• Síguenos

PARQUE MANUEL RODRÍGUEZ PENALVA Un lugar que no puede faltar en una visita por Huéscar

PARQUE MUNICIPAL MANUEL RODRÍGUEZ PENALVA - HUÉSCAR

PARQUE MUNICIPAL MANUEL RODRÍGUEZ PENALVA – HUÉSCAR

Lo primero que sorprende cuando entramos a Huéscar, por la Avenida Granada, es el gran parque situado en el margen derecho de dicha avenida. Así que, después de toda una mañana visitando el patrimonio histórico de la localidad, toca hacer un alto en el camino, y relajarse un poco. Nos acercamos hasta el Parque Municipal Manuel Rodríguez Penalva, que es como se llama este encantador enclave.

El parque Manuel Rodríguez Penalva, se construyó a mediados del siglo XX. Fue precisamente al alcalde de Húescar, Manuel Rodríguez Penalva, al que en 1940 se le ocurrió la idea de construir en la localidad, un espacio ajardinado donde niños y mayores pudiesen pasar las horas de ocio. Huéscar por aquel entonces era una ciudad dedicada fundamentalmente a la agricultura y la ganadería y carecía de parques dignos de su categoría.

El 14 de febrero de 1941, se aprobó en Sesión Extraordinaria del Ayuntamiento, el proyecto de jardín que había presentado  para la ciudad, Manuel Gómez, apenas tres días antes. Sin embargo, el parque no se terminó hasta finales de esa misma década. Se encargó al arquitecto madrileño, de la Fuente, el replanteo del proyecto decorativo del parque, proyecto que no entregó hasta noviembre de 1948.

PARQUE MUNICIPAL MANUEL RODRÍGUEZ PENALVA - HUÉSCAR

PARQUE MUNICIPAL MANUEL RODRÍGUEZ PENALVA – HUÉSCAR

El Parque Manuel Rodríguez Penalva es de planta trapezoidal. Su perímetro ronda los 800 metros, y su extensión es de 33 hectáreas (33.000 metros cuadrados).

El parque cuenta con ocho entradas: Seis en los laterales mayores (tres en cada lateral), y otras dos en los laterales menores (una en cada lateral).

Las tres entradas que dan a la avenida de Granada, son  las más vistosas. Están formadas por portalones sin techo, flanqueados por vanos abiertos a modo de hornacinas que albergan maceteros de obra. Coronando los pórticos se disponen figuras enfrentadas de águilas, en actitud de reposo, que miran hacia el interior del pórtico. Da pena ver que no todas estas portadas están completas.

El Parque de Huéscar cuenta con dos zonas diferenciadas, un espacio para disfrutar en invierno y otro para el verano. 

La zona de invierno, ocupa un cuarto del espacio total. Allí se plantaron especies de hoja caduca, para que se soleara durante las frías estaciones. Este espacio se divide en dos partes por un pasillo central. Dispone de larga pérgola trazada de este a oeste, en la que se entrelazan rosales trepadores.

 

PARQUE MUNICIPAL MANUEL RODRÍGUEZ PENALVA - HUÉSCAR - 1951

PARQUE MUNICIPAL MANUEL RODRÍGUEZ PENALVA – HUÉSCAR – 1951

La zona de verano dispone de grandes árboles, y setos altos, entre otros elementos, para dar sombra durante el estío. Todo el Parque de Penalva está lleno de laberintos arbóreos, setos, y parterres. Se construyó una pequeña casa, de dos plantas de alzada, para que el jardinero guardara sus aperos, y que los niños del pueblo bautizaron como “la casa de las brujas”. 

Un gran espacio circular, desprovisto de vegetación, y con el suelo de grava, es donde actualmente se encuentra el parque infantil. Posiblemente este espacio fue donde se proyectó, en un principio, realizar el estanque.

PALOMAR - PARQUE MUNICIPAL MANUEL RODRÍGUEZ PENALVA - HUÉSCAR

PALOMAR – PARQUE MUNICIPAL MANUEL RODRÍGUEZ PENALVA – HUÉSCAR

Otro de los elementos que no podían faltar en un parque público de finales del siglo XX, era el palomar. El de Huéscar se encuentra en el jardín de verano. Consta de tres alturas, la parte inferior es de base cuadrada, mientras que las dos siguientes son hexagonales, con vanos cegados de medio punto. Esta estructura  se cubre exteriormente con un tejado a seis aguas con tejas árabes vidriadas, de color verde. 

En el proyecto del arquitecto madrileño, también se encontraba la realización de varias esculturas. Las esculturas más antiguas del Parque Municipal Manuel Rodríguez Penalva eran una Venus de Milo, un David vencedor sobre Goliat y un caballito recostado. Hace unos años se sustituyeron por nuevas esculturas realizadas en bronce, que representan a las cuatro estaciones del año.

En el proyecto original, se planteó la construcción de un “Quiosco de la Música”, un “Estanque” y un “Jaulón de Monos”, que no llegaron a materializarse. 

PLAZA DE LA BIBLIOTECA - PARQUE MUNICIPAL MANUEL RODRÍGUEZ PENALVA - HUÉSCAR

PLAZA DE LA BIBLIOTECA – PARQUE MUNICIPAL MANUEL RODRÍGUEZ PENALVA – HUÉSCAR

Entre los árboles que hemos podido ver, se encuentra un jabonero de China, castaños de indias, acacias y ciruelos de Japón, árboles del amor, pinos carrascos, falsas acacias, árboles del cielo, moreras de papel, plátanos de sombra, arces blancos, tilos de hoja pequeña, cipreses de Arizona, palmitos y laureles. Las ardillas y autillos forman parte de la fauna más representativa del parque.

Sin embargo, el elemento más singular, y que nos llamó poderosamente la atención, del parque oscense es la biblioteca de verano, que estuvo funcionando hasta los años 70 del siglo XX.

La biblioteca está al aire libre. Consta de una plaza circular, rodeada de estanterías realizadas de cemento, y pintadas de blanco. Estas repisas estaban protegidas por una verja, acogiendo en su interior un buen número de libros. Un trabajador municipal era el responsable de la biblioteca. Recogía y entregaba libros a quien los pedía. Los lectores pasaban las tardes de verano devorando libros en un marco incomparable, cobijados bajo las sombra de los arboles. 

PARQUE MANUEL RODRÍGUEZ PENALVA Un lugar que no puede faltar en una visita por Huéscar
5 (100%) 5 vote[s]

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *