PILAR DE FUENTE VIEJA – MOCLÍN Testigo de una pasado no tan remoto

FUENTE VIEJA - MOCLIN

FUENTE VIEJA – MOCLIN

La villa de Moclín siempre nos ha impresionado, es sorprendente como un pueblo, de apenas quinientos habitantes, tenga un patrimonio tan extenso. En un par de kilómetros cuadrados puedes visitar desde restos del neolítico hasta estructuras bélicas pertenecientes a la Guerra Civil, pasando claro, por su Castillo y el Cristo del Paño, que atrae a muchos devotos cada 5 de octubre. Cuando visites Moclín, no debes de pasar por alto, el pilar de Fuente Vieja y el Pozo Juan Villodres, dos obras hidráulicas, situadas a las mismas puertas del pueblo.

A la salida de Moclín, dirección Puerto Lope o Tózar, nos encontramos con una monumental fuente conocida como Fuente Vieja. Esta fuente es de estilo renacentista, se erigió entre finales del siglo XV y principios del XVI.

Tras la conquista de Moclín por parte de los Reyes Católicos, se incorporó esta villa a la jurisdicción del Cabildo granadino, estableciéndose una nueva población que se mezclaría con los moriscos. Es a finales del siglo XV cuando se comienzan a remodelar y a crear nuevas infraestructuras públicas, entre ellas el abastecimiento de agua.

FUENTE VIEJA - MOCLÍN -

FUENTE VIEJA – MOCLÍN –

Pero, si la población de Moclín se asentaba entorno al Castillo y la Iglesia de la Encarnación ¿por qué este monumental pilar de Fuente Vieja está tan alejado de ella?.

Recordemos que Moclín formaba parte de las “Siete Villas”, obligadas a aprovisionar de cereal a la ciudad de Granada. Para cumplir con este cometido, se crearon eras, pósitos, y lugares donde abastecer de agua a los animales de carga y a las personas. Estos espacios estaban próximos a las labores del campo, es decir fuera de la población.

El Pilar de Fuente Vieja se presenta como una gran pila rectangular, que no supera los 50 centímetros de alto, realizada en piedra con varios contrafuertes.  Un gran frontón escalonado, en dos alturas, y asentado en el suelo, se alza sobre la pila. A derecha y a izquierda de la parte inferior del frontón, se encuentran dos sencillos caños de agua. A media altura, justo en el centro del frontón, se sitúa una cartela conmemorativa muy deteriorada e ilegible, donde estaría inscrito, no solo el año de construcción sino también el nombre del corregidor y el rey de la época. Bordeando la parte superior del frontón se encuentra una doble moldura con una inscripción, en la que se puede leer “Esta Obra Mandó Hazer el corregidor de la Villa (…ilegible)”. El pilar de Fuente Vieja, está coronado por una decoración floral, realizado con dos volutas enfrentadas de tal manera, que en la parte inferior forman un corazón. En los extremos de las volutas, se disponen dos jarrones. La mina de donde se abastece de agua el pilar está a un par de metros, justo detrás.

AYER Y HOY DE FUENTE VIERJA - MOCLÍN

AYER Y HOY DE FUENTE VIEJA – MOCLÍN

El pilar durante mucho tiempo fue uno de los puntos más importantes de abastecimiento de agua para la población y los animales de Moclín. Según el Apeo de los cortijos de las Villas de Granada en torno a la fuente existía  una cortijada con 6 vecinos. Sin embargo, es a partir del siglo XVII, con las celebraciones de la Romería del Cristo del Paño y la Feria del Ganado en la misma semana, cuando más se utilizó provocando su progresivo desgaste. Hasta la fuente llegaban en pocos días miles de romeros, aguadores, y ganaderos con sus animales de carga.

El pilar de Fuente Vieja se encuentra bastante deteriorado debido al uso constante que se ha hecho de él durante muchos siglos, sin embargo merece la pena parar y darse un paseo por los alrededores, e incluso practicar un poco de escalada. El ayuntamiento de Moclín junto con el club de montaña Cabra loca han habilitado en los tajos que hay justo detrás del pilar, una divertida vía ferrata donde  escolares y niños a partir de 4 años, puedan trepar por estos escarpes.

La vía ferrata de “Fuente Vieja” tiene un desnivel de 16 metros en 180 metros de recorrido. El tiempo medio de ascenso  es de dos horas y el de descenso se hace en apenas dos minutos. En su diseño y construcción se han tenido en cuenta aspectos como la distancia entre peldaños, la presencia de varias líneas de vida, la variedad de obstáculos e incluso el colorido en las grapas, clavijas o cadenas, con guiños infantiles como las piruletas de Moclín, que sustituyen los típicos escalones tipo grapa de las vías ferratas habituales, por estructuras circulares con un palo, más originales y divertidas. Posee dos tirolinas, el puente Cabraloca, un puente colgante de peldaños móviles y travesías en horizontal y vertical de diferentes niveles, que harán que toda la familia se lo pase en grande.

 

Deja una respuesta

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario