• Síguenos

MIRADOR DE LA PALOMA Allí se yergue el Símbolo "Josefa".

MIRADOR DE LA PALOMA

MIRADOR DE LA PALOMA

En la carretera A-348, que conecta Órgiva con la Alpujarra almeriense, y entre las dos entradas que tiene el pueblo de Cádiar, se encuentra el Mirador de la Paloma, un lugar atractivo, ideal para pararse un rato.

Antes de hablar del Mirador de la Paloma de Cádiar, quisiera comentaros algo, sobre la importancia de hacer un alto en el camino en los miradores o miraderos, palabra esta última que me encanta.

La importancia de los miradores 

¿No te has preguntado alguna vez, por qué una localidad o un barrio está enclavado en un lugar en concreto? o ¿ por qué un pueblo se desarrolló más que otro, estando los dos muy próximos?. 

Para responder en parte, a esas y otras cuestiones, es interesante pararse unos instantes en algún mirador cercano.

MIRADOR DE LA PALOMA

MIRADOR DE LA PALOMA

Desde los miradores se puede no solo admirar y fotografiar el paisaje que se yergue ante nosotros, sino también, ver la relación de ese enclave con el entorno. Observar si se encuentra, por ejemplo, cerca de un río, si cuenta con tierras adecuadas para la agricultura, la ganadería, si está cerca de las estratégicas vías de comunicación, o si es un lugar de difícil acceso y por lo tanto, más difícil de conquistar… En fin mil preguntas que uno se hace ante tanta belleza. 

Un mirador da la oportunidad al observador de hacerse una idea de cómo es la configuración urbana, de los recursos naturales próximos, y de la relación de unos pueblos con otros y a su vez con el entorno. 

Contar con una adecuada red de miradores, que estén bien acondicionados, es un recurso turístico muy importante. De hecho, cuando en Rincones de Granada, nos acercamos a visitar cualquier localidad, nos paramos en los miradores tanto antes de la visita, para programar la ruta, como al salir. Esto nos da una perspectiva, más amplia, de todo lo que hemos visto y de todo lo que nos queda por visitar en cada localidad.

Mirador de la Paloma de Cádiar

El Mirador de la Paloma, se inauguró en junio de 2015. Se sitúa en un alto terraplén, que corre paralelo a la carretera, y al situarse en curva, tiene forma de judía. Mide unos 55 metros de largo por 9 metros de ancho.

VISTAS DESDE EL MIRADOR DE LA PALOMA

VISTAS DESDE EL MIRADOR DE LA PALOMA

El espacio está delimitado por un vallado rústico hecho de madera, a cuya vera se han plantado acacias y un olivo. El mirador dispone también de una gran mesa y bancos fabricados de obra.

Desde el Mirador de la Paloma, podemos ver como Cádiar se dispone a lo largo del cauce del río Guadalfeo, que por estos lares toma el nombre del pueblo. Destaca por encima de todos los tejados, la torre de la Iglesia de Santa Ana.

SÍMBOLO JOSEFA DE CÁDIAR

SÍMBOLO JOSEFA DE CÁDIAR

Narila, Juviles, Alcútar, o Bérchules son algunas de las localidades que se asoman hacia Sierra Nevada, y que se pueden ver desde este mirador.

Pero, sin lugar a dudas, lo que más llama la atención es una escultura, realizada en piedra que mide 1,65 metros de alto y pesa 600 kg.

La obra, que fue realizada por Antonio Cortés de Cádiar, tiene forma de pequeño menhir con dos caras. En un lateral se representa una estrella de nueve puntas, en cuya base se encuentra una cartela, donde se puede leer “Ins Cadiar”. En el otro lateral, tiene esculpida una cara de manera esquemática, con ojos bien abiertos, que se asombra ante un mundo lleno de inseguridades. Este “símbolo” de Cádiar, que tiene por nombre Josefa, pretende despertar la conciencia de la humanidad, y lanzar un mensaje de paz, tolerancia y respeto por los demás,

A pie de la obra labrada a cincel, puntero y mazo, se puede leer:

El símbolo sin fronteras “Josefa”, ha nacido y se le puede llamar, símbolo de la libertad. Llegando a las fronteras no se puede parar, porque el Planeta tierra es a toda la humanidad.

Antonio Cortés de Cádiar.

1 de Junio de 2015.

Antonio Cortés de Cádiar.

SÍMBOLO JOSEFA DE CÁDIAR

SÍMBOLO JOSEFA DE CÁDIAR

Antonio Cortés de Cádiar, es una afable personaje muy querido allá por donde pasa. Es cantero, albañil, escultor y filósofo.

Antonio nació en Cádiar, en 1945. Emigró con tan solo 12 años, junto con su familia, a Cataluña. A los 18 años pasó los Pirineos y se instaló en el pueblo francés de Cruas. Allí es dónde aprendió el trabajo artesanal de la cantería.

En 1992 cesó el duro trabajo de cantería y comenzó a colaborar dando clases en el Clippa del Mercoyrol College en Cruas. Este es centro de integración pre-vocacional alternativo, está dirigido a estudiantes con situaciones familiares difíciles y se les brinda, a través de un enfoque educativo diferente, una experiencia profesional gratificante que rompe con la educación escolar tradicional. 

Antonio Cortés de Cádiar, ha expuesto tanto en su pueblo natal como en Berja y Francia.

Para finalizar, dejamos esta reflexión que hace Antonio Cortés a través del “símbolo de la inseguridad en el siglo XXI”.

El símbolo de la inseguridad nace con la intención de que todos se unan. Podemos llamarlo el mensajero de la paz. Él comienza a preocuparse, a ver a tantos jóvenes en dificultades y es bueno que les demos los medios y les enseñemos ciudadanía, respeto y tolerancia, y debemos creer en la esperanza. Y enséñales que el planeta tierra es nuestro, de nosotros, los humanos. 

Oh, qué hermosa es la vida con nuestros hijos. Soy yo, el símbolo, el mensajero de la paz. Y siempre te tendré en mis pensamientos.

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *