• Síguenos

FÁBRICA DE TEJIDOS SAN PATRICIO Fundada a finales del siglo XIX

FÁBRICA DE TEJIDOS SAN PATRICIO

FÁBRICA DE TEJIDOS SAN PATRICIO

No dejamos todavía, la ribera del Genil. Justo detrás de la escultura que homenajea a las víctimas de la riada de 1968, podemos ver un edificio neomudéjar. Se trata de la fábrica de hilados y tejidos “San Patricio”. Este inmueble, actualmente, alberga las oficinas de GEGSA.

Fábrica de tejidos e hilados San Patricio

La fábrica de tejidos e hilados San Patricio fue fundada, en torno a 1875, por Patricio García Muro.

D. Patricio era natural del pueblo riojano de Villoslada de Cameros. Allí aprendió la profesión textil, pues es un pueblo con una arraigada tradición ovina. La venta de lana fina y la fabricación de paños eran dos de los motores económicos más importantes de la comarca. 

Patricio García Muro, erigió su fábrica de hilaturas, tejidos y lanas, en el cauce de la acequia de los Catalanes. Recordemos que para tratar, limpiar y tintar las materias primas, se necesitaba un importante caudal de agua. La fuerza motriz de la acequia se utilizaba también para mover la maquinaria.

En la fábrica de tejidos “San Patricio”, elaboraban desde sacos industriales y filtros para las fábricas de azúcar, hasta tapices y alfombras de estilo árabe. 

En el número 39, de la calle Alhóndiga, se instaló un despacho de telas, donde  se vendía lo que se elaboraba en la fábrica.

Patricio García, fue un miembro activo de la sociedad granadina. Fue vocal de la Cámara de Comercio de Granada, durante varios años. También perteneció a la Real Maestranza de Caballería de Granada.

FÁBRICA DE TEJIDOS SAN PATRICIO - PRINCIPIOS SIGLO XX

FÁBRICA DE TEJIDOS SAN PATRICIO – PRINCIPIOS SIGLO XX

El edificio construido a finales del siglo XIX, es de estilo neomudéjar, su autoría, por ahora, la desconocemos. Está fabricado en ladrillo y mampostería. Su planta es rectangular con dos cuerpos de alzada. Cuenta con un sótano, que se ha creado aprovechando el desnivel que presenta la calle. El inmueble se cubre con tejado a dos aguas.

En el interior, de la planta inferior, destacan los pilares de fundición que soportan una gran viga central, y otras perpendiculares. La segunda planta se cubre con cubierta de madera de par-hilera. 

La fachada principal está dispuesta en tres alturas separadas por amplios perfiles. 

En el centro de la planta baja se encuentra la puerta de acceso. Está constituida por un gran arco de herradura enmarcado por alfiz y azulejo en las albanegas. A ambos lados se abren dos ventanas con el mismo tipo de arco y decoración que la puerta. 

El segundo cuerpo repite el esquema del inferior, pero esta vez centrado por un balcón con arcos geminados. Se remata la fachada con un frontón triangular almenado. En el tímpano hay dos pequeñas ventanas con celosías.

Próxima a la fábrica, se construyó una colonia donde vivían las trabajadoras. Hay que reseñar que la mano de obra, en las fábricas textiles, era mayoritariamente femenina, y así se aprecia en la imagen de 1933.

Cuando Patricio García Muro se jubiló, la fábrica de tejidos “San Patricio” pasó a manos de su sobrino, Cecilio Carnicero Garcia, oriundo también del pueblo riojano de Villoslada de Cameros.

El periodista, Domingo Orellana, escribió sobre la fábrica de San Patricio, el 24 de diciembre de 1933: 

SOBRINO DE

Patricio García Muro.

GRANADA

FÁBRICA DE TEJIDOS SAN PATRICIO - 1933

FÁBRICA DE TEJIDOS SAN PATRICIO – 1933

Esta fábrica de tejidos sostiene en épocas buenas a cien familias, y en ésta, de crisis general, a cincuenta. Situada en la ribera del Genil, forma una colonia con sus operarios, disfrutando de vivienda las familias de los mismos.

Don Cecilio Carnicero, dueño actual de los negocios, sigue rindiendo a su tío, D. Patricio, el tributo de la gratitud, al continuar con el nombre del fundador la razón social de los negocios.

Fabrícanse telas especiales para los filtros de las fábricas de azúcar, tanto de caña como de remolacha; saqueros, driles, turquesitas, lonas, cortinas y pateties, y actualmente ha montado D. Cecilio una sección de tapices, cortinajes y alfombras estilo árabe y alpujarreños, de cuyos trabajos publicamos al pie uno de los modelos.

Al hablarnos el Sr. Carnicero de su tío se desborda en elogios y nos refiere que fue éste el primero que, en Motril, sembró el algodón y que han utilizado el de Sevilla, cuya fibra es tan larga, que ofrecía dificultades y tenían que hilarlo en Inglaterra. 

El prestigio de su fábrica es tan acrisolado, que no sólo vende a toda España, sino en el Brasil, donde cuenta con clientela excelente.

Las fábricas de azúcar, tanto de caña como de remolacha, prefieren la tela de filtros que fabrica esta casa, por ser la de resultado más satisfactorio.

Esta fábrica de tejidos ha logrado, en los sesenta años que cuenta de existencia, colocarse a la cabeza de todas las de la zona. De la cortesía y amabilidad con que fuimos atendidos por D. Cecilio Carnicero conservamos vivo agradecimiento.

A finales de los años 70 del siglo XX cerró la fábrica de San Patricio. En los años 80 el inmueble pasó a manos del ayuntamiento, y fue reformado en 1998. El arquitecto Federico Salmerón Escobar, fue el encargado de la rehabilitación del inmueble, quien respetó el cerramiento exterior y los pilares de fundición. En estas reformas se repusieron las cubiertas de madera, el suelo y la carpintería. 

La antigua fábrica de San Patricio, se convirtió en el centro del Instituto Municipal de Formación y Empleo (IMFE), y tras el cierre de la institución, se instalaron en el edificio, las oficinas de GEGSA, y de la asociación de vecinos de la zona.

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *