• Síguenos

PALACIO DE LAS COLUMNAS Palacio del Conde de Luque

PALACIO DE LAS COLUMNAS - Palacio del Conde de Luque

PALACIO DE LAS COLUMNAS – Palacio del Conde de Luque

El barrio de la Magdalena, fue desde sus inicios un arrabal a extramuros de la ciudad, dominado por tierras de cultivo. La llegada de familias nobles a la zona, desde el siglo XVIII, promovió la actualización arquitectónica, levantando aquí suntuosos palacetes de corte clasicista. El Palacio del Conde de Luque conocido también como Palacio de las Columnas, es un buen ejemplo de este tipo de arquitectura. 

El Palacio de las Columnas

El Palacio de las Columnas, está enclavado en el número 55 de la Calle Puentezuelas. Tiene fachadas que dan a la calle Obispo Hurtado y Santa Teresa.

El palacio fue erigido por D. Cristóbal Fernández de Córdova y Pérez de Barradas, VII Conde de Luque, a comienzos del siglo XIX, para su residencia privada.

PALACIO DE LAS COLUMNAS - Palacio del Conde de Luque

PALACIO DE LAS COLUMNAS – Palacio del Conde de Luque

A finales del siglo XVIII, el Conde de Luque, decidió cambiar su residencia habitual en Córdoba, donde tenía su señorío, a Granada, donde sus intereses políticos eran más ambiciosos. Cristóbal Fernández era caballero veinticuatro y alférez mayor de Granada.

El solar donde se levantó el palacio, fue adquirido por el VII Conde de Luque, en 1803, por algo más de 75.000 reales. 

El edificio es de estilo neoclásico. Fue diseñado y construido entre 1803 y 1819 por el arquitecto don Diego Naranjo, que se tuvo que retirar por problemas de salud, en 1817, siendo sustituido por Francisco Romero.

Narciso Miguel Bueno, se encargó de toda la rejería de la vivienda.

PALACIO DE LAS COLUMNAS - Palacio del Conde de Luque

PALACIO DE LAS COLUMNAS – Palacio del Conde de Luque

El inmueble está compuesto por un cuerpo central y dos laterales, adoptando, en planta, la forma de “U”. 

Cuenta con un amplio jardín de trazado neoclásico, al que se puede acceder desde la galería de la planta baja. El Palacio de las Columnas no fue en su origen tan grande como lo es en la actualidad, pues, en el siglo XX, se amplió en varias ocasiones.

El edificio cuenta con semisótano y dos plantas de alzada, perfectamente visibles desde el patio.

El patio está conformado por un jardín con galerías cerradas a su alrededor. Estas galerías se presentan en tres alturas: dos pisos superiores para las habitaciones  y un semisótano para almacenaje. Las dos alturas se decoran de un modo clásico, y repiten el mismo esquema de pilastras que sostienen un arco de medio punto.

El cuerpo central del patio acoge, en su piso inferior, una escalinata de piedra con balaustrada de hierro. En el segundo piso se abre una balconada también en hierro. 

PALACIO DE LAS COLUMNAS - Palacio del Conde de Luque

PALACIO DE LAS COLUMNAS – Palacio del Conde de Luque

Del resto del patio destaca la gran cantidad de plantas ornamentales, un pilón central de piedra, varios bancos, y un pequeño estanque. El patio tuvo en el siglo XIX un pequeño invernadero, una noria y una alberca, ya desaparecidas.

Entre la entrada al edificio y el patio hay un zaguán del que parten dos galerías, que articulan la distribución de las diferentes habitaciones y salas del palacio. 

El Palacio del Conde de Luque contaba con 50 salas. En el primer piso, se encontraban las estancias con funciones domésticas: cocina, despensa, taller, dormitorios de criadas, etc.

En el piso superior se situaban los dormitorios y las salas de mayor relevancia social (salas de compañía, el archivo, la oficina del secretario,…) 

PALACIO DE LAS COLUMNAS – Palacio del Conde de Luque

CÚPULA DE LAS ESCALERAS – PALACIO DE LAS COLUMNAS

La escalera original que comunica las dos alturas, ya no existe. Estaba realizada en piedra, con barandilla de hierro y bronce dorado. Se cubre con una bóveda cuadrada pintada con fingidas. Su centro pasa a otra  cúpula octogonal a través de cuatro pechinas.

Los escudos heráldicos de la familia Córdoba, han desaparecido de todo el inmueble, excepto de la fachada. 

Destaca del edificio su fachada de ladrillo y piedra de Sierra Elvira. Debido a la estrechez de la calle Puentezuelas, se hace imposible contemplar su portada monumental al completo.

La fachada principal se organiza en dos cuerpos, uno inferior, protagonizado por cuatro columnas dóricas dispuestas dos a dos, a cada lado del portón de acceso, que soportan un entablamento con triglifos y metopas. Del cuerpo superior llama la atención un gran balcón con rejería. Detrás, se sitúa otro entablamento con cuatro columnas jónicas que acaban en un gran frontón, que alberga un gran escudo de armas

FACHADA PALACIO DE LAS COLUMNAS

FACHADA – PALACIO DE LAS COLUMNAS

En el resto de la fachada se alternan numerosas ventanas adinteladas con trabajo de rejería, en la planta inferior, mientras que en la parte superior las ventanas se cubren con frontones rectos y curvilíneos. 

A finales del siglo XIX, el Palacio de las Columnas pasó a manos de la familia Pérez de Herrasti, últimos inquilinos de esta fantástica vivienda. 

El inmueble fue adquirido, en 1946, por el Ministerio de Educación Nacional. Se reformó por los arquitectos Luis Álvarez de Cienfuegos y Juan de Dios de Wilhelmi. Dos años más tarde albergó las aulas de la Facultad de Filosofía y Letras, cuya sede se encontraba en el antiguo Colegio de San Pablo.

Posteriormente acogió el Instituto de Idiomas y, desde 1979, es la sede de la Facultad de Traductores e Intérpretes.

Si alguna vez te has preguntado cuánto costaría en el siglo XIX una “casita” como esta, te podemos despejar la duda. El coste total del Palacio de las Columnas hasta el momento de su habitabilidad, ascendió a poco más de 3.186.000 reales.

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *