IGLESIA DE SAN ANTONIO – MONTEFRÍO

IGLESIA DE SAN ANTONIO - MONTEFRÍO

IGLESIA DE SAN ANTONIO – MONTEFRÍO

La Iglesia de San Antonio de Montefrío, es lo único que queda del suprimido convento franciscano que se levantó a las afueras de la Villa, en el siglo XVI, y que tuvo continuidad hasta mediados del siglo XIX.

Tras la toma de la Granada musulmana, por parte de las tropas castellanas, comenzó la evangelización y el control del territorio conquistado. Uno de los mecanismos que se llevaron a cabo, para asegurar dicho fin, fue el asentamiento de monjes a lo largo y ancho del reino de Granada.

Recordemos que las órdenes religiosas tenían, entre otras funciones, la de evangelizar y cobrar ciertos impuestos.

En 1495 la orden de monjes franciscanos ya tenía su fundación en Granada, concretamente en la Alhambra.

En 1501 se fundó mediante una Real Cédula, el monasterio de franciscanas observantes de Santa Isabel la Real de Granada. A esta orden, los Reyes Católicos concedieron, para su mantenimiento, 500 fanegas de tierra de pan (tierras de cereales) repartidas entre las villas de Íllora, Montefrío, Moclín y Colomera. Esta concesión fue revalidada posteriormente por Felipe II, en 1562.

VISTAS DE MONTEFRÍO DESDE LA IGLESIA DE SAN ANTONIO

VISTAS DE MONTEFRÍO DESDE LA IGLESIA DE SAN ANTONIO

En Montefrío, la orden franciscana, poseía una de las fincas más grandes de la provincia, con 250 fanegas de tierra de cultivo. Las fincas rústicas, que estuvieron a manos de las religiosas hasta mediados del siglo XIX, salieron a subasta con la desamortización de los bienes eclesiásticos, en tiempos del primer ministro Mendizábal. 

Durante los siglos XVI y XVII la ocupación urbana en Montefrío fue cambiando. La población se trasladó, poco a poco, desde la zona del castillo a los barrios del Arrabal, Erillas y Solana, extendiéndose hasta los caminos que unían Montefrío con Íllora y Alcalá la Real, a los pies de los cerros de la Villa y del Calvario. Surgió, entonces, la necesidad de levantar un nuevo templo, que se materializó, a finales del siglo XVIII, con la construcción de la iglesia de la Encarnación. Mientras tanto, las necesidades religiosas de la población serían suplidas por el convento franciscano de San Antonio.

Convento franciscano de San Antonio.

PUERTA DEL CONVENTO DE SAN ANTONIO - MONTEFRÍO

PUERTA DEL CONVENTO DE SAN ANTONIO – MONTEFRÍO

El convento de San Antonio se levantó a extramuros de la ciudad, a mediados del siglo XVI, sobre el cerro del Calvario, en el barrio de la Fuente de Íllora. Su origen pudo estar en el hospicio que los franciscanos habían puesto en marcha, años atrás, en la villa de Montefrío. 

Al igual que otros conventos franciscanos, este de Montefrío, contaba con un claustro que fue el centro de todo el conjunto monástico, situándose la iglesia en uno de sus laterales. El convento se completaba con una extensa huerta, hoy llamada de la Capellanía.

El convento de San Antonio de Montefrío tuvo una primera iglesia. De ella no han quedado documentos históricos, pero sí algunos restos que aparecieron durante las obras de rehabilitación, en 2007.  La iglesia se situaría en el lateral izquierdo de la fachada principal, tendría una sola nave y cabecera de un solo ábside, sin transepto acusado.

Descripción de la Iglesia de San Antonio de Montefrío.

PLANTA IGLESIA DE SAN ANTONIO DE MONTEFRÍO

PLANTA – IGLESIA DE SAN ANTONIO DE MONTEFRÍO

La nueva Iglesia de San Antonio, es de estilo barroco, y según el archivo de protocolos de Montefrío, se comenzó a construir en 1717, quizás utilizando parte de la iglesia primigenia. Se terminó de edificar en 1763.

La planta del templo es rectangular de cruz latina, de una sola nave, con dos capillas laterales a cada lado y coro a los pies. 

La nave central y los brazos del crucero están cubiertos con bóvedas de medio cañón con lunetos. 

En el crucero se levanta sobre pechinas una cúpula con tambor, decorada con nervios y círculos.

La capilla mayor es rectangular. Está diferenciada de la nave por un arco toral. Además está elevada del nivel de la nave, mediante una escalinata de cuatro peldaños. 

En los laterales de la capilla mayor, hay dispuestos en alto dos balcones (uno a cada lado), a modo de palco, que permitirían a las familias fundadoras del templo, asistir a misa en una posición privilegiada.

FACHADA - IGLESIA DE SAN ANTONIO - MONTEFRÍO

FACHADA – IGLESIA DE SAN ANTONIO – MONTEFRÍO

El coro se encuentra en alto, a los pies de la cruz latina. Se levanta sobre un arco de medio punto rebajado. Está decorado con escayola a base de hojas de acanto, bustos, y escudos.

En torno a 1759 el escultor Blas Moreno realizó el primer retablo de la nueva iglesia de San Antonio de Montefrío. También elaboró las esculturas de San Juan Bautista, Santa Isabel, San Francisco de Asís y San Antonio de Padua. El retablo se perdió en la Guerra Civil y solo queda el frontal del altar.

Entre las tallas que podemos ver, en el interior de la iglesia, se encuentra la del Señor de la Caridad y la Paciencia, una obra del siglo XVII, restaurada tras la Guerra Civil.

La portada y el campanario son dos de los elementos más representativos de este templo montefrieño. También destacan del exterior de la iglesia los contrafuertes en los laterales, y el tambor que se eleva sobre el crucero.

2º CUERPO DE LA PORTADA - IGLESIA DE SAN ANTONIO - MONTEFRÍO

2º CUERPO DE LA PORTADA – IGLESIA DE SAN ANTONIO – MONTEFRÍO

La torre campanario es robusta. Consta de tres cuerpos separados por cornisas, siendo el último el cuerpo de campanas, rematado por un chapitel de cerámicas vidriadas.

La fachada principal, a los pies del templo, está dominada por una espectacular portada de tres cuerpos.

  • El cuerpo inferior es un arco de medio punto decorado con cordón franciscano. En su clave se encuentra el escudo de la orden. Todo este espacio queda enmarcado por columnas adosadas y elevadas sobre plinto. El entablamento presenta un friso decorado con triglifos y rosetones 
  • El segundo cuerpo cuenta con una gran ventana rectangular, decorada con guirnaldas, escudos y ángeles. A cada lado de la ventana hay dos cartelas donde se puede leer: AÑO / DE 1744. Todo el conjunto queda encuadrado por columnas salomónicas y entablamento con cornisa.
  • El tercer cuerpo es el que remata el conjunto. Está centrado por una hornacina, terminada en forma de venera, que alberga una imagen de San Antonio. Corona este conjunto un frontón triangular partido, en cuyo centro hay una cruz.
HORNACINA- IGLESIA DE SAN ANTONIO - MONTEFRÍO

HORNACINA- IGLESIA DE SAN ANTONIO – MONTEFRÍO

Tras la Desamortización de Mendizabal, y la expropiación de los bienes de la iglesia, las propiedades del convento pasaron a manos privadas. El claustro del convento de San Antonio se convirtió en fábrica de harinas, hecho que hizo que se conozca a este edificio como “la Panera” o “La Máquina”.

Los vecinos de Montefrío, cuentan entre sus tradiciones la de llevar, cada 4 mayo, roscas de pan a la Iglesia de San Antonio.  Allí son bendecidas ante el Cristo de la Caridad y la Paciencia, conocido en Montefrío como “el Cristo de los Pobres” o “el Señor de las Roscas”. Posteriormente se realiza una procesión por los alrededores del templo.

Bibliografía Principal:

  • El Convento de San Antonio de Montefrio y otras Manifestaciones del barroco granadino – Autora: Carmen Eisman Lasaga
  • El convento de San Antonio, Montefrío (Granada). Estudio histórico-arqueológico a partir del análisis de las estructuras emergentes – Autores: Rafael J. Pedregosa Megías y Antonio Martínez Novillo Moya

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *