IGLESIA DE SANTA ANA – LOS OGÍJARES

ALTAR MAYOR - IGLESIA DE SANTA ANA - LOS OGÍJARES

ALTAR MAYOR – IGLESIA DE SANTA ANA – LOS OGÍJARES

Si hace unos días hablamos de la Iglesia de Los Ogíjares Alto, hoy toca hablar de la Iglesia de Los Ogíjares Bajo.

La iglesia de Los Ogíjares Bajo o de Santa Ana, se encuentra en la Plaza Baja. Recordemos que antes de la conquista castellana, había en la zona dos alquerías, Ogíjar Alto y Ogíjar Bajo. Tras la expulsión de los moriscos, se unificaron ambas alquerías, formando una única localidad: Los Ogíjares. Cada una de estas alquerías musulmanas contaba, entre otros edificios, con su propia mezquita, que fue transformada en templo cristiano.

En el Barrio Bajo, núcleo principal de la localidad de Los Ogíjares, Alonso Lanjaroní levantó, en los inicios del siglo XVI, un pequeño templo de tipología mudéjar, que estaba constituido por una sola nave y cabecera plana. La carpintería fue realizada por el maestro Castillo.

IGLESIA DE SANTA ANA

IGLESIA DE SANTA ANA

Pronto la iglesia se quedó obsoleta, ya fuese por la falta de espacio para albergar la gran cantidad de feligreses, o porque quedó arruinada poco después de su construcción. El hecho es que, en la segunda mitad del siglo XVI, se tuvo que levantar otra iglesia, la que vemos actualmente. 

El maestro Alonso Villanueva fue el encargado de construir el nuevo templo en Ogíjar Bajo. En la edificación de la iglesia también intervinieron el cantero Andrés de Madrid, quien en 1563 realizó las portadas, y Diego de Morales, que fue el encargado de la carpintería.

La iglesia siguió el estilo mudéjar de la época, aunque esta vez se levantó un templo más amplio. 

Iglesia de Santa Ana – Los Ogíjares 

La Iglesia de Santa Ana de los Ogíjares, es de planta rectangular de una sola nave, con coro alto a los pies, capilla mayor diferenciada y torre adosada a la cabecera. 

Del exterior de la iglesia destacan su torre, y sus dos portadas, una, a los pies del templo y otra en el lado del Evangelio, ambas realizadas en fábrica de cantería en piedra arenisca.

IGLESIA DE SANTA ANA - TORRE Y PORTADA LATERAL

IGLESIA DE SANTA ANA – TORRE Y PORTADA LATERAL

La portada de los pies consta de un vano de medio punto apoyado sobre pilastras. El conjunto se encuentra flanqueado por pilastras adosadas, de mayor tamaño, que soportan un entablamento con cornisa. En la zona superior de la portada se abre un óculo que le da luz al templo. La portada lateral presenta una composición similar, pero más ornamentada que la anterior, luciendo sobre su entablamento un remate con cartela.

La Torre es de planta rectangular, de tres cuerpos de alzada, delimitados por molduras. En el tercer cuerpo se abren los vanos que albergan las campanas. La torre se cubre con techumbre de teja árabe a cuatro aguas.

IGLESIA DE SANTA ANA - RELOJ DE SOL

IGLESIA DE SANTA ANA – RELOJ DE SOL

Otro elemento a destacar del exterior de la iglesia se encuentra en su tejado, y es un reloj de sol del siglo XIX. 

Atravesando la puerta de los pies del templo, se accede al interior de la iglesia, donde podemos ver una nave que se cubre con una armadura de limas moamares, con seis tirantes pareados y decoración de lacería. Estos tirantes están apoyados sobre canes de acanto. 

Un arco toral de medio punto rebajado, separa la capilla mayor de la nave central. Dicha capilla es de planta rectangular, y está cubierta por una bella armadura múdejar ochavada sobre pechinas, recubierta con decoración de lazo y dos piñas de mocárabes en el almizate. Sobre las cuatro pechinas también se repite la misma decoración, uniéndose en su centro formando una piña dorada.

La Capilla Mayor alberga tres retablos, que son: el Retablo Mayor, el Retablo del Cristo de la Expiración y el Retablo de Nuestra Señora de los Dolores.

IGLESIA DE SANTA ANA - RETABLO MAYOR

IGLESIA DE SANTA ANA – RETABLO MAYOR

El Retablo Mayor, situado en la cabecera del templo, fue realizado en 1567, bajo las trazas de Juan de Maeda. En él también intervinieron Tomás de Morales como ensamblador y Miguel López como dorador. Consta de dos cuerpos de tres calles y ático superior con hornacina.

Las columnas que separan las calles del cuerpo inferior son estriadas, de orden jónico, mientras que las del cuerpo superior son de orden corintio.

Las calles laterales de los dos cuerpos acogen obras pictóricas ejecutadas por Juan de Palenque y Miguel de Leonardo, mientras que las calles centrales cuentan con esculturas de Diego de Pesquera, realizadas en 1567, en madera tallada, encarnada, estofada y policromada. 

El frontal del altar fue realizado en la primera mitad del siglo XVII, elaborado con mármol desbastado y tallado.

El conjunto se enmarca con una pintura al fresco, que simula un pabellón a manera de manto carmesí forrado de piel de armiño.

IGLESIA DE SANTA ANA - RETABLO CRISTO DE LA EXPIRACIÓN

IGLESIA DE SANTA ANA – RETABLO CRISTO DE LA EXPIRACIÓN

El Retablo de Nuestra Señora de los Dolores se compone de banco, un cuerpo de una calle con hornacina central flanqueada con estípites y ático superior compuesto por un penacho. El paramento está decorado con rocallas y motivos vegetales. En la hornacina central se ubica la imagen de la titular, realizada a mediados del siglo XVIII.

El Retablo del Cristo de la Expiración consta de banco y un cuerpo de una calle con una moldura ricamente decorada con guirnaldas. El cuerpo central, lo ocupa la talla del Crucificado realizado en la primera mitad del siglo XVII. Está flanqueado por columnas salomónicas, de capiteles compuestos sobre pedestales que soportan su propio entablamento. A los pies del Cristo de la Expiración se encuentran dos hornacinas, una con la imagen de Santa Gertrudis y la otra con la de San Francisco Javier.

La iglesia dispone de otros cinco retablos, situados a lo largo de la nave, todos ellos realizados entre los años 1733 y 1765

A los pies del templo y debajo del coro se encuentran dos retablos, uno en el muro de la Epístola y el otro en el muro del Evangelio. Estos dos retablos son el de la Virgen del Carmen y el de San José. Son además muy similares en su estructura. Están realizados en madera tallada y policromada. Se componen de un cuerpo y una calle, constituido por un amplio arco de medio punto decorado con rocallas. Su centro lo ocupa una hornacina que alberga la imagen del titular. Ambas obras son anónimas de finales del siglo XVI. 

IGLESIA DE SANTA ANA - RETABLOS VIRGEN DEL CARMEN Y LA INMACULADA

IGLESIA DE SANTA ANA – RETABLOS VIRGEN DEL CARMEN Y LA INMACULADA

Un poco más adelante, en el lado de la Epístola, y frente a la puerta lateral del templo, se sitúa el Retablo de San Sebastián. Consta de banco, un cuerpo de una calle con hornacina central y ático superior coronado por un penacho moldurado. La hornacina central está flanqueada con estípites. Son de madera tallada y dorada. La imagen de San Sebastián ocupa la hornacina central.

Justo antes del arco toral encontramos otros dos retablos enfrentados, uno a cada lado de la nave central, son: el retablo de la Inmaculada Concepción y el Retablo de Nuestra Señora del Rosario, ambos de madera tallada y dorada. Constan de banco y cuerpo de una sola calle con hornacina central, que acoge la imagen del titular, realizadas en la primera mitad del siglo XVIII. Ambos retablos presentan un amplio arco de medio punto coronado con penacho superior, ricamente decorado con rocallas, pilastras y elementos vegetales.

La Iglesia de Santa Ana de los Ogíjares fue declarada Bien de Interés Cultural (B.I.C.) el 23 de noviembre de 2004.

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *