• Síguenos

ESCULTURA A EMILIO HERRERA LINARES Un homenaje al inventor del traje espacial

ESCULTURA A EMILIO HERRERA LINARES 01

ESCULTURA A EMILIO HERRERA LINARES

Desde el 13 de septiembre de 2018, podemos ver una nueva escultura en los paseillos universitarios, concretamente en la confluencia de la Avenida de Fuentenueva y la calle Alcalde Yoldi. Esta escultura, colocada junto a las facultades de ingeniería de la Universidad de Granada, homenajea a Emilio Herrera Linares, considerado actualmente como uno de los padres de la aeronáutica española y una de las personas más influyentes de la aeronáutica espacial de mediados del siglo XX.

La escultura de Emilio Herrera Linares, financiada por suscripción popular, fue diseñada y realizada por los artistas Balbino Montiano Benítez y Antonio Martínez Villa. La obra está realizada en bronce. Presenta, a tamaño natural, al ilustre ingeniero militar, vestido con el traje típico de aviador de las primeras décadas del siglo XX. La mano derecha se apoya en la cadera, mientras que con su mano izquierda sujeta el casco del traje de astronauta, que diseñó en los años 30 del pasado siglo. La escultura combina la faceta aérea y espacial de Emilio Herrera Linares.

Emilio Herrera Linares

Emilio Herrera Linares, nació en la calle San Isidro de la capital granadina, el 13 de febrero de 1879. Su familia era de la alta burguesía. Su padre fue un coronel de Infantería, con amplias inquietudes científicas y artísticas, tuvo incluso un laboratorio particular en su casa. Todo esto marcó tanto el carácter de Emilio como sus intereses científicos y artísticos. 

ESCULTURA A EMILIO HERRERA LINARES 02

ESCULTURA A EMILIO HERRERA LINARES

Emilio no fue a la escuela antes de los 11 años. Su padre le dio clases hasta los 8 años y posteriormente fue un profesor particular quien se encargó de su educación. 

Emilio era un niño, que con 11 años, no sabía jugar, ni se relacionaba con sus compañeros del colegio de San Pablo de Granada. 

Tras un breve paso, con 15 años, por la Universidad de Granada, ingresó en la Academia de Ingenieros Militares de Guadalajara. A los pocos meses de entrar en la Academia su padre falleció, causando en Emilio una gran transformación. Pasó de ser un niño tímido a un auténtico “trasto”. Fue una pesadilla para sus compañeros y profesores. Armaba jaleo en las clases, y se dedicaba a romper cosas y hacer bromas.

En 1901 salió de la escuela de Ingenieros con el grado de teniente. A partir de ese momento comenzó una meteórica carrera en el mundo de la aviación y la aeronáutica. 

En 1903 se incorporó a la Escuela de Aerostación, en donde participó en expediciones militares, deportivas y científicas. 

Precisamente, fue durante las ascensiones en globo, a principios del siglo XX, cuando comenzó a investigar sobre la mejor manera de hacer viajes a la estratosfera. 

A principios de la segunda década del siglo XX, Emilio Herrera se convirtió en el primer piloto español de dirigibles, y fue nombrado jefe del Aeródromo de Cuatro Vientos. 

ESCULTURA A EMILIO HERRERA LINARES 04

ESCULTURA A EMILIO HERRERA LINARES

Tras la primera Guerra Mundial, Herrera Linares creó el Laboratorio Aerodinámico de Cuatro Vientos, germen del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). Estas instalaciones contaron con un impresionante túnel aerodinámico, que llamó tanto la atención, que hasta Albert Einstein se acercó, en 1923, a Madrid para visitarlo. A partir de ese momento ambos investigadores forjaron una profunda amistad. El mismo Einstein recomendó a Herrera para ingresar en la ONU. Herrera se convirtió en consultor sobre temas de física nuclear de la UNESCO.

Emilio Herrera Linares fue un visionario. Planteó la propulsión por reacción en 1919, y predijo que tanto la propulsión por reacción como la nuclear serían una realidad en el siglo XX.

Los méritos de Herrera, en el terreno de la aeronáutica, le valieron, en 1931, el reconocimiento de la Sociedad de Naciones como experto internacional de aviación. 

A principios de los años 30 del pasado siglo, Herrera diseñó y construyó un globo que pudiera ascender hasta los 20.000 metros de altura. Quizás lo más interesante de este proyecto fue la elaboración del traje “espacial”, al que llamó escafandra estratonáutica, y que puede considerarse como el antecesor legítimo de los trajes espaciales que, tres décadas después, utilizarían estadounidenses y soviéticos en sus viajes espaciales. 

El traje espacial de Emilio Herrera Linares

El interior del traje, compuesto de varias capas, consistía en una funda hermética (probada en el baño del piso de Herrera en Sevilla). La primera capa era de lana, y cubría totalmente el cuerpo del cuello a los pies. La segunda era de caucho, material impermeable al aire, y la última capa estaba realizada de hilos de acero, placas de duraluminio y pliegues, que permitían la movilidad de cadera, hombros, codos, rodillas y dedos. 

El casco, de aluminio, similar al de los buzos, contaba con una visera con tres capas de cristal: una irrompible y otras dos con filtros infrarrojos y ultravioletas. Además disponía de micrófono, respiradores, un sistema que filtraba el dióxido de carbono, termómetros y barómetros interiores y exteriores.

El propio Emilio fue quien, en enero de 1936, llevó a cabo la ascensión en globo hasta los 20.000 metros, resultando todo un éxito. En esos años España estaba a la par de Estados Unidos y la Unión Soviética en lo que aeronáutica se refiere. 

Traje espacial de Emilio Herrera Linares

Traje espacial de Emilio Herrera Linares

El exilio de Emilio Herrera Linares

Al estallar la Guerra Civil española Emilio Herrera Linares, militar de carrera y leal a la República, decidió marcharse a Francia. Volvió a España para servir como Jefe de Servicios Técnicos y de Instrucción de las Fuerzas Aéreas de la República. Durante la contienda, Emilio viajó por las escuelas de aviación, sobre todo, por la costa levantina. Los aviones volaban de noche, y con las luces apagadas, para evitar los cazas nacionales. Emilio, aprendió el método Braille para ciegos, y leía a bordo publicaciones en ese método. 

ESCULTURA A EMILIO HERRERA LINARES 03

ESCULTURA A EMILIO HERRERA LINARES

En febrero de 1939 el piloto español, marchó a París. Allí vivió, a duras penas, de los ingresos que le reportaban sus patentes, su labor en la UNESCO, y de ser ingeniero consultor adjunto a la dirección de la Office National d’Études et de Recherches Aérospatiales (ONERA). Durante su exilio en Francia, la agencia norteamericana del espacio (NASA) le propuso trabajar en diversos proyectos espaciales, sin embargo, Emilio declinó el ofrecimiento. Según el aviador, Antonio García Borrajo, la causa del rechazo de Emilio a los americanos, fue que el piloto español pidió a la NASA que ondeara la bandera española en la Luna, pero los americanos, le dijeron que la única bandera que se plantaría en dicho satélite sería la de Estados Unidos. Al final Emilio rechazó la oferta.

Emilio además de ser un gran científico, articulista y conferenciante, fue católico convencido. Entre sus textos, menos conocidos por el público, hay varios teológicos, entre ellos se encuentra una teoría elaborada, a mediados del siglo XX, en la que intentaba probar física y matemáticamente la inmortalidad del alma.

Emilio Herrera Linares aceptó, en 1951, encargarse del Ministerio de Asuntos Militares del Gobierno de la República en el Exilio, y fue nombrado presidente del gobierno de la República en el Exilio, entre los años 1960 y 1962.

Murió en Ginebra el 13 de septiembre de 1967. Sus restos reposan, desde 1993, en el cementerio de San José de su Granada natal, sobre su tumba reza la inscripción “no lo lloréis, imitadlo”.

Dos años después de su muerte, el hombre llegó a la Luna, en el Apolo 11. Neil Armstrong se acordó de Emilio Herrera Linares, en el primer viaje a la Luna. Trajo una piedra lunar, para que se la hiciera llegar a los familiares de Herrera. Neil Armstrong dijo: “que de no ser por el invento de mi maestro nunca habría llegado a la Luna”.

Por cierto, la piedra lunar terminó en el Museo del Aire, pero en 2004 desapareció y desde entonces no se sabe nada de la piedra.

 

 

ESCULTURA A EMILIO HERRERA LINARES Un homenaje al inventor del traje espacial
5 (100%) 7 vote[s]

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *