• Síguenos

IGLESIA DE SANTA ANA – CÁDIAR Punto de encuentro de los vecinos de la localidad

IGLESIA DE SANTA ANA - CÁDIAR

IGLESIA DE SANTA ANA – CÁDIAR

Uno de los lugares de encuentro de los vecinos de Cádiar, es, sin duda, la Iglesia de Santa Ana y sus alrededores, con su curiosa Fuente del Vino, como protagonista de diversas actividades festivas. 

Tras la conquista castellana, por parte de los Reyes Católicos, los moriscos se refugiaron en la Alpujarra. Allí pudieron mantener parcialmente sus costumbres. 

En el año 1500, tras las primeras revueltas protagonizadas por los moriscos, estos, fueron obligados a ser bautizados, en la fe católica, si querían quedarse en tierras castellanas. Es en ese momento cuando se erigen las mezquitas como templos, para el culto cristiano. Poco después, en esos lugares se levantaron las iglesias. 

En las segundas revueltas de los moriscos, en 1568, los templos sufrieron incendios, y saqueos.

Gracias a que la cubierta de la Iglesia de Cádiar se construyó con una bóveda de medio cañón, y no de madera, como era costumbre en la época, pudo salvarse de la quema. 

NAVE CENTRAL - IGLESIA DE SANTA ANA - CÁDIAR

NAVE CENTRAL – IGLESIA DE SANTA ANA – CÁDIAR

En las crónicas del 24 de diciembre de 1568, se puede leer como los monfíes, (asaltantes y saqueadores moriscos) con un pequeño destacamento de soldados, llegaron a Cádiar y se sublevaron en masa, saqueando la iglesia y las casas de los cristianos, matándolos a todos salvajemente. 

 Pero quizás lo más curioso es el siguiente relato, donde cuentan que, tras los saqueos, los pocos cristianos que quedaron vivos, fueron introducidos en la iglesia intentando que se convirtieran a la religión musulmana.

Luego corrieron a las casas de los Christianos que moraban en el lugar, y no con menor codicia que ira las saquearon, y prendiéndolos los metieron en la iglesia: con gente de guardia, y allí los tuvieron algunos días predicándoles su secta, y amonestándoles que se volviesen Moros.

Iglesia de Santa Ana de Cádiar

La Iglesia de Santa Ana es de estilo renacentista, con clara influencia de estilos anteriores. Se levantó entre los años 1562 y 1566. En su construcción intervinieron los maestros Pedro Bonilla, cantero, Cristóbal Ayllón, carpintero, y Diego López, albañil. 

La Iglesia de Santa Ana de Cádiar está realizada con mampostería, y sus esquinas reforzadas con sillares. El templo tiene planta de cruz latina, y cuenta con una sola nave, con capilla mayor diferenciada tras un arco toral de medio punto. No cuenta con capillas laterales. 

El exterior se caracteriza por su gran sobriedad, carente de decoración. A ambos lados del exterior de la nave presenta contrafuertes.

DOS NAVES DEL CRUCERO - IGLESIA DE SANTA ANA - CÁDIAR

DOS NAVES DEL CRUCERO – IGLESIA DE SANTA ANA – CÁDIAR

La fachada principal se sitúa a los pies del templo. Consta de dos cuerpos de alzada. El inferior, constituido por la portada, un sencillo arco de medio punto realizado en sillería, y un vano bocinado en forma de arco de medio punto, encima de la portada, le dan luz al templo. Un segundo cuerpo, realizado de cajones de mampostería y ladrillos, se alza sobre una prominente cornisa. En el centro de este cuerpo superior, se abre un óculo. Como coronación cuenta con un frontis triangular. 

La torre se levanta en el lateral izquierdo de la cabecera del templo. Es de base cuadrada con tres cuerpos de alzada. El último es el de campanas, donde se abre un vano de medio punto en cada lateral, que cobijan las campanas.

ALTAR MAYOR - IGLESIA DE SANTA ANA - CÁDIAR

ALTAR MAYOR – IGLESIA DE SANTA ANA – CÁDIAR

Al atravesar la portada, se accede al interior del templo. La nave central se divide en cinco tramos, separados por cuatro arcos de medio punto, que descansan en pilastras de base cuadrada. La nave central se cubre con una bóveda de cañón al igual que el altar y los brazos del crucero, mientras que la capilla mayor se cubre con una bóveda de arista con nervios en el crucero.

La Iglesia de Santa Ana de Cádiar ha sufrido diferentes saqueos, y destrucciones a lo largo de su historia. 

En 1770 Juan Salmerón realizó un retablo de estilo barroco para la capilla mayor. Este retablo ya no se conserva.

La iglesia de Cádiar fue consagrada a la Encarnación, hasta 1763. En este año la villa tomó como patrones a San Blas y a Santa Ana cambiando la advocación de la iglesia de la Encarnación a Santa Ana.

El origen de la elección de los patrones de la localidad fue un tanto curiosa. En el 1600, una epidemia de peste asoló gran parte de la Alpujarra. Cádiar por aquella época no contaba con patrón, y al parecer, los vecinos de la localidad echaron a suerte entre muchos santos, a ver cual iba a ser su patrón, saliendo elegidos Santa Ana y San Blas. En noviembre de 1763, a través de una votación pupular, se confirmó el patronazgo de San Blas y el día 11 de diciembre de 1763 fue confirmado canónicamente, como patrón tutelar, por el señor arzobispo de Granada, don Pedro Antonio Barrea.

Precisamente un buen momento para visitar este pueblo alpujarreño es durante las fiestas patronales. 

Las fiestas de San Blas de Cádiar se celebran en torno el primer sábado de febrero, mientras que las de Santa Ana tienen lugar a finales de julio.

IGLESIA DE SANTA ANA – CÁDIAR Punto de encuentro de los vecinos de la localidad
5 (100%) 6 vote[s]

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *