MIRADOR DEL CAPALLÓN Una ventana con vistas

VISTAS DE ZÚJAR DESDE EL CAPALLÓN

VISTAS DE ZÚJAR DESDE EL CAPALLÓN

Si estás buscando un mirador, un lugar diferente donde contemplar unas maravillosas vistas, donde reine la tranquilidad, solo rota por el tañir de las campanas, entonces tienes que venirte al altiplano granadino. Esta vez te recomendamos acercarte hasta Zújar, aquí en lo alto se encuentra el mirador del Capallón.

Zújar es un antiquísimo pueblo al pie del cerro Jabalcón, y aunque su nombre actual proviene de la palabra árabe “al-Sujûr” o “al-Sujayrât”, en castellano peña grande, sus orígenes se remontan como mínimo a la época del Bronce Final, hace unos tres mil años.

Durante el imperio romano, Zújar, Hactara por aquel entonces, fue famosa por el balneario y las aguas termales que emanan del cerro Jabalcón.

Pero el mayor desarrollo de este tranquilo pueblo, vino con la llegada de los árabes. Aquí construyeron una alcazaba bien defendida y casi inexpugnable, cuyos restos apenas se ven desde el mirador del Capallón. La alcazaba de Zújar tuvo un papel fundamental a la hora de frenar las tropas castellanas que se dirigían a conquistar Baza en 1489. El pasado morisco de Zújar se siente sobretodo en la configuración de sus calles, en la construcción de sus casas y sobretodo, en su rica gastronomía.

Desde el mirador del Capallón podrás ver y distinguir los barrios de Zújar, descritos por el ayuntamiento:

El barrio de Abatel es un conjunto de casas cueva, dispuestas de forma irregular en torno al “Cerrillo de la Horca” y las faldas del promontorio Abatel, otro topónimo de origen árabe que significa lugar de castigo. En este barrio se encuentra la ermita de San Pedro y San Pablo, levantada en los años 70 del pasado siglo.

El barrio de la Alcazaba, se encuentra por encima de la plaza Mayor, está constituido por los inmuebles que bordean la Rambla del Carrizal y la Alcazaba. Aquí se encontraban hasta los años 50 un molino, conocido como el Molinete, y el puente que unía el barrio con la Plaza mayor.

ALCAZABA DE ZÚJAR

ALCAZABA DE ZÚJAR

La Alhanda son las casas y huertos que se encuentran junto a la Vereda de la Zarola.

El barrio Arraz Montarit está situado en el centro de Zújar, conserva un marcado aire morisco, caracterizado por la gran cantidad de estrechas, y zigzageantes calles.

Barrio del Ángel fue el lugar donde  se erigió una ermita en el siglo XVI con la advocación al Santo Ángel de la Guarda. A pesar de tener una dilatada historia, este barrio se ha desarrollado sobretodo en las últimas décadas del siglo XX.

Los barrios de Bogarra Bajo y Bogarra alto tienen su origen en los pagos agrícolas en los que se asientan. Se sitúan en los límites urbanos de Zújar.

El barrio de Caño Jorge es una curiosa mezcla de casas de estilo morisco con nuevas edificaciones, asentadas en el Pago del Caño Jorge.

El barrio del Capallón, se divide en cuatro zonas. El Capallón Bajo, cuyas casas se sitúan en el antiguo camino desde la Santa Cruz. El Capallón alto, donde se encuentra este magnífico mirador. San Marcos compuesto por edificios y cuevas que dan a la Rambla de Zújar y las Eras de San Marcos, cuyas viviendas bordean una plaza de reciente creación en torno a una ermita.

El barrio de El lugar está constituido por callejones y casas de estilo morisco. Aquí se encuentra el caño de San Leandro.

El barrio el Nogueral, es uno de los barrios más modernos, se sitúa donde antiguamente estaba el pago del Nogueral.

VISTAS DE ZÚJAR

VISTAS DE ZÚJAR

Pero, sobretodo lo que más destaca de la panorámica que podemos disfrutar desde el Capallón, es el Cerro de Jabalcón. Este relieve aislado cuenta con casi 1500 metros de altitud,  y sobresale de manera abrupta de la hoya de Baza. Está compuesto de margas, yeso y rocas areniscas que le confieren una espectacular belleza.

En el Cerro de Jabalcón se encuentra varios paneles con pinturas rupestres esquemática, siendo estas unas de las más destacadas del altiplano.

En el siglo XII ya aparece citado este cerro por al-Zuhrî, que cuenta que de él se extraía kuḥl (antimonio) hacía el Magreb. En lo alto del Jabalcón cuenta al-Zuhrî, hay una fortaleza llamada Tíscar (Tishkar), donde suceden cosas maravillosas. Dice que cuando sopla viento de Levante sale de ella un vapor denso más blanco que la nieve y, cuando sopla en ella el viento del Oeste, sale un humo rojo como la llama del fuego. Al soplar el viento del Sur, exhuma un vapor amarillo como los rayos del sol y, al soplar el del Norte, sale un vapor tan azul como el lapislázuli. Si no le da ningún viento, no sale nada y esto sucede desde tiempos remotos.

En el punto más alto del Cerro de Jabalcón se encuentra la ermita de la Virgen de la Cabeza, a la que acuden en romería los vecinos de Zújar durante sus fiestas patronales.

El Cerro de Jabalcón se ha convertido desde hace unos años en punto de encuentro de los que practican ala delta, parapente y paramotor, pues arriba hay una pista de despegue para estos “artilugios voladores”. También es un fantástico lugar para practicar el  mountain bike.

¡¡¡Guau!!! es alucinante todo lo que se puede ver, y todo lo que hemos aprendido desde el mirador del Capallón. Se nos había olvidado que tenemos que seguir camino.

Deja una respuesta

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario