• Síguenos

EL EMBALSE DE CANALES Bajo sus aguas se encuentra el pueblo de Canales y parte del tranvía de la Sierra

PÚLPITO DE CANALES

PÚLPITO DE CANALES

Entre las localidades de Güéjar Sierra y Pinos Genil se encontraba, hasta hace unas décadas, el antiguo pueblo de Canales, actualmente bajo las aguas del Embalse del mismo nombre. 

Aunque este artículo sea El Embalse de Canales, quizás, por su contenido, le hubiera venido mejor algún título más largo rememorando aquellos del siglo XIX. Algo así como: “Lo que las pérfidas aguas del Embalse de Canales sepultaron. Curiosidades de un pueblo, sus gentes y el Púlpito de Canales”, pero tantas palabras no caben en el buscador 😉 .

Canales y el embalse.

El aumento poblacional que experimentó Granada en los años 70 del pasado siglo, tuvo como consecuencia el incremento de la demanda de agua. Se hizo primordial, construir más embalses que pudieran satisfacer las necesidades hídricas, tanto para el consumo humano, como para la agricultura, y que permitieran ampliar los espacios de regadío de manera significativa.

Uno de los lugares en los que se pensó para levantar una presa, que pudiera recoger y gestionar las aguas del río Genil, fue precisamente Canales, un paraje de gran belleza situado entre los tajos que fue esculpiendo el cauce del río, a lo largo de los milenios.

PUEBLO DE CANALES - AÑOS 60 DEL SIGLO XX

PUEBLO DE CANALES – AÑOS 60 DEL SIGLO XX

Canales es una localidad agrícola cuya historia se remonta a la época árabe. Pero, para poder construir la presa había que solventar un “problemilla”, por aquí pasaba el tranvía de la Sierra desde 1925, así que se hacía imprescindible su clausura. 

Los parajes más impresionantes que podían ver los viajeros del tranvía, a través de las ventanillas, se encontraban en el entorno del pueblo de Canales. Dignos de mención son el puente del Blanquillo, una de las primeras construcciones de hormigón armado realizadas en nuestro país; los túneles y arquerías sobre el paraje de los Poyos Canaleros; y la espectacular Cueva del Diablo, una gran cavidad natural por la que pasaba el tranvía. Todos estos enclaves se encuentran hoy bajo las aguas del embalse de Canales. Pero, de vez en cuando, emergen sus fantasmagóricas siluetas, para recordarnos la importancia que tiene el uso responsable de los recursos hídricos. 

EL TRANVIA A SU PASO POR CANALES

EL TRANVÍA A SU PASO POR CANALES

En 1973, el gobierno de España “propuso” el cierre del tranvía de la Sierra, por el peligro que suponía que el nuevo embalse inundara 5 kilómetros de su trazado. 

A pesar de las tibias protestas de la empresa concesionaria, FEVE (Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha), el Consejo de Ministros del 7 de diciembre de 1973 acordó el cierre de la línea. El último viaje se realizó el 19 de enero de 1974. En realidad, para los directivos de FEVE, la construcción del Embalse de Canales les supuso un alivio, pues el tranvía no era rentable y acumulaba pérdidas año tras año. 

Aunque las obras del embalse no comenzaron hasta 1974, lo cierto es, que casi dos décadas antes, en 1956, Carlos Fernández Casado, ya había realizado el anteproyecto de su construcción. Otro día hablaremos de la vida de este ingeniero de caminos, afincado en Granada, que trabó amistad con Federico García Lorca y Fernando de los Ríos.

Desde 1974 la gente de Canales se fue marchando de su pueblo, dejando atrás toda una vida llena de esperanzas. Algunos se asentaron en los barrios periféricos de Granada, puesto que las indemnizaciones por las expropiaciones eran ridículas. El 11 de octubre de 1980 salieron los tres últimos habitantes de Canales.

EL TRANVIA A SU PASO POR CANALES

EL TRANÍA A SU PASO POR CANALES

El embalse de Canales, se encuentra a más de 1000 metros de altitud. Entró en funcionamiento en 1989. Su cuenca tiene una superficie de 176 kilómetros cuadrados. Los más de 7.000 metros cúbicos de agua, que es capaz de embalsar la presa, abastecen a una población de unos 300.000 habitantes.

Tampoco hay que olvidar que poco más arriba de la presa de Canales, se instaló a principios del siglo XX, una central eléctrica. La estación transformadora, más conocida como “la fabriquilla”, contaba con un salto de agua de 104 metros que movía unas turbinas, generando así la electricidad que abastecía la Granada de aquella época. Restos de esta central se pueden ver bajo el Castillejo de Güéjar Sierra y en la cola del embalse. 

El pueblo de Canales

Canales tiene sus orígenes en la etapa musulmana. Está dominado por un gran peñón, casi cilíndrico, de 170 metros verticales, conocido como “el Púlpito de Canales”. Esta formación rocosa de colores grises y ocres, cuenta con una gran presencia de fósiles marinos. Entre ellos destacan las conchas, las algas rojas, los erizos de mar y los briozoos.

El pueblo de Canales participó en la primera sublevación de los moriscos, en 1499. Esta fue la razón de que esta alquería, se tomara militarmente y que, desde entonces, fuera regida por personas afines a la corona de Castilla. La mayoría de los antiguos pobladores se vendieron como esclavos y se repobló la zona con cristianos viejos. Las escrituras del pueblo fueron pasando de mano en mano, cada pocos años, desde Fernán Franco, en 1502, quien murió quemado en la hoguera por herejía, hasta Fernando Guzmán y Alonso de Córdoba, en 1559. El pueblo quedó bajo el dominio de los Córdoba hasta el siglo XVIII cuando pasó a manos del Marqués de Santa Cruz.

El Castillo de Canales.

EMBALSE DE CANALES - 2009

EMBALSE DE CANALES – 2009

En el peñón hubo una de las tres fortalezas que controlaban el paso por Güejar Sierra. Las otras dos fortalezas eran el Castillejo de Güejar Sierra y la Alcazaba, situada en el pueblo de Güéjar Sierra, de la que no quedan restos, y que era conocida como “El Fuerte”.

Aunque el acceso a la parte alta del Púlpito de Canales, es casi imposible, todavía son apreciables restos de muros de mampostería de la fortificación musulmana, en las caras Norte y Sureste

Parece que hubo un pasillo a media altura que rodeaba la peña, a la que se accedía a través de una rampa de madera que volaba de las paredes verticales de la roca, lo que, junto con su plataforma superior, conformaría dos niveles.

En la base de la peña por su lado Sur, se ven restos de muros de mampostería que, o bien pertenecían al destruido pueblo de Canales o eran anteriores y fueron aprovechados por sus habitantes.

La primera escalada al Púlpito de Canales.

En épocas más recientes encontramos que el Púlpito de Canales fue uno de los enclaves granadinos predilectos para la escalada en roca. 

Hacía varios siglos que había desaparecido el castillo musulmán, en el peñón de Canales, cuando dos jóvenes escaladores decidieron ascender hasta su cumbre, por la cara Sur. 

El 14 de septiembre de 1934, mismo año que se consiguió otra hazaña para el montañismo: ascender al Mulhacen en invierno, José María Collantes y José Montalvo, dos montañeros de 20 años escalaron en tan solo 45 minutos las paredes verticales del Púlpito de Canales, ante la mirada atónita de los habitantes del pueblo. Una semana más tarde José Castro y Daniel Roner repitieron la proeza en Canales.

En fin, asomarse a la presa del Embalse de Canales, es una estupenda oportunidad de recordar la historia de un pueblo sumergido bajo sus aguas.

Estado de el Embalse de Canales.


Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Una Respuesta a EL EMBALSE DE CANALES Bajo sus aguas se encuentra el pueblo de Canales y parte del tranvía de la Sierra

  1. Itziar dice:

    Esta entrada del Embalse de Canales nos ha cautivado enormemente. Gracias a todo el equipo de Rincones de Granada, por enseñarnos estos retazos de la historia de Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *