iznájar.

TORRE - CASTILLO DE CESNA

TORRE – CASTILLO DE CESNA – Foto: Juan Carlos Cazalla Montijano

A tan solo 10 kilómetros de Loja se encuentra Fuentes de Cesna, una pedanía de Algarinejo. Cerca está la deshabitada aldea de “Fuentes Viejas”. Desde allí podemos contemplar unas vistas únicas del Pantano de Iznájar, y sobre un promontorio permanecen, a duras penas, los restos de una fortificación árabe: el Castillo de Cesna.

Historia del Castillo de Cesna

El Castillo de Cesna según Antonio Arjona Castro, puede tener su origen en la época visigoda. Debió pertenecer al conde Artobás, nieto del rey Witiza y colaboracionista con el invasor árabe, a quien entregaría el castillo más tarde. En este mismo castillo, buscó refugio Abderramán I, tras desembarcar en las playas granadinas de Almuñécar. Poco después, en el año 756, Abderramán I fue proclamado primer emir independiente de al-Ándalus.

Otros investigadores, sin embargo, sitúan la fortaleza de Turrush en el Castillo del Cortijo del Aire.

Los habitantes del Castillo de Cesna, hasta el siglo IX, eran mayoritariamente mozárabes cristianos, que acogieron de buen grado, en un primer momento, a los nuevos dueños árabes, tras la caída del reino visigodo. Luego, combatieron ferozmente contra los monarcas cordobeses, rechazando tanto el pacto que habían firmado musulmanes y visigodos, como el excesivo impuesto que querían imponerles. Los de Cesna estaban al mando de Omar ibn Hafsún, un musulmán de origen mozárabe que terminó por abrazar el cristianismo.

CASTILLO FUENTES DE CESNA - PANTANO DE IZNÁJAR

CASTILLO FUENTES DE CESNA – PANTANO DE IZNÁJAR – Foto: Juan Carlos Cazalla Montijano

Medio siglo duraron estas confrontaciones entre los Omeya y las tropas de Ibn Hafsún. Durante ese tiempo el Castillo de Cesna fue objeto, junto con otras fortalezas de la zona, de numerosas expediciones por parte de los generales Omeyas, hasta que Abderramán III, en el año 894, decidió dirigir personalmente una ofensiva para acabar con los aguerridos habitantes de la fortificación. Tras un prolongado asedio consiguió rendir por hambre a los defensores de Cesna.

Vencido Ibn Hafsun, la fortaleza fue ocupada por militares de origen sirio, mercenarios a los que se otorgó este territorio en recompensa por haber participado en la guerra civil frente a los mozárabes.

El Castillo de Cesna siguió cumpliendo su papel controlando el territorio y el paso de mercancías y personas entre Córdoba y Granada. Bajo el dominio del califato cordobés surgieron pequeñas alquerías, que fueron el germen de muchas de las actuales aldeas, como es La Viña, Fuentes de Cesna, El Raso, El Chite, o Algarinejo.

PROMONTORIO DONDE SE SITÚA EL CASTILLO DE CESNA

PROMONTORIO DONDE SE SITÚA EL CASTILLO DE CESNA

Más de 300 años vivieron la alquería y el Castillo de Cesna, sin grandes sobresaltos. 

Ya en época nazarí, a partir del siglo XIV, y debido a los avances de las tropas castellanas desde Priego de Córdoba, los nazaríes levantaron y modificaron numerosas fortificaciones, con la intención de proteger sus fronteras. Los baluartes más significativos en el entorno, hasta llegar a Loja, fueron los castillos de Zagra y de Cesna, que estaban apoyados por numerosas torres atalayas. Al igual que el Castillo de Zagra, este de Cesna, pasó de manos musulmanas a cristianas en varias ocasiones. 

La primera vez que el Castillo de Cesna fue tomado por las tropas castellanas, fue en 1362, siendo rey, Pedro I. Esta victoria no se consolidó, volviendo a caer el castillo a los pocos días en manos musulmanas. Al parecer, la conquista definitiva del Castillo de Cesna por parte de los castellanos tuvo lugar en el año 1435, a manos de Diego Fernández de Córdoba. Poco antes, la alquería asociada a la fortaleza se debió despoblar, probablemente debido a la destrucción parcial del baluarte nazarí. 

Descripción del Castillo de Cesna.

El Castillo de Cesna ocupa toda la plataforma superior de un promontorio rocoso, a orillas del pantano de Iznájar. De esta fortaleza apenas quedan los restos de tres de sus torres, y algunos metros de los muros que lo perimetran, pero que son suficientes para intuir cómo fue su estructura. 

PLANTA Y ALZADO CASTILLO DE CESNA

PLANTA Y ALZADO CASTILLO DE CESNA

Se trata de una fortaleza de planta prácticamente cuadrada de 50 por 55 metros, reedificada sobre los restos del baluarte anterior.

RESTOS DE MURO - CASTILLO DE CESNA

RESTOS DE MURO – CASTILLO DE CESNA

Sus muros están realizados de mampostería enripiada. Contó con cuatro torres cuadradas, una en cada esquina, realizadas de tapial, aunque solo se conservan restos de tres de las torres. Una de ellas, la situada en la esquina sureste, está casi arrasada por completo, mientras que las otras dos, las del noreste y suroeste, se conservan mejor. También han llegado hasta nuestros días partes de los lienzos de la muralla, en los sectores occidental y meridional.

La torre del ángulo suroeste, está levantada sobre una plataforma de mampostería, que sirve para nivelar el terreno y aislar el tapial del suelo, evitando de esta manera, que la humedad del cercano río Genil llegue hasta ella. La torre es maciza, y en ella se pueden ver los huecos de los mechinales. Se conserva una altura de unos 4 metros, sobresaliendo 2,7 de la línea de la muralla. De la torre, parte un lienzo de muro de casi 6 metros de largo y de 1,6 metros de grosor.

En la fachada norte no se observan restos de muralla. En los ángulos noreste y sureste, se pueden apreciar, dos bases de torre de tapial, aunque, están en muy mal estado. Quedan algunos restos de lienzos de longitudes diferentes, entre el ángulo sureste y el suroeste.

Entre la vegetación y el relleno de tierras, se han hallado una gran cantidad de cerámicas en superficie. La cerámica correspondiente a los siglos X-XIII es escasa, sin embargo, es muy abundante la cerámica de época nazarí, manufacturada entre los siglos XIV y XV.

Bibliografía principal: 

  •  Historia del castillo de Turrush (situado entre Iznájar y Loja) –  Antonio Arjona Castro.
  •  El poblamiento del territorio de Loja en la Edad Media – Miguel Jiménez Puertas.

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *