MUSEO DE LA MIEL

MUSEO DE LA MIEL DE LANJARÓN

MUSEO DE LA MIEL DE LANJARÓN

Dicen que solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, y no anda muy descaminado el refranero español. Estos días estamos con la garganta un poco tocada, ya sabes que los fríos granadinos son muy severos, y hay que salir bien abrigados. Para mitigar un poco el dolor y suavizar el gaznate, hemos tomado el café con una exquisita miel artesanal de aguacate. Ummm que rica. Espera que voy a por otro…☕️⏳⏳… bueno ya estamos aquí. 

Se sabe que desde el neolítico el hombre “saqueaba” los panales de las abejas. De ellos extraía miel y cera. Sin embargo, parece ser que la apicultura se originó en la edad de los metales, cuando se necesitó una producción constante de cera, elemento esencial en la metalurgia, en el proceso de la cera perdida.

En diversos poblados íberos se han hallado restos de  colmenas cerámicas, embudos y envases propios de la apicultura. Muchas de estas colmenas cerámicas de época iberorromana se han clasificado erróneamente como conducciones de agua, pues su aspecto es muy similar. 

Aunque los romanos avanzaron bastante en las técnicas apícolas, fue con la llegada de los árabes cuando se perfeccionó la actividad. 

En el siglo X, tras las fitnas o guerras civiles entre musulmanes, cambiaron algunos tributos y se grabó con impuestos el poseer colmenas. Ibn Hazm escribió:

En cambio, hoy esos tributos son los siguientes: uno de capitación [Yizya], impuesto sobre las cabezas de los musulmanes, que llaman al-qati y que se recauda mensualmente [en metálico]; otro, ´arïba, impuesto sobre los bienes, es decir, sobre el ganado lanar y el vacuno, las bestias de carga y las abejas, que consiste en un tanto fijo por cabeza(…)

MUSEO DE LA MIEL DE LANJARÓN

MUSEO DE LA MIEL DE LANJARÓN

Los agrónomos andalucíes escribieron, desde el siglo X, tratados de apicultura que estuvieron vigentes durante muchos siglos. Existen numerosos documentos árabes en los que se hace referencia a la excelencia de las mieles de Granada.

Como es ampliamente conocido, la miel, constituye un alimento energético, y además, debido a sus propiedades antisépticas se empleó, desde antiguo, en la conservación de frutos, en la medicina e incluso en la elaboración de cosméticos.

Tras la conquista castellana la apicultura se consideró como una actividad pecuaria más. Pagaba los mismos impuestos y diezmos eclesiásticos que la ganadería. Fue una profesión necesaria y de gran valor. Los colmeneros se convirtieron casi en los primeros agentes forestales. Crearon, a finales del siglo XV, la Santa Hermandad de los Montes, para intentar contener a los ladrones del campo. Tenían la potestad de atrapar y juzgar a los que robaban en los montes.

La existencia de colmenas se constata en los inventarios de bienes registrados en los Libros de Protocolos Notariales de Granada. Eran consideradas como un bien de gran valor, e incluso, se dejaban como dote de las mujeres casaderas.

MUSEO DE LA MIEL DE LANJARÓN

MUSEO DE LA MIEL DE LANJARÓN

Para hacernos una idea de la magnitud de la apicultura en Granada después de la conquista, reseñar que, en la segunda mitad del siglo XVI, ya se contabilizaban más de 1.000 colmenas solo en la comarca de Montefrío, la mayoría de ellas dedicadas a la subsistencia familiar.

En el segundo tercio del siglo XVIII se realizó el primer censo de colmenas de la provincia. Granada contaba con más de 10.000 colmenas y casi 1000 apicultores.

La miel de Granada recibió en la Exposición de 1828 un premio a su excelente calidad. Pero el espaldarazo internacional que necesitaba la “Miel de Granada”, vino de la mano de la alemana Berta Wilhelmi, quien impulsó la modernización de la apicultura.

En 1.888 se realizó, en el Palacio de Carlos V de la Alhambra, una Exposición de Agricultura, bajo la protección del Ayuntamiento de Granada y la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Granada. Allí Berta Wilhelmi, presentó una muestra de sus colmenas de tipo movilista, modelos Dathe y Gravenhorst. Es considerada como una de las pioneras en el cuidado de las abejas con este método, en el que las colmenas se trasladan cada año de un sitio a otro del territorio para buscar buenos pastos durante el invierno.

El Museo de la Miel de Lanjarón

MUSEO DE LA MIEL DE LANJARÓN

MUSEO DE LA MIEL DE LANJARÓN

El Centro de Interpretación de la Apicultura para la Conservación de la Biodiversidad, está ubicado en la Finca Berta Wilhelmi, a la entrada de Lanjarón, en el margen izquierdo del barrranco del Salado. 

El enclave cuenta con unos 18.000 metros cuadrados, en los que el visitante puede disfrutar, además de un paraje natural privilegiado, de cuatro áreas didácticas compuestas por: El Lagar de cera, único de estas características de Andalucía y que data del siglo XVII-XVIII; el Itinerario didáctico-apícola, compuesto de paneles estáticos distribuidos por los jardines; la Colección de colmenares de distintas épocas; y el Museo de la Miel.

El edificio del Museo de la Miel, fue inaugurado en 2011. Tiene forma de “L”, y destacan sus grandes ventanales. Cuenta con 500 metros cuadrados y está dotado de módulos interactivos ideados para acercarse al apasionante mundo de la abeja, de una manera entretenida y participativa, ideal para compartir en familia. Hay un espacio dedicado a los más pequeños de la casa. 

La Miel de Granada 

MUSEO DE LA MIEL DE LANJARÓN 006

MUSEO DE LA MIEL DE LANJARÓN

La provincia de Granada tiene censadas más de 50.000 colmenas. Es una de las principales productoras de miel de España, tanto que, posee una de las dos únicas mieles con Denominaciones de Origen Protegidas de nuestro país. 

La Denominación de Origen Protegida “Miel de Granada” ampara a 8 tipos de miel producida en la provincia. Los tipos de miel son: miel monofloral de castaño, miel monofloral de romero, miel monofloral de aguacate, miel monofloral de naranjo o azahar, miel monofloral de cantueso, miel de la sierra y miel multifloral. 

Las principales comarcas productoras de miel en nuestra provincia son Sierra Nevada-Alpujarra, Valle de Lecrín, La Costa, los Montes Orientales, la Vega y Zona Norte.

Horario de visitas Museo de la miel de Granada

INVIERNO/OTOÑO:

  • Mañanas: martes a domingos – de 10 a 14 h.
  • Tardes: sábados y domingos – de 16 a 18 h.

PRIMAVERA/VERANO:

  • Mañanas: martes a domingos – de 10 a 14 h.
  • Tardes: martes a viernes – de 16 a 18 h.
  • sábados y domingos – de 16 a 20 h. 

PRECIO DE LA VISITA:   3 €

Para grupos numerosos, consultar precio

Lugares para visitar en Granada

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *