EDIFICIO ALIATAR Estuvo funcionando como cine hasta el año 2007

EDIFICIO ALIATAR

EDIFICIO ALIATAR

En pleno centro de la capital, frente a la Iglesia de San Antón y muy cerca del Hotel Victoria, se encuentra el Edificio Aliatar.

Este singular edificio se construyó expresamente para ser una sala de cine. Fue proyectado por el arquitecto Francisco Prieto-Moreno y se inauguró en el año 1942. Es de estilo historicista y se inspira en la arquitectura local. En esa época, en la ciudad, florecía la industria cinematográfica, y aparte del cine Aliatar había tres cines más: Plaza de Toros, Coliseo Olimpia y Salón Nacional.

El Edificio Aliatar, se construyó en una parcela de 450 m2. Disponía de una amplia platea y un espacioso anfiteatro, dotados ambos de asientos confortables. Su aforo era de unas 600 personas. Las paredes se forraron de terciopelo y los suelos se cubrieron con corcho, para amortiguar el sonido. Tenía calefacción central y aire acondicionado. Prieto-Moreno construyó una bóveda estrellada, que junto con la iluminación indirecta, envolvía el interior de la sala en una atmósfera mágica, y la dotaba de gran calidad sonora. Como nota curiosa podemos señalar que los arquitectos se olvidaron de incluir la cabina de proyección, que posteriormente se embutió en el anfiteatro.

Anfiteatro - Cine Aliatar - 1942

El cine Aliatar, tuvo su época de máximo esplendor entre los años 50 y 70. Cerró sus puertas en el año 1989, y tras una profunda reforma, volvió a abrir en el año 1994, reconvertido en multicines con tres salas y varios locales comerciales en los bajos. El elemento artístico más destacado de esta intervención, fue una alegoría de la ciudad, realizada en el techo del antiguo vestíbulo por el pintor Juan Vida. En esta renovación, se limpió y pintó la fachada, se conservó la sala principal con sus palcos y se rediseñó el anfiteatro, dando lugar a dos salas más. Se conservaron las puertas de entrada y las ventanas de bronce de las taquillas.

Estuvo funcionando como cine hasta el año 2007, cuando, debido a que ya no era rentable, se clausuró. Entonces se le buscó otro uso, pero al estar su fachada catalogada, tenía muy limitadas las alternativas. Finalmente, en el año 2008 y tras una reforma, se reabrió como local de copas, conservando los techos altos y su excelente acústica, lo que lo convierte en un espacio donde se puede tanto ver actuaciones en directo, escuchar música, bailar o tener una agradable charla, todo ello conservando su aire cinematográfico. Su vestíbulo principal continúa acogiendo una firma comercial de moda que ocupa la totalidad del mismo.

El edificio Aliatar es un claro exponente de la arquitectura imperecedera, que combina lo funcional y lo estético, lo que lo convierte en un edificio peculiar y lleno de historia que merece la pena contemplar.

 Visita Salobreña

Deja una respuesta

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario