• Síguenos

MONUMENTO AL PINTOR APPERLEY Donada por la familia de George Apperley en 2007

MONUMENTO AL PINTOR APPERLEY copia

MONUMENTO AL PINTOR APPERLEY

La albaicinera placeta de la calle Gloria, está centrada por una escultura, de algo más de medio metro de altura, que se pierde visualmente entre el enrejado y los muros que la protegen. La escultura es el Monumento al pintor Apperley que realizó el artista valenciano, Mariano Benlliure, en 1944. 

George Owen Wynne Apperley

George Owen Wynne Apperley, fue un pintor inglés que se asentó, a principios del siglo XX, en el barrio del Albaicín, cuyos rincones y mujeres retrató con especial sensibilidad.

George Apperley nació en la ciudad inglesa de Ventnor, a finales del siglo XIX, en el seno de una familia aristocrática, de corte militar. Su adolescencia fue difícil, incluso lo expulsaron de la escuela de arte de Herkomer. Sin embargo, consiguió viajar a Italia con su tutor de arte, donde expuso en 1904. Con apenas 20 años ya exponía en las mejores galerías de arte de Europa. Viajó por varios países europeos, y vivió, hasta la primera década del siglo XX, en Lugano, Londres, y Bushey.

Desde el principio Apperley, se orientó hacia la pintura en acuarela. Los paisajes y la exaltación de la mujer fueron sus temas predilectos. 

 MONUMENTO AL PINTOR APPERLEY

MONUMENTO AL PINTOR APPERLEY

George Apperley llegó en 1913, a Granada por primera vez, fascinado por las imágenes, las noticias y los relatos que le llegaban de la Alhambra. Este primer contacto con Granada fue fugaz, pues marchó de nuevo a Londres, pero ejerció en él un embrujo especial. Quedó fascinado por la luz, el encanto de los paisajes y las gentes de nuestra ciudad.

Con el estallido de la primera Guerra Mundial, Apperley, huyó de Inglaterra y se estableció en Madrid, donde expuso sus obras con gran éxito.

En 1917 regresó a Granada y se estableció en el Albaicín, cerca del Mirador de San Nicolás. Allí conoció a Enriqueta Contreras con la que contrajo matrimonio. Enriqueta se convirtió en su musa, y modelo casi único de sus obras. Estos cuadros lucen bellas mujeres, adornadas con mantillas, chales, mantones de Manila, abanicos…, tendidas muchas de ellas, en suntuosos divanes. Sus cuadros recuerdan el estilo del cordobés Romero de Torres.

En 1933, cuando se instauró la segunda República, George Apperley se marchó a Tánger, junto con su familia. Allí vivió hasta su muerte en 1960. Sin embargo, el pintor inglés visitó en numerosas ocasiones Granada. 

La escultura de Apperley

MONUMENTO AL PINTOR APPERLEY

MONUMENTO AL PINTOR APPERLEY

Que el Monumento al pintor Apperley esté colocado en esta coqueta plaza de la calle Gloria, fue gracias a la generosidad de María Contreras, y de Charles Apperley, familiares del artista inglés que donaron a la ciudad, en el año 2007, la escultura que realizó Mariano Benlliure, a mediados del siglo XX.

Las rejas que cierran y protegen la escultura, datan del siglo XVII, pertenecieron al carmen de los Mínimos, y fueron donadas por Antonio Dalmases.

La parte trasera del conjunto artístico, cuenta con un pilar cuyo frontal lo forman restos de piedra troceada y recuperada del pretil del río Darro. Material que aportó el albaicinero José Molina.

El lugar que hoy ocupa la placeta de la Gloria, entre el Paseo de los Tristes y San Juan de los Reyes, surgió a partir de un derribo realizado en los años sesenta del pasado siglo. Desde entonces hasta los primeros años del 2000, cuando se hizo la placeta, se convirtió en un vertedero de escombros.

PILAR PLACETA DE LA GLORIA - MONUMENTO AL PINTOR APPERLEY

PILAR PLACETA DE LA GLORIA – MONUMENTO AL PINTOR APPERLEY

Como curiosidad contar que la cartela que tiene el conjunto artístico, ha sido reemplazada en varias ocasiones. Al poco de ser inaugurada la escultura, en abril de 2007, la placa conmemorativa, que era de bronce, fue sustraída. Se sustituyó años más tarde, en 2012, pero tampoco duró mucho. El ayuntamiento volvió a colocarla, pero esta vez el nombre del artista estaba mal escrito 😮 . En 2017 la placa de la estatua de Apperley se repuso de nuevo. Esta vez el Ayuntamiento optó por hacerla de piedra, en vez de bronce, y con pocas palabras, 😉  

Por cierto, comentar que la placeta dónde se encuentra la escultura a George Apperley, no se llama Placeta de la Gloria, bueno…, de hecho, es que la placeta no tiene ni nombre. A finales del año 2018 se abrió una petición en la plataforma change.org “para que se nombre la innominada placeta de la Calle Gloria, en el bajo Albaicín”, con el nombre de Apperley.

 

MONUMENTO AL PINTOR APPERLEY Donada por la familia de George Apperley en 2007
5 (100%) 5 vote[s]

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *