• Síguenos

LOS ORÍGENES DE LA TAPA EN GRANADA Ir de tapas en Granada, toda una tradición con mucha historia.

tapas en granada

tapas

Hoy, Gabriel Medina Vílchez, nos ha remitido una nota de prensa, que lleva por título “Descubren el origen de la Tapa, en Granada”. Desde aquí mil gracias, pues es sabedor de que ese tipo de curiosidades nos encantan, y estamos ávidos por leerlas.

Así que hoy nos daremos un homenaje y escribiremos, este artículo, acompañado de unos vinillos con tapas.

Para todo el que nos lea, que no sea de Granada ni haya venido por estas tierras  todavía, decir que aquí cuando pides una consumición, en un bar, te ponen una tapa de forma gratuita.

MEDIA TABLA CALIENTE - BODEGAS CASTAÑEDA

En Granada antes de que existiera, eso de internet, era costumbre cuando venían a visitarnos amigos o familiares, que no eran granadinos, llevarlos a los bares donde se servían tapas en abundancia, como podían ser el “Teruel”, situado en el barrio de la Chana, o “El Arabial”, en el distrito de Ronda.

 

Todos esperábamos con cara socarrona, como nuestro invitado, se acercaba a la barra a pedir las bebidas, y le ponían esa “peaso tapa”. Las carcajadas llegaban cuando éste se enfrentaba al camarero porque “eso” no lo había pedido.

La tradición de agasajar al cliente de un bar, con una pequeña porción de comida, viene de muy antiguo. Hay muchas teorías sobre su procedencia, pocas de ellas con fundamento. 

La palabra tapa proviene de la tapadera que se ponía sobre la jarra, y el vaso de vino. Pero, no como piensan muchos, por higiene y que no entraran las moscas o el polvo, sino para que el aire no estropeara o corrompiera el vino. De hecho solo se ponía la tapadera, al vino, y no a otras bebidas. Esta tapadera, servía también para evitar que los aromas del vino se evaporasen.

Viñeta sobre las tapas 1933

Con el tiempo, esas tapaderas incomestibles, pasaron a ser, a finales del siglo XIX y principios del XX, pequeñas porciones de comida.

La primera referencia documentada la encontramos en 1903, y lo cuenta Nicolás Rivero Muñiz, en su libro Recuerdos de viaje, La Habana. En este libro, Nicolás, hace un recorrido por diferentes ciudades andaluzas. Así describe, en la (página 104) como degustaba unas tapas en la venta la “Eritaña” de Sevilla:

De la Biblioteca Colombina fuimos a la “Eritaña”, venta celebre en Sevilla por sus hermosos emparrados y por las juergas que allí suelen correrse.

Almorzamos bajo aquellos doseles de verdura, salpicados de flores, un gazpacho y un corderito asado que olían y sabían a gloria.

Y antes habíamos preparado convenientemente el estómago catando unos “chatos” con “tapaera”, capaces de resucitar a un muerto. Dan allí ese nombre a unas cañitas achatadas de manzanilla cubiertas con unas rajas casi transparentes de salchichón de Vich, o de jamón de la Sierra, que en materia de comer y beber son la esencia de lo sabroso y la suprema elegancia.

Antonio "El Aparcero"

Esta tradición de colocar la tapadera (comestible), sobre un chato de vino estaba muy extendida desde finales del siglo XIX, en Andalucía. En Granada, en 1909, ya se publicitaban bares que servían vinos con tapadera. Uno de ellos es el protagonista de la nota de prensa que nos remite Gabriel.

El bar en cuestión era un café económico, llamado San Jerónimo, que regentaba Antonio Quirosa, más conocido como Antonio el Aparcero, y se publicitaba en la prensa local.

En el diario “La Publicidad” del 5 de noviembre de 1909 se puede leer:

¿Queréis que continue el partido liberal?. Acudid al café de la calle San Jerónimo, frente a la Universidad.

En el defensor de Granada el 4 de Enero de 1910, anunció:

¿Queréis que se acabe la guerra? Bebed el rico café a 10 céntimos y macetas a 10 con tapaderas de salchichón, se venden en este establecimiento. 

Este tipo de anuncio, con tintes políticos cambió poco después, por el siguiente:

Antonio el aparcero

¿Quieren ustedes probar el rico café, cognac, ron, ginebra, cazalla y vinos finos? Visiten el café de Antonio el Aparcero, frente a la Universidad, calle San Jerónimo.

Dicho establecimiento se encontraba en la calle Tendillas de Santa Paula nº 2, esquina con la Calle San Jerónimo. Posteriormente, en 1910, cambió su local a la calle San Jerónimo, frente a la Universidad, después estuvo en la calle San Felipe.

Antonio al parecer no era el único que se publicitaba en los periódicos de la época, ni el que ofrecía a 10 céntimos, macetas de vino con una pequeña ración de comida. 

En el periódico La Publicidad, el bar La Mendoza, ofrecía también a 10 céntimos “Maceta de vino superior con caracoles”.

Maceta de vino con tapadera

En abril de 1910 aparece la palabra tapa en la revista quincenal de La Alhambra. 

Medio amodorrado por el sol lo veréis sentado en su corral de vecindad, á la sombra de un naranjo ó cabizbajo ó amortecidos los ojos en una tasca, trasegando cañas con sus tapas, que llaman, o aperitivos de la colambre.

En 1912 Antonio el Aparcero se mudó de la calle San Felipe a la calle Sierpe Baja, número 94, junto al mítico Café León y seguía ofreciendo tapas gratuitas a quien pedía una maceta de vino. 

Antonio El Aparcero tiene costumbre de servir con la maceta algún aperitivo, sin que por ello empeore la buena calidad de sus géneros”.

Desde Rincones de Granada queremos hacer un merecido reconocimiento a Antonio Quirosa Mendoza, uno de los primeros promotores de la tapa en Granada. 

Antonio “El Aparcero” nació el 8 de octubre de 1870 en la calle Puente de la Virgen, 3, en la parroquia de las Angustias. Falleció a los 78 años de edad, en Granada, el 1 de Abril de 1948. Era hijo de un cochero de Armilla, Blas Quirosa Aragón, y de Antonia Mendoza Clavero.

LOS ORÍGENES DE LA TAPA EN GRANADA Ir de tapas en Granada, toda una tradición con mucha historia.
5 (100%) 16 votes

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Una Respuesta a LOS ORÍGENES DE LA TAPA EN GRANADA Ir de tapas en Granada, toda una tradición con mucha historia.

  1. Pingback: TAPAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *