• Síguenos

MANANTIAL DEL NACIMIENTO Un lugar con mucho encanto

MANANTIAL DEL NACIMIENTO

MANANTIAL DEL NACIMIENTO

Muchas veces, para ver lugares de los que mane el agua, de forma natural, hay que trasponer a lugares en el campo, lejos de las áreas urbanas. Sin embargo, en Vélez de Benaudalla, en pleno casco urbano, tienes la oportunidad de ver un bello manantial, “El Nacimiento”.

Vélez de Benaudalla se sitúa en la Sierra de Lújar, en el sector meridional de nuestra provincia. Los drenajes más importantes, de la cara oeste de este macizo, constituyen el grupo de manantiales de Vélez de Benaudalla. Se han llegado a contabilizar casi 40 surgencias.

Los manantiales, de Vélez de Benaudalla, eran conocidos desde antiguo. La existencia de los nacientes de agua, junto con la capacidad de refugio que proporciona el entorno, la abundancia de alimento y la presencia de metales como el plomo, fue uno de los motivos principales para que el ser humano se asentara en la zona, desde el Neolítico Medio, y de manera permanente desde la época romana.

MANANTIAL DEL NACIMIENTO

MANANTIAL DEL NACIMIENTO

En el casco urbano de Vélez de Benaudalla, podemos disfrutar de los manantiales del Nacimiento, el Torchal,  Fuente Nueva, y Fuente Perilla, que cuentan con un caudal medio de unos 500 litros por segundo.

El manantial del Nacimiento.

El manantial del Nacimiento se sitúa en la parte alta del pueblo, cerca del camino viejo de Órgiva. Este manadero era conocido, en el siglo XVI, como Fuente Grasarani, y regaba la Vega del Jâz, por encima del nivel de la carretera N-323, llegando sus aguas hasta la Vega Baxa, de donde partían cinco acequias.

En el libro de apeo, de Vélez de Benaudalla, escrito en 1543, se puede leer:

Hice desalindo e vi le por vista de ojo una fuente caudalosa, de mucha agua, que sale en la cabezada de la dicha vega (Jâz) dentro della hacia la Sierra que llaman Fuente Grasarani, de la cual se sacan cerca del Nacimiento de dicha fuente, cinco acequias de agua, con las cuales se riega la dicha vega, y pasa una acequia principal, hasta llegar a un Molino Harinero, que muele con la dicha agua a la parte de debajo de la villa, junto a la Huerta de Geronimo de Salamanca, y de allí baja al Rio.

PASEO DEL NACIMIENTO

PASEO DEL NACIMIENTO

El manantial del Nacimiento es un hueco en el terreno, de un metro cuadrado, que recoge las cristalinas, y frescas aguas de la surgencia natural, que sale a borbotones del mismo suelo. Su caudal es de unos 100 litros por segundo. El elemento más visual, del entorno, es una cascada artificial cuyas aguas proceden de Fuente Nueva.

Frente al manadero se encuentra, el Mesón Nacimiento, un estupendo lugar donde tomar un refrigerio, unas tapas y compartir una interesante charla, con unas vistas espectaculares.

Desde “El Nacimiento” parten varios caminos que forman un interesante paseo urbano para el disfrute de vecinos y visitantes. Uno de estos caminos, construido paralelamente al curso del agua, tiene plantados palmeras, pinos, cipreses, agaves americanos, aloe veras, e hibiscos, entre otras plantas, que sin duda hacen el recorrido más cómodo y sosegado. 

PASEO MANANTIAL DEL NACIMIENTO

PASEO MANANTIAL DEL NACIMIENTO

Las acequias del Nacimiento de Vélez y el del Vadillo, son las dos conducciones más importantes que comienzan en este punto.

El agua del Nacimiento, no solo sirvió para mover los molinos harineros, que se asentaron cerca de sus orillas, sino también para embellecer aun más la Casa Jardín Nazarí.

Una de las tradiciones más arraigadas en la localidad, es lavarse la cara en el Nacimiento de Vélez de Benaudalla el día de San Juan. Incluso aparece en las letras de los bailes folclóricos del pueblo. Una de ellas dice tal que así:

“Con qué te lavas la cara, 

con que te lavas la cara,

que tan bonita la tienes.

Me lavo con agua clara

del Nacimiento de Vélez”.

MANANTIAL DEL NACIMIENTO Un lugar con mucho encanto
5 (100%) 7 vote[s]

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *