EL ALCALDE CARBONERO

EL ALCALDE CARBONERO - LA PEZA

EL ALCALDE CARBONERO – LA PEZA

¿Tienes un calendario a mano?, pues ve a buscarlo, yo mientras espero…⏳ ⏳ ⏳¿Ya?. Abre por el mes de agosto y marca en colores fosforitos el último fin de semana, escribe: IR A LA PEZA. Ese viernes y sábado se dan cita, en este pueblo accitano, cientos de personas para rememorar como los vecinos de La Peza y de otros pueblos cercanos expulsaron a las tropas napoleónicas durante la invasión francesa de 1810.

Desde 2010 la localidad de La Peza recrea un hecho heroico e histórico, protagonizado por El Alcalde Carbonero.

Es impresionante ver como un pueblo se implica en hacer este regalo a todos los que se acercan a conocer la historia. Muchos vecinos se visten de lapeceños del siglo XIX. El pueblo se llena de escenarios por los que pasarán los figurantes en busca de los franceses. Hay incluso un espacio donde van los niños para hacerse heridas ficticias, por cierto, muy bien realizadas. 

EL ALCALDE CARBONERO - LA PEZA

EL ALCALDE CARBONERO – LA PEZA

Poco antes de las 19:30, del sábado en cuestión, comienza en la plaza del pueblo, un relato que te hará sentir que has regresado al pasado. La plaza recrea el pueblo de La Peza de 1810, con diversos espacios escénicos donde se representa el colegio, la barbería, el mesón, la herrería…

Una introducción teatralizada, nos narra como las tropas francesas arrasaron con todo, y como diferentes familias de La Peza y de otros pueblos, se organizaron para revelarse contra los soldados de Napoleón. En esta primera parte se cuenta como los lapeceños fabricaron un rústico cañón, muy semejante a las bombardas del siglo XV, con el tronco de una encina, e hicieron una empalizada.

EL ALCALDE CARBONERO - LA PEZA

EL ALCALDE CARBONERO – LA PEZA

Tras la organización del pueblo, y diversos vítores en los que se escucha: “¡Viva Dios!—¡ Viva la Virgen!—¡Viva España!—¡Viva Fernando VII!—¡Muera Pepe Botellas!— ¡Mueran los franceses!—¡Muera Godinot!—¡Mueran los traidores!”, un gran gentío sale al encuentro con los franceses a la entrada de La Peza. Por el camino, los figurantes, hacen varias paradas, una delante de la iglesia, donde son bendecidos por el cura. 

EL ALCALDE CARBONERO - LA PEZA

EL ALCALDE CARBONERO – LA PEZA

Una vez llegados al principio del pueblo, unos pocos valientes coronan la fortaleza de madera, otros se montan en el cañón, colocándose el alcalde al frente del campo de batalla y dando la voz de fuego. Un intercambio ensordecedor de disparos de trabucos, por parte de los locales, y de cañonazos por el lado francés te hace sentir protagonista de la historia.

El cañón de madera reventó en un desafortunado disparo, matando tanto franceses como españoles. 

Cuenta, Pedro Antonio de Alarcón, que enterado el general Godinot de lo acaecido en La Peza, mandó a 2000 hombres a la villa para capturar a Manuel Atienza. Pero, al llegar al pueblo, los franceses, se lo encontraron desierto. Todos sus habitantes se habían refugiado en las montañas cercanas, excepto un anciano y un joven a los que cogieron prisioneros.

EL ALCALDE CARBONERO - LA PEZA

EL ALCALDE CARBONERO – LA PEZA

Cuando los franceses regresaban hacia Guadix, donde tenían su cuartel general, más de cien vecinos que todavía tenían fuerzas hicieron frente a los de Napoleón, con la intención de que los siguieran hacia una emboscada en las montañas. Sin embargo, los franceses eran más y consiguieron acorralar a Manuel Atienza, el Alcalde Carbonero, que pronunció estas palabras:

—¡Yo no me rindo!. ¡Yo soy la villa de La Peza, que muere antes de entregarse!

Y rompiendo el bastón entre sus manos, lo arrojó a los franceses, y se tiró desde un peñasco a un hondo barranco.

¡Ni tan siquiera de su cadáver logró apoderarse el enemigo!

La invasión francesa en Granada 

EL ALCALDE CARBONERO - LA PEZA

EL ALCALDE CARBONERO – LA PEZA

Desde el comienzo de la ocupación de Granada por parte de las tropas napoleónicas, en 1810, la capital se encontró aislada. Los franceses fueron incapaces de controlar los entornos rurales y se vieron hostigados por las continuas campañas de los guerrilleros locales. Recordemos, por ejemplo, a José Miguel Villalobos, y a Juan Fernández Cañas, conocido este último como “Alcalde Caridad”, que fue una auténtica pesadilla para el General Sebastiani en toda la costa granadina, parte de Almería y Málaga. 

A pesar de las acciones de castigo, los franceses nunca estuvieron seguros en los pueblos, pues los guerrilleros desaparecían y aparecían al poco tiempo, causando numerosas bajas entre los napoleónicos. 

Uno de los guerrilleros más valerosos que tuvimos en la comarca accitana fue Manuel Atienza, cuyos hechos  novelados quedaron escritos por Pedro Antonio de Alarcón  en el libro “El Alcalde Carbonero”.

EL ALCALDE CARBONERO - LA PEZA

EL ALCALDE CARBONERO – LA PEZA

El Alcalde Carbonero

Actualmente, la representación histórica que narra las acciones épicas de los vecinos de los pueblos de La Peza, y localidades próximas, es conocida como “El Alcalde Carbonero”. Sin embargo, hay que puntualizar que Pedro Antonio de Alarcón lo tituló “El Carbonero-Alcalde” y que se enmarca dentro de las “Historietas Nacionales”, diecinueve narraciones de carácter patrio de la Guerra de la Independencia.

EL ALCALDE CARBONERO - LA PEZA

EL ALCALDE CARBONERO – LA PEZA

Al parecer, el relato de Alarcón en El Carbonero-Alcalde, fue un hecho histórico que le contaron algunos de los supervivientes de la época, a mediados de los años 50 del siglo XIX. 

El Obispo Uraga, y Los Quevedo, vecinos de La Peza, y amigos del dramaturgo fueron algunos de los testigos.

Numerosos sexagenarios, entre ellos dos de los ‘Atienza’,  tuvieron la oportunidad de hablar con Pedro Antonio de Alarcón y contarle de primera mano sus vivencias y recuerdos. Pues estos eran pequeños cuando sucedió.

De esta refriega con el ejercito francés, han llegado hasta nosotros dos versiones, que aunque tengan el mismo final, la muerte voluntaria del alcalde Manuel Atienza, para no caer en manos francesas, difieren en los lugares desde los que se arrojó. Una versión dice que El Alcalde Carbonero se tiró desde el “Tajo de Bernite”, y la otra desde el “Tajo de Barruecos”. 

Sin embargo, estos pequeños detalles no deben de hacer sombra a la valentía que tuvo un pueblo al enfrentarse al ejercito invasor.

Pedro Antonio de Alarcón, nos hace la siguiente reflexión antes de comenzar el relato:

El tierno episodio que voy a referir es rigurosamente histórico, como los anteriores y como los siguientes, pero no ya sólo por la materia sino también por la forma. ‘Vivo está el que lo cuenta’, como suele decirse…”.

EL ALCALDE CARBONERO - LA PEZA

EL ALCALDE CARBONERO – LA PEZA

Poco se sabe de lo que aconteció realmente en abril de 1810, pues el archivo parroquial fue destruido. Tan solo han llegado hasta nuestros días unas reseñas en el Archivo Diocesano, que relata como los franceses entraron de forma violenta en la villa destrozando la iglesia, y cogiendo el diezmo. 

Otra de las aclaraciones que podríamos hacer es que, aunque Alarcón otorga a Manuel Atienza el cargo de alcalde en 1810, lo más probable es que este personaje no ostentara dicho cargo, y que fuera más bien un vecino que por su arrojo y carisma fue seguido por todo el pueblo, tomando el mando para luchar contra los franceses. 

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *