• Síguenos

IGLESIA DE SANTIAGO – HUÉSCAR La primera iglesia de Huéscar

IGLESIA DE SANTIAGO - HUÉSCAR

IGLESIA DE SANTIAGO – HUÉSCAR

La Iglesia de Santiago de Huéscar se encuentra al final de la calle Alhóndiga, muy cerca de otros interesantes inmuebles, como son, el pósito, y la Torre del Homenaje, que formó parte de la Alcazaba de Huéscar. Un poco antes de llegar al templo oscense se sitúa la Plaza de Toros, construida sobre una de las torres que jalonaban la antigua muralla de la villa.

La conquista de Huéscar por parte de las tropas castellanas, tuvo lugar en julio del año 1488. Los mandatarios musulmanes firmaron unas capitulaciones ventajosas para sus convecinos, en ellas se reconocía a los moriscos el derecho a mantener sus costumbres y su religión. Sin embargo, los castellanos, consagraron, durante ese mismo verano, la mezquita mayor de la alcazaba, como templo cristiano, bajo la advocación de Santa María de la Encarnación, convirtiéndose en la primera iglesia de Huéscar. 

Los moriscos tuvieron que acudir hasta la mezquita del arrabal de Santiago para realizar sus rezos, mezquita que sería transformada, tras la rebelión de los moriscos de 1500, en la iglesia de Nuestra Señora de la Paz. 

Iglesia de Santiago de Huéscar

IGLESIA DE SANTIAGO - HUÉSCAR 2

IGLESIA DE SANTIAGO – HUÉSCAR

A finales del siglo XV, debido a que la iglesia de Santa María (antigua mezquita), se había quedado pequeña para albergar a la cantidad de feligreses de la localidad, y porque se encontraba en estado ruinoso, se decidió demoler el templo y levantar uno nuevo en su lugar, sería la futura Iglesia de Santiago de Huéscar.

El 17 de junio de 1494 se terminó la nueva construcción, y fue consagrada por el obispo de Guadix, fray García de Quijada. Las obras fueron sufragadas, en gran medida, por el conde de Lerín y condestable de Navarra, D. Luis de Beaumont y su esposa Leonor de Aragón, hermana del rey Fernando el Católico. 

A comienzos del siglo XVI se decidió construir a extramuros de la ciudad, una gran Colegiata, la de Santa María la Mayor, actual centro neurálgico del pueblo, convirtiéndose la primitiva iglesia de Santa María, en parroquia bajo la advocación de Santiago, a partir de 1504. Aunque debió seguir llamándose durante algún tiempo de “Santa María” ( “la menor” ). La iglesia de Santiago de Huéscar siguió siendo parroquia hasta octubre de 1900.

La Iglesia de Santiago de Huéscar es de estilo gótico con elementos renacentistas. Está realizada de sillería de buena calidad. Interiormente está constituida por tres naves paralelas, cubiertas con bóvedas de nervios que se cruzan en sus centros. Las naves se dividen en cuatro tramos, separados cada uno por arcos apoyados en gruesos pilares, de seis columnas adosadas, de estilo gótico.

La nave central es mucho más ancha que las laterales. Presenta arcos de medio punto rebajados, mientras que los arcos de las naves laterales son ligeramente apuntados. 

IGLESIA DE SANTIAGO - HUÉSCAR 3

IGLESIA DE SANTIAGO – HUÉSCAR

Destacan, de su exterior, varios contrafuertes, uno junto a la portada principal, y cuatro más en cada lateral. Tiene además una torre con campanario adosada en el lado izquierdo, a los pies del templo.

La Iglesia de Santiago cuenta con dos portadas, una a los pies del templo y otra en el lateral, que da a la calle Alhóndiga. Puertas que fueron voladas con dinamita, en el siglo XVIII, para robar los enseres de valor que albergaba en su interior, sin que, al parecer, ningún vecino viera o escuchara nada.

La portada del lateral es de estilo renacentista, y en su fachada figuran los escudos de la casa de Alba y un rosetón.

Estos escudos se colocaron en el primer cuarto del siglo XVI, para hacer saber a la población de Huéscar que la nueva titularidad señorial pertenecía a la casa de Alba.

El Rey Fernando el Católico donó Huéscar al II Duque de Alba, don Fadrique Álvarez de Toledo, en agradecimiento, por haber tomado Pamplona y anexionado los pueblos navarros al reino de Castilla. Resulta que, el Duque de Navarra entró el 25 de julio de 1512, día de Santiago, en Pamplona, junto con mil hombres de armas, caballos ligeros, seis mil infantes, y el Conde de Lerín, tomando la ciudad y el reino pamplonés. Su rey Don Juan de Labrit, huyó. Los pueblos de Navarra se anexionaron, poco después, a la corona castellana.

PLANTA IGLESIA DE SANTIAGO DE HUÉSCAR

PLANTA IGLESIA DE SANTIAGO DE HUÉSCAR

El templo fue lugar de enterramiento para las personas de mayor distinción de Huéscar, desde el siglo XVI hasta el siglo XIX, levantándose capillas privadas. Entre ellas destacaron la capilla del Santo Cristo, que posiblemente sea hoy la sacristía, y dónde se rendía culto a la imagen del Santísimo Cristo de Santiago. También, la capilla de la Virgen del Campillo, parte delantera del actual camarín de la Virgen de la Esperanza.

A finales del siglo XVI se perdió un altar, que había en la parte del Evangelio y que estaba formado por las reliquias de once mil vírgenes. El vicario que había en 1583, hizo retirar ese relicario para colocar en el lugar la sepultura del licenciado don García Girón y su esposa doña Elvira de Zúñiga.

Entre las obras que han sobrevivido a los saqueos a lo largo de más de 500 años de historia de la iglesia de Santiago de Huescar, se encuentra un Padre Jesús Nazareno. Esta talla es una imagen de candelero, realizada en el siglo XVIII, por la escuela granadina. También, el crucificado Cristo de la Expiración de Huéscar, que custodia la iglesia de Santiago, ha llegado en parte hasta nuestros días, pues solo la cabeza es la original, habiéndose destruido el resto del cuerpo durante la Guerra Civil. De esta talla no se sabe a ciencia cierta quién fue su autor. Unos la atribuyen a Jacobo Florentino que realizó el Santo Crucifijo de San Agustín, en el monasterio del Santo Ángel Custodio de Granada. Mientras que otros, la relacionan con Diego de Siloé, por tener ciertas similitudes con el Santísimo Cristo de los Méndez, de la iglesia Mayor de Baza.

Entre los avatares más destacados que han ocurrido en la iglesia de Santiago se encuentra el que sufrió a principios del siglo XX. El 11 de agosto de 1908, se produjo en Huéscar una tormenta eléctrica. Un rayo impactó contra la iglesia de Santiago, provocando un incendio en su interior. Se perdió toda su techumbre, y las bóvedas quedaron muy afectadas por el fuego.

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *