• Síguenos

IGLESIA DE SAN CRISTÓBAL Construida a principios del siglo XVI

IGLESIA DE SAN CRISTÓBAL

IGLESIA DE SAN CRISTÓBAL

Hay tanto que ver, tanto por descubrir y tanto que aprender de la ciudad de Granada, que querer visitarlo y recorrerlo en una semana se hace corto. En todos los paseos por la capital hay dos elementos siempre presentes, uno es la Iglesia de San Miguel Alto, enclavada en el Sacromonte, y otra, la Iglesia de San Cristóbal, que nos observa desde la carretera de Murcia.

La Iglesia de San Cristóbal se yergue desde principios del siglo XVI sobre lo más alto del cerro del mismo nombre. Muchos de los templos cristianos construidos en esa época, se hicieron sobre mezquitas o morabitos musulmanes. San Cristóbal también se levantó sobre una mezquita, siendo uno de los primeros templos en construirse en sustitución de una mezquita, concretamente fue edificada sobre la mezquita conocida como Aljama al-Xarea o Yami’ al-Shari’a (shari’a significa explanada).

La iglesia de San Cristóbal se caracteriza por su austero estilo gótico con elementos de la primera etapa del mudéjar de Granada.

La portada, es muy similar al mudéjar sevillano, se presenta en un sencillo arco ojival realizado de ladrillo, y hornacinas en la parte superior, con la figura de San Cristóbal, toscamente labrada en mármol. Tras la portada encontramos un sencillo y pequeño templo, cubierto por bóvedas de crucería, cuyos arcos descansan en ménsulas. A los lados se abren seis pequeñas capillas, tres en cada lateral, con arcos apuntados. A las bóvedas se le añaden elementos mudéjares, como las armaduras de madera realizadas durante la ampliación del tempo realizado entre los años 1540 y 1559. En esos mismos años también se añadió nuevo trozo de nave, una capilla, y la torre campanario a la derecha del templo.

 

IGLESIA DE SAN CRISTÓBAL - GRANADA

IGLESIA DE SAN CRISTÓBAL – GRANADA

En la cabeza del templo se encuentra la capilla mayor, similar a la de la iglesia de San Nicolás, construidas ambas al mismo tiempo.

La capilla mayor es de base octogonal, está separada de la nave central por un arco toral sostenido por columnas con capiteles platerescos. Tuvo en su origen un altar mayor muy decorado, pero un rayo caído sobre la torre del templo en 1577, incendió la mayor parte del altar y la techumbre, por lo que fue necesario rehacerlo todo con más sencillez. La nueva obra de carpintería fue realizada por Alonso López Çamudio, y la albañilería por el morisco Juan el Baragili.

El retablo mayor, se alza sobre la escalinata del presbiterio, estaba decorado de azulejos hechos en la alfarería de Isabel de Robles, trabado por Juan de Maeda, y tallado, en 1560 por Baltasar de Arce. Contaba con pinturas de Sebastián de Perea y de Juan de Aragón. Debido al efecto del incendio de 1577, se restauró parcialmente en el siglo XVII agregándole el Sagrario, en 1642.

El altar mayor contaba con valiosas obras de artistas de la talla de Pablo de Rojas, y Alonso de Mena, que se perdieron durante los incendios anticlericales ocurridos el 10 de marzo de 1936.

La torre, se sitúa a la derecha del edificio, fue levantada en la ampliación realizada a mediados del siglo XVI, y tuvo un chapitel puntiagudo cubierto de hoja de lata de Milán, por debajo un andén con amostaderas de colores, destruido todo en el incendio, de 1577. A principios del siglo XIX fue necesario derribar todo el cuerpo de la torre, debido a que los grandes terremotos de 1804 lo dejaron en estado de ruina.

PAREDES - IGLESIA DE SAN CRISTÓBAL - GRANADA

PAREDES – IGLESIA DE SAN CRISTÓBAL – GRANADA

La parte que más sorprende al que visita la Iglesia de San Cristóbal, se encuentra fuera del templo. Allí podemos ver un curioso aljibe situado en un foso a más de 6 metros bajo el nivel de la calle, pero también podemos apreciar como están realizadas las paredes exteriores de la iglesia. Para levantar sus muros se utilizó tanto material de acarreo como viejas lápidas musulmanas, que se diferencian perfectamente, estas últimas son unas estrechas piezas talladas en piedra arenisca de unos diez centímetros de grosor con una longitud que a veces puede llegar al metro y medio, con decoraciones geométricas y muchas incluso con inscripciones en árabe.

 

Esta reutilización de materiales es más habitual de lo que pensamos. Además de en la Iglesia de San Cristóbal, también son visibles restos de sepulturas hipanomusulmanas en los muros del convento de las Carmelitas Calzadas, en el monasterio de San Jerónimo, en la iglesia de San Pedro y San Pablo, en el Palacio de Carlos V, o en la muralla que sube desde la Puerta de la Justicia hasta la Alcazaba.

Deja una respuesta

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario