ESCULTURA A FRANCISCO PALAU Y QUER Lleva en el barrio del Zaidín desde 2011

ESCULTURA A FRANCISCO PALAU Y QUER 2

ESCULTURA A FRANCISCO PALAU Y QUER

La escultura a Francisco Palau, está situada en una de las múltiples rotondas del barrio del Zaidín, concretamente en la que se encuentra en la confluencia de las calles Padre Francisco Palau y Quer, y Félix Rodríguez de la Fuente, frente al colegio “El Carmelo”. 

La obra escultórica, de dos metros de altura, fue realizada en bronce, por el artista granadino Antonio Martínez Villa.

Representa a un Francisco Palau y Quer, en su faceta educadora, serio, de cuerpo entero, calzando sandalias, y vistiendo el hábito de carmelita teresiano con capa.

Aparece mirando hacia el frente, sujetando con la mano izquierda un libro en alusión a su compromiso con la educación de niños y jóvenes.

La escultura se alza sobre un pedestal cúbico, rodeado de piedras. En uno de sus lados se instaló una cartela donde se puede leer, junto al escudo de la congregación, las palabras del propio Francisco Palau:

Educar en la virtud cristiana a los hombres, no solo favorece su elevación cultural, sino que contribuye a formar ciudadanos responsables de sus deberes cívicos y sociales.

Francisco Palau y Quer.

La escultura se inauguró el 29 de Noviembre de 2011, aprovechando el bicentenario del nacimiento de Francisco Palau, fundador de las Carmelitas misioneras y las Carmelitas misioneras teresianas.

Datos biográficos del Padre Palau.

ESCULTURA A FRANCISCO PALAU Y QUER

ESCULTURA A FRANCISCO PALAU Y QUER

Francisco Palau y Quer nació el 29 de diciembre de 1811, en Aitona, un pequeño pueblo de Lérida. Era el séptimo hijo de una amplia familia de nueve hermanos. Con apenas 13 años se trasladó junto con su hermana Rosa y el marido de esta, a Lérida. Entró en el Seminario donde estudió filosofía y teología. 

Al terminar los estudios de seminarista, se ordenó sacerdote, y entró a formar parte, en 1832, de la congregación de los Carmelitas Descalzos en Barcelona. 

Eran tiempos convulsos para los religiosos. Su convento fue incendiado por los republicanos, en el verano de 1835. Se refugió en casa de unos vecinos pero fue apresado y llevado a la cárcel. 

La exclaustración de los conventos españoles y las leyes desamortizadoras le obligaron, cuando contaba con apenas 25 años, a regresar a casa de sus padres, en Aitona. Allí ayudó en las faenas agrícolas de la casa, y en la parroquia de la localidad. 

En 1840 traspasó la frontera y marchó a Francia, donde ejerció el apostolado, primero entre los refugiados españoles y posteriormente entre los franceses. Durante el tiempo que estuvo en Francia, 11 años, recorrió el país, buscando y amando la Belleza. 

Gracias a un nuevo Concordato entre el estado y los religiosos, Francisco Palau, pudo regresar a España, en 1851. 

Su vocación siempre estuvo encaminada hacia la formación religiosa de sus congéneres y a ayudar a las clases sociales más desfavorecidas. Fundó en Barcelona la “Escuela de la Virtud”. Esta Escuela se convirtió en un modelo de enseñanza de la catequesis. Ello le trajo más de una crítica. Unos decían que parecía un santo, otros que era un intruso, y hubo, hasta quienes lo tacharon de hereje.

ESCULTURA A FRANCISCO PALAU

ESCULTURA A FRANCISCO PALAU

El impacto de la obra en los medios culturales, religiosos, políticos y sociales, levantó sospechas entre los poderes fácticos, y fue desterrado a Ibiza.

La reina Isabel II de España intervino para que el Padre Palau regresara a la península, a finales de 1860. No obstante, fue objeto de varias denuncias y juicios por las numerosas curaciones que realizaba sin ser facultativo. En varias ocasiones practicó los exorcismos, con cierto éxito. Esto hizo que viajara a Roma a ver al Papa. 

En 1870 fue de nuevo detenido y procesado. Esta vez fue absuelto, pero las autoridades eclesiásticas le exigieron que dejara la tarea del exorcistado.

Dos años más tarde, Francisco Palau, erigió un Hospital dedicado únicamente a la asistencia material y espiritual de gente abandonada y marginada de la sociedad. Pero, otra vez, las fuerzas anticlericales y republicanas de Barcelona, consiguieron la ruina del Hospital y el encarcelamiento de su fundador.

El 20 de marzo de 1872, a los 61 años de edad, Francisco Palau y Quer falleció víctima de la enfermedad de la peste.

En 1988 fue beatificado y su fiesta se celebra cada 7 de noviembre.

Sobre el artista Antonio Martínez Villa.

Martínez Villa es Licenciado y Doctor en Bellas Artes por la Universidad de Granada. Especialista en artes Plásticas, Escultura y Restauración escultórica e imaginería. Desde 1996 es Profesor Titular de la Universidad de Granada e imparte docencia en la especialidad de escultura.

Entre sus obras públicas más destacadas se encuentra la Escultura de Federico García Lorca, que preside la plaza de Fuentevaqueros. Es coautor de la escultura que homenajea a Emilio Herrera Linares, situada en los pasillos universitarios.

Cuenta con otras obras de carácter religioso en Granada: dos esculturas a San Juan de la Cruz. Una de ellas se encuentra en la casa de los Padres Carmelitas y la otra en el Carmen de los Mártires. Además este artista ha participado en la restauración de tallas procesionales de la ciudad de Murcia.

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Una Respuesta a ESCULTURA A FRANCISCO PALAU Y QUER Lleva en el barrio del Zaidín desde 2011

  1. Yolanda dice:

    Gracias Carlos, por estos paseos que nos acerca, cada día más, a nuestra querida Granada, y a todos aquellos que queremos 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *