LA CASA BARCO DE ALMUÑÉCAR Uno de los inmuebles más singulares de la costa granadina

CASA BARCO DE ALMUÑÉCAR

CASA BARCO DE ALMUÑÉCAR

Almuñécar, es una de las ciudades turísticas más importantes de la Costa Granadina. Enclavada entre fértiles tierras se caracteriza, por sus playas y su clima privilegiado, de suaves temperaturas durante todo el año.

La Sexi fenicia, cuenta con estandartes tan significativos como sus playas, el Castillo de San Miguel, el Peñón del Santo donde fue enterrado “Chanquete” en la mítica serie de Verano Azul. Podrás además disfrutar de restos arqueológicos de siglos de historia que Almuñécar tiene repartidos, tanto por el casco urbano como en el extrarradio de la ciudad. De la época fenicia podrás descubrir algunas de sus necrópolis, de los romanos sus termas y el acueducto. Torres de vigilancia de época árabe se encuentran jalonando la costa almuñequera, así como numerosas construcciones posteriores a la conquista, como la Iglesia de la Encarnación, o el Fortín de Velilla.

Pero por suerte, Almuñécar cuenta con otros elementos más cotidianos, que nos hacen esgrimir una sonrisa de oreja a oreja, cada vez que pasamos por su lado. Entre nuestros preferidos destacamos una singular casa, en forma de barco, que su propietario ha llamado Barco España.

CASA BARCO DE ALMUÑÉCAR -

CASA BARCO DE ALMUÑÉCAR –

La casa Barco España se encuentra en el número 34 de la Avenida del Mediterráneo, a escasos metros de la playa de San Cristóbal. La particularidad de este inmueble radica en su peculiar forma de barco, de tipo “motonave” con 75 metros de “eslora”. Su propietario, José María Pérez Ruiz, un maquinista naval de la Marina Mercante, en los albores del los años 70 del pasado siglo, decidió para su jubilación construir una vivienda en tierra firme que le recordara su casa en la mar.

Pepe invirtió sus ahorros en levantar un inmueble de hormigón y ladrillo, que no solo tuviera la forma de un navío, sino que casi todos los elementos que lo conformasen, proviniesen de barcos desguazados que él mismo fue comprando, como los portillos, los mástiles, o las ruedas de timón.

Una maraña de redes, cabos, y botes salvavidas se abren paso entre el huerto y la piscina que tiene la casa en la azotea. Las habitaciones son pequeños museos de la mar. Están decoradas con los más dispares utensilios marineros que José María ha ido recogiendo a lo largo de su vida.

De los elementos más destacable de la casa, se encuentran dos cabilleros, uno de Juan Sebastián el Cano y el otro del barco Galatea, vainas de obuses y uno de los portillos del Destructor Gravina, un barco de la Armada Española que participó en la Guerra Civil en el bando republicano.

Esta singular vivienda ha recibido durante muchos años todo tipo de visitas de particulares, escolares de Almuñécar, e incluso de programas de televisión tan exitosos como “Esta casa es mía”, “Andalucía Directo”, o ¿Quién vive ahí?’.

 

Deja una respuesta

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario