EL BARRANCO DE LA SANGRE Y SU LEYENDA

BARRANCO DE LA SANGRE 4

BARRANCO DE LA SANGRE 4

El pasado histórico de los pueblos granadinos constituye una estupenda fuente para alimentar cuentos y tradiciones. No queremos despedir estos días, en los que los temas de conversación han girado entorno a misterios y brujas, sin contaros la leyenda del Barranco de la Sangre.

El barranco o cañada de la Sangre, se encuentra en la Alpujarra, separando las tahas de Poqueira y Pitres. La carretera A-4132 cruza el barranco.

Leyenda del Barranco de la Sangre.

Aunque hay varias versiones de la leyenda del Barranco de la Sangre, todas cuentan, a groso modo, que en este paraje hubo “una batalla” (no se sabe bien cuál), en la que se derramó tanta sangre, por parte de ambos bandos, que el barranco se tiñó de rojo, y corrieron ríos de sangre por él. Este acontecimiento fue el que dio origen al topónimo. La leyenda ha sido recogida por los diferentes diccionarios geográficos a lo largo de la historia.

BARRANCO DE LA SANGRE 3

En el Diccionario Geográfico Histórico de España de Tomás López, escrito a finales del siglo XVIII, en la sección que habla de Carataunas, se puede leer:

El camino que llaman de la Alpujarra desde la Población de Pampaneyra, se encuentra una cañada de tierra que llaman el Barranco de la Sangre, por la mucha que allí se derramó en la Rebelión de los Moriscos.

Cuando Tomás López se refiere a Pitres, escribe:

Citando la de la conquista antes de la Rebelión, hay tradición entre estas gentes de una batalla feliz contra los Moros en el Barranco, que aun hoy llaman de la sangre, término de las Thaas de Ferreira, y Poqueira, que por entonces estaban divididas. Allí se registran hoy vestigios de las trincheras de alguno de los ejércitos, y están estos naturales en la sana creencia, de que por esta razón no corre el agua por el sitio del citado Barranco; en que se derramó tanta sangre humana; y en efecto tienen suficiente declive de las lomas colaterales para que el agua rompiese con su corriente el sitio de su curso, y no se verificase como en otros. Esto no pasa de una sencilla creencia.

Cada época fue adaptando la fábula según la ideología imperante. Por ejemplo, en los siglos XVI y XVII, tras la expulsión de los moriscos, en una sociedad dominada por el cristianismo, y donde la “limpieza de sangre” era fundamental para tener cualquier cargo público, se decía que:

 “la misericordia divina quiso que la sangre de los cristianos corriese barranco arriba, para evitar que se mezclara con la sangre sarracena, que fluía cañada abajo”.

Aquí la sangre de los mártires cristianos asciende hacia el cielo, mientras que la sangre árabe sucumbe hacia el infierno. 

Durante el siglo XIX, época dominada por el pensamiento científico, la tradición cambió.

 “la sangre derramada por los cristianos corrió por la cañada abajo según lo natural, mientras que la de los moros corrió hacia arriba”. 

Lo cierto es que, el causante del característico colorido en la cañada de la Sangre, es la abundancia de mineral de hierro, el cual se hace patente cuando las aguas de escorrentías surcan el lugar, entintando todo de vivos colores rojizos y anaranjados. Estos colores son verdaderamente llamativos en Fuente Agria (Pórtugos).

El Barranco de la Sangre es muy transitado por senderistas, y se ha convertido en un enclave privilegiado para realizar pruebas deportivas. Sin embargo, hay que tener sumo cuidado cuando se camina por allí, ya que la montaña se cobra sus tributos, de vez en cuando. El último fue en 2002, un montañero murió cuando descendía el barranco. Pero antes hubo otros. A principios del siglo XX tres cruces recordaban a las personas que, fruto de un gran temporal de nieve, perecieron el día de Navidad de 1882.

Diario Político el Balear, lunes 25 de Diciembre de 1882:

BARRANCO DE LA SANGRE 2En la Cañada de la Sangre fue arrastrada por las ventiscas un individuo llamado Morillos Ortega, quedando sepultado en la nieve; una mujer que se dirigía hacia el pueblo de Pitres, llevando en brazos una niña que a acababa de adoptar en la Inclusa de Granada, fue sorprendida en el camino por el temporal; la niña pereció helada y la mujer socorrida por unos labradores que lograron reanimarla.

Otro individuo cayó por un techado quedando medio sepultado y sin poderse mover; pero gracias a un fiel perro que atrajo la atención de algunos caminantes hacia el sitio de la desgracia, fue sacado con vida.

Pero no creas que fueron los únicos hechos luctuosos, en el lugar. Lee la siguiente noticia del Noticiero Granadino del 26 de agosto de 1906:

UN CAFRE

BARRANCO DE LA SANGREComunican de Bubión, que la noche del día 19 del corriente se desarrolló una repugnante escena en el sitio conocido por “Cañada de la Sangre”, de aquel término municipal.

Encontrosé José Aday Telles en dicho lugar, a Carmen Estévez Bolaños, a la cual requirió de amores, siendo dignamente rechazado.

No desmayó por esto el referido individuo e insistió en sus pretensiones, obteniendo resultado negativo. Decidió entonces atropellar bárbaramente a Carmen, y cómo ésta se defendiera con energía, sacó una faca y le acometió, ocasionándole heridas.

José Aday, al ver a la mujer derramando sangre, desistió de su empeño, dándose a la fuga.
Dirigióse Carmen al pueblo y dio conocimiento del hecho a las autoridades:

El cafre ha sido capturado.

Años más tarde, durante la Guerra Civil, en este barranco se enfrentaron ambos bandos, dando lugar al siguiente poema.

Si me quieres escribir
ya sabes mi paradero,
en el Barranco de la Sangre 
primera línea de fuego.

En el Barranco de la Sangre 
hay una lumbre encendida, 
para que vean los de enfrente 
donde está la artillería.

Y los de enfrente decían: 
Os tenemos que freír 
con tomatillos tempranos 
que traemos de Guadix.

 

Y yo pregunto ¿Todavía piensas que es solo una leyenda…?

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *