• Síguenos

FÁBRICA DE ABONOS CARRILLO Comenzó su andadura en 1903, con el nombre de “Carrillo y Compañía”.

FÁBRICA DE ABONOS CARRILLO 3

FÁBRICA DE ABONOS CARRILLO – Foto: David Arredondo Garrido – Alberto García Moreno

El desarrollo económico de Granada desde finales del siglo XIX, se produjo, en gran medida, gracias a las fábricas azucareras que se levantaron en el cinturón de la capital. Hoy en día, todavía quedan restos de esa arquitectura fabril, siendo sus torres los elementos más vistosos. Pero, la industria azucarera trajo aparejada el progreso de otras actividades, entre ellas, las fábricas de abonos químicos. 

Los abonos de origen químico supusieron una importante renovación en la agricultura tradicional, sobre todo de la remolacha, favoreciendo los cultivos en zonas no especialmente fértiles. 

Los superfosfatos de cal, son potentes fertilizantes, muy demandados a principios del siglo XX, en la agricultura granadina. Se obtiene a partir del ácido sulfúrico. Ácido que se producía mediante el quemado de la pirita, llegada, en este caso, de las minas de Huelva. 

La fabricación de los superfosfatos se llevaba a cabo en las llamadas Cuevas, mezclando el ácido sulfúrico con el fosfato importado desde el antiguo Sáhara español y de Marruecos a través del puerto de Motril.

En Andalucía se establecieron varias industrias de gran importancia, tanto desde el punto de vista económico como del arquitectónico. En Granada todavía quedan vestigios de la fábrica de superfosfatos, abonos y productos químicos Carrillo S.A..

Fábrica de abonos Carrillo.

La fábrica de abonos Carrillo comenzó su andadura en 1903, con el nombre de “Carrillo y Compañía”. Se situó junto a la línea ferroviaria de Atarfe. El solar de grandes dimensiones está delimitado, al Este por el camino del Molino Alto, al Oeste por la carretera de Atarfe, y al Norte por el ferrocarril.

Son numerosos los anuncios que encontramos en los diarios de la época. Os dejamos un par de ellos que aparecen en el Periódico La Publicidad de 1905, y 1910. 

Carrillo y Compañía - 1905 -1910

Carrillo y Compañía – 1905 -1910

Como podemos ver, esta industria elaboraba, desde principios del siglo XX, en la fábrica de Atarfe: superfosfatos de todas graduaciones, Sulfato de amoniaco, Nitrato de sosa, Sulfato de Potasa, Cloruro de potasa, Sulfato de hierro y escorias. También contaban con un almacén en Granada, concretamente en la Calle Alhóndiga números 11 y 13. Tenía, además, depósitos en Almería, Málaga, y Motril. 

A finales del año de 1920, José Carrillo de Albornoz, fue quien convirtió “Carrillo y Compañía” en la empresa “Carrillo S.A.”. Los estatutos de la sociedad anónima fueron registrados el 6 de diciembre, de ese mismo año, ante el notario D. Federico Fernández Ruiz. Su capital social ascendía a 3.000.000 de pesetas (3.000 acciones de 1.000 pesetas cada una). Un año más tarde se realizó una emisión de cuatro millones de pesetas, en ocho mil obligaciones hipotecarias al portador, de 500 pesetas cada una. Esto le daba a la fábrica de abonos Carrillo, una gran importancia en el tejido productivo andaluz del momento.

El cambio no solo supuso la organización del capital de la empresa, sino que también llevó aparejado la creación de las naves fabriles, que han quedado como únicos testigos de una floreciente industrialización, y que estuvieron funcionando de manera interrumpida hasta su cierre, en 1989.

PLANO - FÁBRICA DE ABONOS CARRILLO

PLANO – FÁBRICA DE ABONOS CARRILLO

La fábrica de superfosfatos, abonos y productos químicos Carrillo S.A. se compone de dos grupos de edificios, uno construido en 1920 y el otro en 1940, ambos realizados según el proyecto del ingeniero Ángel Fábregas. Cada uno de ellos tenía su tarea específica. 

Su estructura corresponde a la tipología arquitectónica de fábrica de pisos dividida en dos plantas de alzada, y construida con ladrillo visto. Las cubiertas son a dos aguas, que están realizadas por una estructura metálica y protegidas con chapas de uralita.

Una nave principal, de grandes dimensiones, para la cámara de plomo, Gay-Lusac, torres de Glover y enfriadores, y una nave secundaria, de menor tamaño, donde se situaba el horno de tostación de pirita. Las grandes naves son de fábrica de ladrillo en celosía, muy liviana y ventilada, que facilitaba la salida de los gases. 

El conjunto de 1920

FÁBRICA DE ABONOS CARRILLO - Foto: David Arredondo Garrido - Alberto García Moreno

FÁBRICA DE ABONOS CARRILLO – Foto: David Arredondo Garrido – Alberto García Moreno

El edificio principal está situado a 75 metros del trazado del ferrocarril, y orientado perpendicular a éste. El edificio de dos naves, de planta rectangular están adosadas una a la otra. Cada una tienen unas dimensiones aproximadas de 8,5 metros de ancho por 44 metros de largo. 

La fachada longitudinal está compuesta de 13 módulos separados por pilastras lisas. Cada modulo se encuentra dividido en tres tramos horizontales. 

En el interior de estas dos naves adosadas, destaca una estructura de hormigón armado situada en el fondo Noreste. Construida para soportar las grandes cargas y tensiones de la maquinaria alojada en la nave. Se conservan restos de la cámara de plomo.

El conjunto de 1940

Junto a la nave secundaria anterior, se sitúa este conjunto de dos naves adosadas, fruto de la ampliación que se realizó en 1940.

Ambas naves se disponen perpendiculares a las vías del ferrocarril y siguen el mismo esquema compositivo anterior, salvo que esta no dispone de ventanas en los vanos, sino que se cierran con celosía de ladrillo visto.

FÁBRICA DE ABONOS CARRILLO - Foto: David Arredondo Garrido – Alberto García Moreno

FÁBRICA DE ABONOS CARRILLO – Foto: David Arredondo Garrido – Alberto García Moreno

La cercanía de la fábrica a Atarfe, fue un excelente impulsor económico de la localidad, pues mucha de la mano de obra de era local.

La fábrica contaba con un apeadero exclusivo para la carga y descarga de mercancías, tanto de las materias primas como de productos elaborados.

Hubo un tiempo en el que la producción de fosfatados era tan grande, que los excedentes, se vendían a la Empresa Nacional de Pólvoras de Santa Bárbara, en El Fargue.

Actualmente la Fábrica de abonos Carrillo. pertenece a Fertisac, S.L, una empresa dedicada, también, a la elaboración de abonos.

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *