IGLESIA DE LA ENCARNACIÓN – COLOMERA Levantada en el siglo XVI sobre la antigua mezquita.

IGLESIA Y TRAS ELLA EL CASTILLO DE COLOMERA

IGLESIA Y TRAS ELLA EL CASTILLO DE COLOMERA

Junto a los restos del castillo de Colomera se alza, desde el siglo XVI, la iglesia de la Encarnación, un templo que conjuga elementos góticos, mudéjares y clasicistas.

Con la rendición musulmana del pueblo de Colomera a las tropas cristianas, comenzó la nueva etapa de la villa. Los Reyes Católicos nombraron al caballero Fernán Álvarez, proveniente de Alcalá la Real, como nuevo alcaide de la ciudad. Asimismo, los monarcas mandaron que se erigiera una iglesia para el culto cristiano en el pueblo, a la vez que fundaron los templos de las villas de Íllora, Montefrío, Moclín y Colomera, a los cuales la Reina Isabel proveyó de cálices, cruces de plata, libros y otras cosas necesarias para el culto. 

En Colomera, se erigió como parroquia cristiana la antigua mezquita nazarí del pueblo, situada justo en el recinto exterior del Castillo. 

Durante los primeros años de la nueva etapa castellana, la mezquita apenas sufrió transformaciones, más bien hubo una adecuación del espacio, adaptándose a los rituales de la liturgia cristiana.

Con la instauración de las Siete villas de Montefrío, Illora, Moclín, Colomera, Iznalloz, Montejícar y Guadahortuna, como el granero de Granada, se liberaron importantes cantidades de dinero para construir entre otros inmuebles nuevas y grandes iglesias.

A principios del siglo XVI se derribó la mezquita y se comenzó a levantar la iglesia de la Encarnación de Colomera.

IGLESIA DE LA ENCARNACIÓN - COLOMERA

IGLESIA DE LA ENCARNACIÓN – COLOMERA

Gómez Moreno en su libro “Las iglesias de las siete villas” cuenta que en 1506, ya se estaba trabajando en la obra de la iglesia.

Al igual que ocurriera con otros templos de lasSiete Villas”, en este de Colomera, Diego de Siloé jugó un importante papel en su rediseño, pues cuando Siloé visitó la Comarca de los Montes, en 1541, la construcción de la iglesia de Colomera ya estaba bastante avanzada. El arquitecto Juan de Marquina también participó en la traza de la iglesia. El día 14 de septiembre de 1.560 fue consagrada por el excelentísimo Sr. Arzobispo de Granada, con la asistencia de los Obispos de Guadix, Baza, Baeza y el clero parroquial.

La iglesia de Colomera está realizada de cantería de excelente calidad. Las piedras eran llevadas desde las canteras de la comarca hasta la villa, mediante carretas de dos bueyes y cinco hombres. Entre los canteros que trabajaron en el templo hemos de destacar la labor de Juan de Mazas, quien realizó entre otras partes del templo, tres arcos y el cuerpo de la nave lateral izquierda, situada a la entrada de la Iglesia. También la del cantero sacador, Sebastián Gallego, que extrajo de las canteras el material necesario para hacer las columnas, las basas, los capiteles y los sillares para las esquinas, y para la torre. 

La iglesia de la Encarnación de Colomera, es de planta rectangular con crucero, y tres naves separadas mediante esbeltas columnas dóricas. Sobre ellas descansan arcos de medio punto con molduras. Las columnas de la cabecera del templo son grandes pilastras corintias, con capiteles decorados. 

La iglesia tiene capillas laterales en el lado de la portada principal, cubiertas con bóveda de cañón.

PORTADA LATERAL - IGLESIA DE LA ENCARNACIÓN - COLOMERA

PORTADA LATERAL – IGLESIA DE LA ENCARNACIÓN – COLOMERA

La nave central se cubre con un extraordinario artesonado realizado por el carpintero Alonso Hernández, de estilo mudéjar, con tirantes, y decorado con lacería de piñas de mocárabes y pinturas platerescas, realizadas por Miguel de Quintana. Mientras que la cabecera poligonal y el presbiterio están cubiertos con una bóveda de crucería.

La iglesia de la Encarnación de Colomera contó en su interior con magníficos retablos según cuenta Gómez Moreno, destacando el de la cabecera realizado en 1572, atribuido a Asensio de Maeda. Todos los retablos fueron destruidos en la Guerra Civil.

En su interior se encuentran otros elementos de gran valor que merece la pena destacar, como la pila bautismal, y una pintura de la Virgen de Belén, atribuida a Alonso Cano.

La torre se sitúa a los pies del templo, es renacentista de gran belleza y sobriedad. Se presenta con cuatro cuerpos de alzada separados por cornisas. El último corresponde al campanario, coronado por un tejado a cuatro aguas. En el campanario se disponen arcos pareados, separados por pilastras.

La iglesia cuenta con dos portadas. A los pies del templo una muy sencilla, que consta de un arco de medio punto sobre pilastras de base cuadrada. Encima del arco se sitúa un ventanuco circular.

La otra portada está en el lateral derecho y es más elaborada. Consta de un arco de medio punto enmarcado entre medias columnas corintias de fuste estriado. Tiene entablamento con friso con adornos platerescos. Sobre la cornisa se alza un frontón triangular, que muestra una destacada decoración plateresca. Esta portada incluye medallones con cabezas de santos en las enjutas, el escudo del arzobispo Fernando Niño de Guevara en el tímpano, y otro medallón      superior con la Virgen y el niño sostenido por ángeles.

La iglesia de la Encarnación de Colomera fue declarada Bien de Interés cultural (B.I.C.) el día 2 de Abril de 1980.

 

Deja una respuesta

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario