• Síguenos

EL PÓSITO DE CANILES Un inmueble municipal que espera ser rehabilitado

PÓSITO DE CANILES

PÓSITO DE CANILES

Posiblemente, a algunos de nuestros lectores del altiplano granadino, al ver el título de este artículo El Pósito de Caniles, en grande y en mayúsculas, les haya dado un vuelco el corazón y se hayan alegrado pensando que este inmueble lo han rehabilitado por fin. Pues siento decepcionaros, no es el caso. 

Para aquellos que no conozcan de que estamos hablando, comentar, antes de entrar en la historia del edificio, que el pósito de Caniles, es un inmueble municipal, abandonado y que, a pesar de los muchos proyectos que se han hecho por rehabilitarlo, ahí sigue, esperando que un alma caritativa lo salve, porque si el edificio espera la acción de cualquier partido político, creo que decidirá abandonarse a su suerte 🙁 . Pero, como Rincones de Granada, no es una web que quiera entrar en esos temas, allá vamos con el artículo de hoy. 

Los Pósitos.

Los pósitos, surgieron en el siglo XV, eran almacenes que actuaban como verdaderos bancos de cereal, utilizados por los agricultores de la localidad. Fueron construidos por iniciativa de particulares, con intenciones benéficas,  que se manifiestan como ejemplo de la “caridad feudal”.

PÓSITO DE CANILES

PÓSITO DE CANILES

Nacieron con la finalidad de almacenar el cereal y ser un reservorio, principalmente de trigo, facilitando el abastecimiento de grano durante las épocas de siembra y escasez. 

Los precios de compra-venta de grano estaban regulados, y se podían pedir préstamos, librando así a los labradores de la usura.

Los pósitos tuvieron su antecesor en la época musulmana, eran, los alholíes o alhóndigas. Las alhóndigas nacieron como casas de contratación de trigo, pero terminaron convirtiéndose en depósitos de semillas, vino, sal y toda clase de mercancías. Los pósitos, estaban destinados al almacén y compra-venta exclusivamente de granos de cereal, y eran usados solo por los agricultores de la zona.

Cuando el Reino de Granada pasó a manos cristianas, muchas de las alhóndigas se convirtieron en pósitos.

Con el tiempo, los pósitos se fueron especializando arquitectónicamente. Mediante diversos mecanismos se evitaba la excesiva humedad, la luz solar directa y se adecuaban las corrientes de aire para que no se estropeara el grano. 

El Pósito de Caniles

El Pósito de Caniles fue construido en la segunda mitad del siglo XVIII, a las afueras del pueblo, por el alarife Torcuato Ruiz Rodríguez. Su estructura se realizó íntegramente con ladrillo y mampostería.

Actualmente, el Pósito, está integrado en el casco urbano de Caniles. Presenta tres fachadas al exterior, ocupando parte de una esquina, en la confluencia de la calle Pósito y la calle Teatro. La otra fachada del inmueble, queda oculta tras un patio, en la parte posterior del edificio. 

El Pósito de Caniles es de planta rectangular, tiene 31 metros de largo por 12,50 metros de ancho, siendo su altura mayor de 11 metros. 

Propuesta de rehabilitación del Pósito de Caniles - Antonio Garcia Bueno

Propuesta de rehabilitación del Pósito de Caniles – Antonio García Bueno

El edificio se articula en dos sectores. El primero, está compuesto de un cuerpo central más elevado que el resto, donde se sitúa la portada y otros dos cuerpos inferiores a sus lados. El segundo sector, está construido con posterioridad. Se sitúa en el flanco izquierdo del inmueble. Es fácilmente identificable, pues posee una mayor altura que el cuerpo central.

El acceso principal se encuentra por la calle Pósito, y su fachada es sencilla. La puerta de acceso, está realizada de ladrillo visto. Se presenta como un arco escarzano, enmarcado en pilastras de base cuadrada. Este conjunto está rematado por un alfiz. Justo encima se sitúa una placa de mármol con el escudo borbónico, del monarca Carlos III, y un poco más arriba se abre una ventana. 

PÓSITO DE CANILES

PÓSITO DE CANILES

Al atravesar dicha puerta, se encuentra un zaguán, que conserva el suelo empedrado, y distribuye los distintos cuerpos. 

El Pósito de Caniles cuenta con tres niveles, dos de ellos sobre el suelo, y un sótano. 

El sótano, sin uso, está dividido en varias galerías o cámaras abovedadas comunicadas entre sí. Su función era la de servir de aislante de la humedad al grano almacenado. Se accede a través de una trampilla, en el suelo, que actualmente está cegada.

En la planta baja se ubican dos vestíbulos de entrada, uno para cada acceso con el que cuenta el Pósito. Además hay cuatro salas, dos escaleras por las que se sube a la planta superior, y dos aseos ocupando el hueco de una de las escaleras, que fueron construidos en el siglo XX.

Esta planta cuenta también, con una gran nave diáfana, donde se incluía una pequeña zona central dedicada a las funciones administrativas. Rodeando este cuerpo se dispondrían las naves dedicadas al almacenamiento. En la zona trasera del edificio, se situaba el patio de carga y descarga. Presenta numerosas analogías con el Pósito de Baza, hasta el punto de que algunos estudiosos plantean que ambos fuesen obra del mismo tracista.

En la planta alta se encuentran tres salas, de diferentes  tamaños.

Pósito de Caniles - Antonio Garcia Bueno

Pósito de Caniles – Antonio García Bueno

El Pósito de Caniles ha sido objeto de varias remodelaciones y utilizado con diversos fines, a lo largo de su historia. Fue primero almacén de productos agrícolas, hasta que en el siglo XIX, pasó a manos particulares, realizándose en el inmueble reformas para adaptarlo a uso residencial y de almacenaje privado. A finales del siglo XIX acogió un centro educativo de Bachillerato auspiciado por el Círculo de la Amistad. También en esa centuria, fue utilizado como teatro. Se abrió una nueva puerta en el patio trasero del pósito. Conserva una embocadura con bellas pinturas murales de Manuel Bueso.

Durante el último tercio del siglo XX, el Pósito de Caniles, se convirtió en taller textil y lugar de confección de prendas. Con este cambio de funcionalidad, el edificio sufrió más transformaciones, adaptándose al nuevo uso. En la planta baja debió de instalarse toda la maquinaria pesada. 

Esperamos que algún día, cercano si fuera posible, este histórico inmueble, el Pósito de Caniles, se recupere para el uso cultural de todos los vecinos de la localidad. 

EL PÓSITO DE CANILES Un inmueble municipal que espera ser rehabilitado
5 (100%) 4 vote[s]

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *