LA ALHAMBRA La joya de Granada

ALHAMBRA DESDE SAN NICOLÁS

ALHAMBRA DESDE SAN NICOLÁS

Una web, un blog, o una Guía de Granada, no estará completa del todo, si en ella no se habla de la Alhambra. Nosotros hemos elegido un día como hoy, donde los sentimientos y el amor están a flor de piel, para contar a groso modo un poco de la historia de la Fortaleza Roja.

Antes de empezar, diremos que como hablar en profundidad del monumento más visitado de España, con más de 2.500.000 de visitantes cada año, sería muy cansino, hemos decidido que esta entrada versará sobre unas nociones básicas de la Alhambra y su historia, y que en sucesivos post, iremos desgranando poco a poco sus múltiples espacios. ¿Qué os parece?… genial, comencemos pues.

La Alhambra corona el cerro de la Sabika, desde aquí arriba se domina la ciudad de Granada, el Valle del Darro y toda la vega. Actualmente está formada por un conjunto de diferentes espacios interrelacionados, cada uno con sus funciones diferenciadas. La Alhambra está conformada por la zona defensiva (Alcazaba, murallas y torres), los Palacios Árabes (Comares y Leones), El Palacio de Carlos V y los restos arqueológicos de la ciudad a intramuros.

ALHAMBRA DESDE EL MIRADOR DE SAN NICOLÁS

ALHAMBRA DESDE EL MIRADOR DE SAN NICOLÁS

Las primeras referencias escritas que se tienen de la existencia de una fortaleza coronando la Sabika, son del siglo IX. Esta defensa era conocida como Qal’at Al-hamr o Castillo Rojo. Sin embargo, es más que probable que desde época romana, existiera aquí algún tipo de fortificación.

En el siglo XI, tras las guerras del Califato de Córdoba, la capital del reino zirí se estableció en Granada. La realeza se asentó en la Alcazaba Cadima, en el Barrio del Albayzín. La fortaleza de la Alhambra mientras tanto, se fue remodelando y ampliando.

Alberca en el patio central de la Alhambra de Granada - Foto: Olivier Gonzalez

Alberca en el patio central de la Alhambra de Granada – Foto: Olivier Gonzalez

Se sabe que el visir judío Yusuf Ibn al-Nagrila al servicio del rey Badis, había levantado en la Sabika, una alcazaba para defensa del barrio judío, y que más tarde, ya en el siglo XII fue utilizada como refugio de la resistencia andalusí frente a los ataques de los almorávides y los almohades. Pero el auge y la historia de La Alhambra tal y como la conocemos actualmente, viene de la mano de Mohamed ben Al-Hamar (Mohamed I, 1238-1273), fundador de la dinastía Zirí, que a mediados del siglo XIII decidió abandonar la Alcazaba Cadima y situar su residencia real en la Alhambra.

Para ello, rodeó de un recinto amurallado la parte alta de la colina. Las obras de Muhammad I en la Alhambra son, la alcazaba, la Torre de la Vela, la torre del Homenaje, el recinto amurallado y la construcción de la Acequia Real, que llevaba el agua hasta la colina. Algunos estudiosos han supuesto la existencia previa de esta acequia, que sólo sería remodelada en la época de Muhammad I. También se edificaron almacenes, depósitos y se comenzó la construcción del palacio, que continuaron Mohamed II (1273-1302) y Mohamed III (1302-1309), al que también se le atribuyen la construcción de un baño público y la Mezquita, sobre la que se construyó la actual iglesia de Santa María.

Alhambra - Foto: Alex B

Alhambra – Foto: Alex B

La Alhambra fue, por tanto, palacio, ciudadela y fortaleza. Residencia de los sultanes nazaríes y de los más altos funcionarios del estado, servidores de la corte y de los soldados de élite.

En las inmediaciones de la Alhambra los sultanes nazaríes levantaron varias almunias o casas de recreo, que les permitían disfrutar de la tranquilidad apartados de los asuntos de la corte, pero con la ventaja de poder regresar a palacio en pocos minutos. De todos estos espacios solo ha quedado en pie el Generalife.

Con la llegada a la “Roja”, de Yusuf I y Muhammad V, en el siglo XIV, es cuando la Alhambra alcanza su mayor esplendor. A ellos les debemos la inmensa mayoría de las construcciones de la Alhambra que han llegado hasta nuestros días. Desde la reforma de la Alcazaba y los palacios, pasando por la ampliación del recinto amurallado, la Puerta de la Justicia, la ampliación y decoración de las torres, la construcción de los Baños, el Cuarto de Comares, la Sala de la Barca, hasta el Patio de los Leones y sus dependencias anexas.

Tras la conquista de Granada, por parte de los Reyes Católicos, el palacio nazarí quedó establecido como Casa Real y cuartel militar, todo ello bajo la supervisión de don Iñigo López de Mendoza, conde de Tendilla. Se modificaron algunas torres para instalar en ellas piezas de artillería y se levantaron baluartes con la misma finalidad.

Palacio de Carlos V – Patio

Palacio de Carlos V – Patio

En 1526 Carlos V destruyó parte de la ciudad de la Alhambra, para construir el palacio que lleva su nombre.

Desde entonces hasta el siglo XIX, el monumento sufrió pocos cambios estructurales, más bien un abandono sistemático. Los desperfectos de la Alhambra fueron acrecentados por la acción de las tropas napoleónicas (1810-1812), que volaron parte del monumento en su retirada. En 1870 la Alhambra es declarada como Monumento Nacional Histórico y Artístico, lo que implicó que la ley protegiera a este monumento ante cualquier agresión o especulación.

A principios del siglo XX, se crea una Comisión para preservar y restaurar la Alhambra.

En 1984 fue reconocida por la UNESCO como Monumento Patrimonio de la Humanidad.

Ni decir tiene que la belleza de la Alhambra, de sus palacios, de sus yeserías y sus mocárabes, han cautivado a personas de todas las religiones, condiciones sociales y políticas, sean nobles, reyes, plebeyos, artistas…, que han dejado de una manera u otra escritas, dibujadas y fotografiadas su admiración por este monumento.

Washington Irving y sus “Cuentos de la Alhambra” quizás sean una de las referencias más conocidas del palacio nazarí, pero también este monumento acogió a Ibn al-Yayyab, Ibn al-Jatib, Alejandro Dumas, Owens Jones, Fortuny, Zorrilla y un larguísimo etcétera.

Por esto y por mucho más hay que visitar la Alhambra por lo menos una vez al año. Te dejamos una agenda donde poder contratar una visita guiada.


Deja una respuesta

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

10 Responses to LA ALHAMBRA La joya de Granada

  1. Pingback: BAÑO PÚBLICO DE LA ALHAMBRA - RINCONES DE GRANADA

  2. Pingback: ESTUDIO FOTOGRÁFICO GARZÓN Y SEÑÁN - RINCONES DE GRANADA

  3. Pingback: PARROQUIA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO - GRANADA - RINCONES DE GRANADA

  4. Pingback: TORRE DE COMARES - RINCONES DE GRANADA

  5. Pingback: TORRE DE LOS PICOS - RINCONES DE GRANADA

  6. Pingback: MIRADOR DE LA LONA - RINCONES DE GRANADA

  7. Pingback: PARTE HABITADA DE LA TORRE DE LA JUSTICIA - RINCONES DE GRANADA

  8. Pingback: IGLESIA DEL CONVENTO DE SAN FRANCISCO - RINCONES DE GRANADA

  9. Pingback: EXCONVENTO DE SAN FRANCISCO - RINCONES DE GRANADA

  10. Pingback: LONJA DE MERCADERES - RINCONES DE GRANADA

Deja un comentario