• Síguenos

IGLESIA MAYOR DE LA ENCARNACIÓN Levantada sobre la mezquita de la Alixara en el siglo XVI.

TORRE - IGLESIA MAYOR DE LA ENCARNACIÓN

TORRE – IGLESIA MAYOR DE LA ENCARNACIÓN

Nada más salir de la Casa de la Condesa de Torre Isabel de Motril, nos damos de bruces con la parte posterior de la Iglesia Mayor de la Encarnación. Lo primero que nos llama la atención, de este monumento, es que tiene una parte almenada, esto nos confunde un poco, pero al dirigirnos hacia la puerta para verla por dentro, encontramos inscritas en un panel de piedra unas nociones sobre lo que podemos ver. Al parecer en el siglo XVI sirvió de iglesia y espacio fortificado para hacer frente a los ataques corsarios. Pero, no adelantemos acontecimientos y empecemos por el principio.

 Motril fue tomada en 1489, era norma que en las ciudades conquistadas por los Reyes Católicos, se levantaran parroquias cristianas sobre las antiguas mezquitas. La primera iglesia que se erigió en la ciudad fue la Parroquia de Santiago, que pronto se quedó pequeña para la población. Por ello, en 1502, se concedió una bula para construir nuevos templos en las mezquitas Mayor, al-Coruch, Arrabat, Alçiijara, y en la rabita Arrofot. La Iglesia Mayor de Nuestra Señora de la Encarnación se erigiría sobre la mezquita Alçiijara (Alixara) o de la Roca.

IGLESIA MAYOR DE LA ENCARNACIÓN

IGLESIA MAYOR DE LA ENCARNACIÓN

El clima de inseguridad que había a principios del siglo XVI era patente. Las costas granadinas se vieron sometidas a continuos ataques de corsarios y piratas berberiscos. El momento de inseguridad más intenso ocurrió el 3 de diciembre de 1507, cuando una horda de corsarios norteafricanos atacó el litoral granadino, teniendo que refugiarse la población tanto en Almuñécar como en la iglesia de Santiago. Esto motivó que se levantara una iglesia-fortaleza sobre un promontorio elevado, que sirviera de refugio para los habitantes de la ciudad ante los ataques enemigos. Para ello se derribaron numerosas casas moriscas y se aprovecharon partes de la mezquita musulmana de la Alixara, y su alminar.

La iglesia se levantó entre 1510 y 1514, y posteriormente se le han ido añadiendo diferentes dependencias y capillas. Es por tanto, un inmueble con una combinación de estilos mudéjar, gótico y renacentista.

Los cimientos del templo se hicieron con piedras procedentes de la muralla musulmana y de la antigua mezquita, sobre la que se levantó la iglesia realizada con técnica mixta de ladrillo y cajones de mampostería.

PUERTA CON MATACANES - IGLESIA MAYOR DE LA ENCARNACIÓN

PUERTA CON MATACANES – IGLESIA MAYOR DE LA ENCARNACIÓN

La traza del primitivo templo fue obra del maestro Alonso Márquez, era simple y austera.

El edificio correspondería actualmente con la nave central de la iglesia,  y se presentaba aislada, con sus cuatro fachadas vistas.

Estaba constituida, por aquel entonces, por una única nave de planta de cruz latina inscrita en un rectángulo. Era de estilo gótico-mudéjar, con ocho capillas laterales entre contrafuertes, y capilla mayor ligeramente diferenciada, separada por un arco toral y coro en alto a los pies.

La nave se cubría con sencillas bóvedas de arista apuntada sobre arcos diafragma, que descansan en columnillas adosadas a las pilastras.

En torno a 1530 se levantó la torre campanario, que es de planta cuadrada, y con cinco cuerpos de alzado. En la última planta se abren vanos para alojar las campanas. Se cubre la torre campanario con un tejado a cuatro aguas.

El templo se construyó con dos portadas. La principal estaba abierta hacia la plaza del Ayuntamiento y otra en lado Oeste. Ambas concebidas como pequeños arcos apuntados, de ladrillo, enmarcados por un sencillo alfiz, y forradas con planchas de hierro. Estaban defendidas por troneras, almenas, parapetos y saeteras.

INTERIOR - IGLESIA MAYOR DE LA ENCARNACIÓN

INTERIOR – IGLESIA MAYOR DE LA ENCARNACIÓN

La Iglesia tomó su configuración definitiva de fortaleza, a lo largo del siglo XVI, con la ejecución de un revellín  alrededor del templo, y la construcción de dos torres abaluartadas, siguiendo las trazas del arquitecto e ingeniero militar Luis Machuca. De ellas, la Torre de la Vela, era la más conocida, localizada en el lado Suroeste del templo. Para completar toda la fortificación, se levantó una muralla con almenas y torneras, a 10 metros de la iglesia, que unía las dos torres y disponía de un foso y un puente levadizo.  Todo el tejado tenía una muralla almenada vigilada por soldados.

ALTAR MAYOR - IGLESIA MAYOR DE LA ENCARNACIÓN

ALTAR MAYOR – IGLESIA MAYOR DE LA ENCARNACIÓN

A principios del XVII la Iglesia de la Encarnación de Motril, es ampliada. Se le añadió la actual nave de crucero, de estilo renacentista, se transformó la capilla mayor y se le añadieron 4 capillas laterales. En el siglo XVIII siguen las obras de ampliación del templo, que ya ha perdido por completo su función defensiva, y es elevada a categoría de colegiata. Se construye la Capilla de los Dolores, con su camarín, la sacristía y una cripta.

En el siglo XIX el templo es saqueado por los franceses y suprimido como Colegiata.

El 21 de enero de 1938, la explosión de un polvorín, situado en la cripta de la Capilla de los Dolores, hizo que  el templo sufriera los mayores destrozos de su historia. Tras el fin de la Guerra Civil, la Iglesia Mayor de Nuestra Señora de la Encarnación se restauró, respetando el proyecto que Ambrosio de Vico había dejado siglos atrás.

A partir de 1951 se vuelve a llenar la iglesia con retablos y obras pictóricas. Quizás lo más destacable de su interior sea el lienzo de la Anunciación que pintó el artista José María Arango, en el siglo XIX, y que preside el altar Mayor.

La Iglesia Mayor de la Encarnación se puede visitar de Lunes a Viernes, de 10:30 a 13:30 h. 

Horario de misa: 

Festivos: 9:00, 12:00, 21:00 h,

Vísperas: 21:00 h,

martes a viernes: 20:30 h.

Estos horarios pueden sufrir modificaciones o no ser exactos. Antes de visitar este centro, por favor póngase en contacto con la página oficial del lugar. Muchas gracias

Deja una respuesta

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario