• Síguenos

LA TORTAJADA La cupletista granadina más famosa de todos los tiempos

LA TORTAJADA - BODEGAS CASTAÑEDA

LA TORTAJADA – BODEGAS CASTAÑEDA

Este medio día, mientras que tomábamos unos “calicasas” y degustábamos esas ricas tapas que nos ponen en las bodegas Castañeda, salió en la conversación, el mundo del artisteo. Comenté a mis acompañantes que Granada aportó grandes actores, actrices y cantantes, ya desde finales del siglo XIX. Todos me miraron con cara de circunstancia, momento que aproveché para señalar el gran cartel que cuelga de las paredes de las bodegas, justo frente a la cocina, diciendo “Veis esa señora, pues fue una cupletista muy conocida. Era de Santa Fe, y su nombre artístico era La Tortajada, como bien indica el cartel…” seguí dando unos pequeños esbozos tanto de la actriz, como de Isidoro Maíquez, otro artista del siglo XIX, que tiene su monumento frente a la Casa de los Tiros.

La velada acabó, con algún vino de más, pero cuando bajaba hacia casa me di cuenta de que no habíamos escrito nada, en Rincones de Granada, sobre Consuelo Tamayo “La Tortajada”. Así que aprovecharé este rato para contaros algo sobre ella.

Consuelo Tamayo Hernández – La Tortajada

Consuelo, según la creencia popular, nació en la localidad de Santa Fe, allá por el año 1867, aunque ella misma declaró en una entrevista que era de Valladolid y en otros papeles aparece que era madrileña. Consuelo Tamayo Hernández se ocupó durante toda su vida de mantener ocultas las incógnitas tanto del año como de su localidad de nacimiento.

Desde muy joven, Consuelo Tamayo, despuntó en el canto en la escuela de monjas de Barcelona, donde su familia la había mandado a estudiar. Allí, siendo una adolescente, con apenas 14 años, se casó con el director del coro, Rafael
Taltavull y Borrás, más conocido como Ramón Tortajada, que además fue su agente y del que Consuelo cogió su nombre artístico.

 

LA TORTAJADA

LA TORTAJADA

Consuelo estudió con los maestros Serra en Barcelona, y Arriaza en Sevilla. Sus primeras actuaciones las realizó en Madrid y Barcelona, con el “Trio Tortajada” formado por Ramón, su hermana y Consuelo. Tras varias actuaciones y viendo que la auténtica estrella era Consuelo Tamayo, la convencieron para que se dedicara a las “varietés”, siendo Ramón el compositor de sus canciones.

En 1882, con 15 años, Consuelo “La Tortajada” debutó en París, concretamente en el el teatro Empire. Su marido le compuso “Miss Bouton d’Or”, y la vistió como una auténtica vedette, plumas, corsés y sujetaligas, que unidos a la belleza de la joven cautivaron al público, mayoritariamente masculino.

Pronto, La Tortajada se hizo famosa en París, siendo una de las artistas más reclamadas en los “music-hall”, y se comenzaron a hacer fotopostales con su imagen. Todo el mundo quería tener una imagen de La Tortajada.

De París viajó y actuó por el resto del mundo, Brasil, Berlín, Bélgica, Suiza, Italia, Rusia, Sudáfrica, y Norteamérica, donde fue una de las primeras en introducir el flamenco en el país. Fue condecorada por el Kaiser Guillermo II y el Zar Nicolás II, y tuvo audiencia privada con el papa Pio X.

La Tortajada bailaba, cantaba, tocaba instrumentos de cuerda y sobre todo iluminaba con su gracia y picaresca allá por donde actuaba.

Desde su primera actuación, como profesional en París, no quiso cantar ni bailar en nuestro país, tan solo lo hizo en una ocasión con fines benéficos. El 16 febrero del 1906, actuó en el teatro Cervantes, de Granada, frente a la Plaza y el monumento de Mariana Pineda. La Tortajada puso como condición que la mitad de la recaudación fuese destinada a los pobres de Santa Fe y la otra mitad a los de Granada.

Esta representación tuvo tanto éxito, que las ofertas para que actuara de nuevo en los escenarios españoles, terminaron por agobiar al matrimonio, regresando a Londres y Berlín. Sin embargo, Consuelo, se acercaba cuando podía a visitar a su madre, en Santa Fe. Durante una de sus estancias, en Granada, murió la madre de la artista. Al parecer, en su lecho de muerte, su madre hizo prometer a Consuelo, que abandonaría el mundo de las varietés, algo que entra dentro de las múltiples leyendas que envuelven la imagen de La Tortajada. Lo cierto, es que de buenas a primeras, a principios de 1911, Consuelo Tamayo Hernández “La Tortajada”, dejó los escenarios y se fue a vivir con su marido Ramón a Granada. Su casa estuvo a espaldas del palacio de Bibataubín.

La casa, que simulaba un palacio árabe, fue construida a finales del siglo XIX, por el actor granadino Francisco Fuentes, casa que también había sido por poco tiempo el estudio del fotógrafo José García Ayola.

DETENCIÓN DE RAMÓN MARIDO DE LA TORTAJADA

DETENCIÓN DE RAMÓN MARIDO DE LA TORTAJADA

Al poco de llegar a Granada, Los Tortajada, montaron un servicio de viajeros entre Granada y Motril, la “Compañía de automóviles Tortajada”, que tardaba 7 horas en hacer el recorrido de unos 80 kilómetros. Hemos de tener en cuenta que estamos hablado de la segunda década del siglo XX, época en la que la utilización de los vehículos a motor todavía no estaba muy extendida. Esta empresa naufragó y tuvieron que cerrar.

En 1916, Ramón Tortajada se fugó con Antonia Pérez, la cocinera de su casa, llevándose gran parte de las ganancias de su mujer como artista y, vaciando las cuentas que tenían en los bancos de Berlín.

Con el tiempo “La Tortajada” se fue convirtiendo en la Señora Consuelo. En 1955, la que fue la cupletista más conocida de nuestro país en el extranjero se fue a vivir a Santa Fe, donde murió en 1957.

LA TORTAJADA La cupletista granadina más famosa de todos los tiempos
5 (100%) 10 votes

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario