CRUZ DE RAUDA Levantada en el siglo XVI

CRUZ DE RAUDA

CRUZ DE RAUDA

El Mirador de San Nicolás es sin lugar a dudas el enclave granadino donde más personas se agolpan al atardecer. Sin embargo, el Barrio del Albaicín cuenta con otros lugares, no tan conocidos pero igual de encantadores. En ellos podremos contemplar como los últimos rayos de sol van tiñendo de rojos y naranjas el cerro de la Sabika, con la Alhambra y el Generalife anclados en su cima. Desde estas alturas se divisan además de las cumbres de Sierra Nevada, una buena parte de la ciudad y la vega granadina. Entre estos miradores destacamos el de San Miguel Alto y el de la Cruz de Rauda, del que hoy resumiremos su historia.

La Cruz de Rauda, se encuentra desde el siglo XVI, en la cara norte del barrio del Albaicín, a los pies del Cerro del Aceituno, y muy cerca de la Puerta de Fajalauza y la Iglesia de San Luis, dos emblemáticos monumentos del entorno más cercano.

En tiempos de la dominación árabe, el área comprendida entre la Calle San Luis y la Cruz de Rauda contaba con un aspecto muy diferente al actual, casi despoblado. En el siglo XIII en esta zona del barrio existían casas cueva, cármenes, huertos, el cementerio musulmán de el Maqbarat al-Rawda, y cinco edificios dedicados al culto, tres mezquitas y dos rábitas.

CRUZ DE RAUDA -PARTE POSTERIOR

CRUZ DE RAUDA -PARTE POSTERIOR

Una de estas mezquitas, la más cercana a la Cruz de Rauda fue la conocida como Yamic-Susuna. Este edificio contaba con un aljibe que todavía existe, que es el aljibe de Santa Isabel de los Abades.

Con la entrada de los Reyes Católicos a Granada se empezaron a cristianizar los lugares de culto musulmán. Donde estuvo la Mezquita y el cementerio de al-Rawda, se construyó en 1526 la iglesia de Santa Isabel de los Abades que fue derribada a mediados del siglo XVII. Esta iglesia tenía en sus inmediaciones una modesta cruz ochavada realizada en piedra, la Cruz de Rauda, de estilo renacentista levantada sobre una pequeño pedestal de base cuadrada.

La Cruz de Rauda se asienta sobre una grada de tres peldaños decrecientes. Destacan de ella dos imágenes de piedra, por un lado un Cristo Crucificado y por el lado opuesto una Virgencita. Las dos tallas están iluminadas por sendos farolillos de latón, que se apoyan en el remate de la cruz, y se iluminaban por la noche. Antiguamente mediante velas, lámparas de aceite y desde los años 90 del pasado siglo mediante luz eléctrica. Cuenta la cruz como remates, con tres esferas lisas sobre decoración floral a base de hojas de acanto, una en la vertical de la cruz y las otras dos en cada una de sus extremos.

 La Cruz de Rauda ha sido punto de encuentro desde el siglo XVI, y no ha estado exenta de vandalismos, en el último ocurrido en 2016 se llevaron la bola de piedra que coronaba la vertical de la cruz, y que se repuso posteriormente. Pero también en 1932, durante las revueltas anticlericales del 10 de agosto, esta cruz fue derribada. Un vecino del barrio, apodado Chirri, se llevó los trozos servibles de la cruz a su casa, pero no fue hasta 1936 cuando la Cruz de Rauda se volvió a levantar.

La Cruz de la Rauda, está situada en uno de los enclaves más bellos del Albaicín y es uno de los mejores lugares para disfrutar de momentos inolvidables.

 

Deja una respuesta

Tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario