• Síguenos

PANTANETA DE ALHAMA Un humedal con una gran biodiversidad

LA PANTANETA DE ALHAMA

LA PANTANETA DE ALHAMA

Si te apetece dar un tranquilo paseo, en plena naturaleza, recorriendo espectaculares lugares llenos de encanto, te recomendamos que te acerques hasta la Pantaneta de Alhama.

La Pantaneta de Alhama, es un pequeño embalse que se construyó en los años sesenta del pasado siglo, como trasvase de otro embalse mucho mayor, el de los Bermejales. Para ello se creó un largo túnel, de 14 kilómetros, con una tuneladora traída para la ocasión desde Estados Unidos. La máquina tardó 282 días en hacer el túnel. La Pantaneta tiene una extensión de unos 80.000 metros cuadrados.

Aunque se puede llegar hasta la Pantaneta de Alhama en vehículo propio, la mejor manera, sin duda, es hacerlo caminando desde Alhama, un recorrido que se tarda en hacer poco más de media hora.

Ruta hasta la Pantaneta de Alhama.

El sendero que lleva a la Pantaneta desde Alhama, es muy cómodo, apto para personas de todas las edades y condiciones físicas. Discurre paralelo al cauce del río Marchán, y se adentra en un fantástico ecosistema de ribera, bajo las paredes verticales de los Tajos de Alhama, considerados como uno de los parajes de interés geológico y natural más importantes de Andalucía.

SENDERO DE LA PANTANETA DE ALHAMA

SENDERO DE LA PANTANETA DE ALHAMA

Justo en la parte posterior de la iglesia conventual del Carmen, encontramos el Cinema Pérez, donde se sitúa un espectacular mirador panorámico. Desde aquí, desciende la senda conocida como Camino de la Trucha, que lleva hasta la Pantaneta. Este sendero pasa primero por los molinos harineros de San Pedro y San Francisco, que aprovechaban la fuerza motriz del río Alhama para mover sus maquinarias.

Entre los elementos más curiosos que podemos ver, en esta parte inicial del sendero, están unos peculiares lavaderos horadados en la roca, que eran utilizados antiguamente para lavar la ropa.

A tan solo un par de minutos de camino de las fábricas de harinas, se localizan los restos de la ermita de la Peña de Francia, un pequeño templo acondicionado por los molineros de Alhama, a finales del siglo XVIII. Un poco más adelante se encuentra, horadada en la roca, la ermita de los Ángeles, que tiene su propia leyenda. Cuenta esta leyenda que un noble caballero fue salvado por la Virgen, al precipitarse con su caballo por los tajos de Alhama. Por ello se erigió la ermita en este paraje.

A partir de este punto se entra en una fresca alameda, cruzando el cauce del río, hasta llegar a la carretera A-4150, frente a la presa de la Pantaneta. Al llegar a este lugar da la sensación de ser un humedal natural, como tantos otros de Andalucía, con una laguna rodeada de carrizales, aneas, saucedas, alamedas y restos de un encinar autóctono. Sin embargo, hay que recordar que, en este caso, ha sido la naturaleza la que ha colonizado un espacio creado por el hombre, generando un humedal donde antes había una escueta ribera.

Ecosistemas de la ruta hasta de la Pantaneta de Alhama

SENDERO DE LA PANTANETA DE ALHAMA

SENDERO DE LA PANTANETA DE ALHAMA

En apenas 3 kilómetros se ha pasado por dos ecosistemas singulares y diferentes, uno el de los Tajos y el otro el del humedal de la Pantaneta.

La zona de los Tajos de Alhama, son las aves las protagonistas de este espacio. Aquí están presentes la típica avifauna de los roquedos, entre las que destacan grajillas, aviones roqueros, palomas, golondrinas y una gran variedad de rapaces, como son los búhos reales, cernícalos, y águilas reales, que se alimentan de ratoncillos de campo, topillos, pequeñas aves y reptiles, muy abundantes en la zona. En las umbrías, bajo los tajos, crecen “cagarrias” y “negritos”, dos variedades micológicas muy apreciadas en la gastronomía local. 

En la Pantaneta se descubre un ecosistema típico de los humedales, donde las aves acuáticas como fochas, porrón pardo, ánade azulón, garzas y cormoranes, están muy presentes. Entre los peces que habitan en las aguas de la Pantaneta se encuentra la trucha común, la Colmilleja, o el Cacho. Mientras que, la salamandra común, el sapo partero bético y el tritón pigmeo son algunos de los anfibios que puedes ver. 

PANTANETA DE ALHAMA

PANTANETA DE ALHAMA

El camino que bordea el pantano está acondicionado con miradores ornitológicos y paneles informativos sobre la fauna y la flora, que se desarrolla en este área. Desde la Pantaneta sale una pista forestal que enlaza con los montes de El Robledal y la venta de la Alcaicería.

Pero este lugar también cuenta con restos arqueológicos importantes. Muy cerca de este pequeño embalse, se localiza la necrópolis de la Pantaneta. Se trata de una necrópolis de época altomedieval, con tres sepulturas, aunque podrían existir algunas más en los alrededores, excavadas en la roca, con orientación oeste. 

El conjunto está formado por una tumba rectangular y dos en forma de bañera, una de ellas con la particularidad de que presenta una oquedad tallada en la pared de la cabecera, muy similar a las de Sierra Martilla, el Castillejo de Nívar o Tózar.

La Pantaneta de Alhama tanto por su singularidad, como por su gran biodiversidad fue incluida, en el año 2010, en el Inventario Andaluz de Humedales. 

PANTANETA DE ALHAMA Un humedal con una gran biodiversidad
5 (100%) 3 vote[s]

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *